VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



jueves, 14 de octubre de 2010

HUGO BLANCO : COMPESINADO PERUANO

Portada :: América Latina y Caribe
13-10-2010



Entrevista a Hugo Blanco, líder indígena campesino peruano
“Alan García es un servidor de las multinacionales”


Isabel Coello
Servindi


Dice que su lucha es más fuerte que nunca por las agresiones del neoliberalismo




Dirigió revueltas campesinas en los sesenta, fue guerrillero y, tras su detención, sólo una campaña internacional evitó su condena a la pena de muerte. Hugo Blanco ha sido uno de los líderes campesinos indígenas más significativos de Perú. Deportado en tres ocasiones, regresó a su país en 1978 y fue diputado en varias legislaturas. Hoy, a sus 76 años, sigue vinculado a los movimientos más reivindicativos. Está en España invitado por Izquierda Anticapitalista.
- ¿Cuál es la situación de los indígenas en Perú?

En Perú y en otros países de América Latina los indígenas están a la vanguardia de los derechos del medio ambiente. Las principales luchas en Perú son por ese motivo. Hay luchas salariales, pero son menores, más urbanas. La resistencia indígena está durando más de 500 años, desde que comenzaron a ser aplastados, pero ahora se nota más porque es fuerte su lucha, porque nunca ha sido tan fuerte el ataque contra su vida.

- ¿Cómo se da ese ataque?

De muchas formas. Minas a cielo abierto, presas hidroeléctricas, empresas de extracción de petróleo, tala de la selva para plantaciones agroindustriales o ganadería. Todo lo que mata la selva, los mata a ellos. Todos los indígenas son agredidos por el neoliberalismo.

- ¿Qué batallas han ganado?

Ha habido algunos triunfos. Pensaban abrir una mina de oro y la población votó en un plebiscito “vida sí, mina no”. Claro que la mina ofrece maravillas: trabajo, plata para escuelas, pero la gente ya no se deja engañar. El Gobierno mandó policías. Era una empresa canadiense, y los ecologistas canadienses comenzaron a desprestigiar el proyecto, hasta que la compañía se retiró. Otra empresa de India iba a destruir una montaña sagrada para los indígenas, igual que en la película Avatar. Ellos estaban decididos a luchar hasta la muerte. Pero grupos como Survival hicieron campaña y el Gobierno indio retrocedió.

- ¿Hay riesgo de que se repitan sucesos sangrientos como los que enfrentaron en 2009 a indígenas y autoridades en Bagua?

Hay peligro de que haya incidentes de ese tipo. La gente no se rindió. Fue un malévolo ataque del Gobierno. Mataron como a 200 indígenas, aunque el número oficial es sólo de 10. Y los indígenas mataron a algunos policías. El Gobierno acabó por retirar los dos proyectos más nocivos, pero el presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana está perseguido.

- ¿Qué opina de las políticas de Ecuador y de Bolivia?

Supusieron grandes triunfos. La gran base que los impulsó [a Rafael Correa y Evo Morales] fueron los indígenas. Sus constituciones hablan de Estados plurinacionales. Leyes como la de autonomía indígena en Bolivia son avances. Pero pensamos que esos gobiernos deben ser consecuentes con sus constituciones. En Bolivia, si se quiere abrir una zona de extracción, hay que consultar a la población indígena, y a veces Morales es inconsecuente con eso. Y en Ecuador, el Gobierno continúa con la misma política centrada en las industrias extractivas de anteriores gobiernos. Estamos contra esa incoherencia.

- ¿Cómo valora el Gobierno de Alan García?

No es un gobierno contradictorio. Es un servidor de las empresas multinacionales y cumple esa misión. A veces usando la violencia, encarcelando a la gente, pero es consecuente con eso: depredación del amazonas, impulso a las agroindustrias, ataque a las comunidades indígenas.

- En Lima se cuenta voto a voto para decidir si por primera vez en más de 20 años la alcaldía queda en manos de la izquierda.

Sería una buena noticia, un paso adelante, pero no va a tener un resultado significativo en el deterioro del medio ambiente en el interior del país.

-¿Cómo ve el escenario cara a las elecciones legislativas de 2011?

Da igual quien gane. Va a continuar siendo un Gobierno neoliberal. Quizá no tan sanguinario, pero un Gobierno de las multinacionales. Nosotros planteamos “Alberto Pizango presidente” para mostrar la importancia que tiene la lucha amazónica. Pero probablemente no logre ni inscribirse [Pizango está en libertad condicional pues está encausado por los sucesos de Bagua].

- ¿Sigue siendo trotskista?

Soy y no soy trotskista. Lo soy porque Trotsky dijo que si la burocracia soviética no era derribada por los trabajadores iba a ser derribada por el capitalismo, y eso ocurrió. Trotsky decía que no había trotskismo, que lo que llamaban trotskismo era la defensa de los principios del marxismo y leninismo contra las deformaciones que hacía la burocracia soviética. Ahora que ya no hay burocracia soviética, ¿para qué ser trotskista? (Risas) Por supuesto sus enseñanzas me sirven y las utilizo. Pero al joven de hoy no le voy a estar diciendo que si el trotskismo, que si el leninismo. ¿Qué tiene que ver él con estas cosas del siglo pasado? ¿Qué le interesa? Hay que hablar de la defensa del medio ambiente. Si él está por esa lucha, yo estoy con él. No necesito que se diga: “Sí, creo en san Trotsky”. A mí me sirve, uso la metodología y todo, pero no voy pregonando trotskismo.

- En Perú y Guatemala los líderes sociales sufren una creciente violencia contra ellos. ¿Se siente seguro?

Me deportaron tres veces y me exilié una, porque supe que estaba amenazado de muerte, tanto por el servicio nacional de inteligencia como por Sendero Luminoso, y si no me mataban de un lado me mataban de otro. Cuando la cosa se calmó, volví al Perú y luché por la expulsión de Fujimori. Ahora no hay peligro de que me encarcelen, pero pueden matarme en cualquier momento. Pero, ¿qué voy a lograr teniendo miedo? No gano nada. Prefiero seguir trabajando.

Fuente: http://www.publico.es/internacional/340799/-alan-garcia-es-un-servidor-de-las-multinacionales





Envía esta noticia
Compartir esta noticia:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina