VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



sábado, 30 de octubre de 2010

CAUSAS de la MUERTE de KIRCHNER

30 de octubre de 2010
Una larga lucha

Intervención. En febrero, simpatizantes lo acompañaron cuando fue operado por una obstrucción en la carótida.
29-10-2010 / La afección que padecía el ex presidente es la primera causa de muerte en la Argentina. Los antecedentes y las operaciones que enfrentó Kirchner. El riesgo de tener una personalidad tipo A. Hablan los especialistas.
Por Raquel Roberti

Desde que abandonó la presidencia, en 2007, Néstor Kirchner y su salud fueron el centro de innumerables especulaciones. Con cada episodio médico los rumores sobre enfermedades terminales volvían al ruedo renovados. Y como en un pacto sin palabras que mantenía el círculo vicioso, los comunicados oficiales relativizaron la gravedad de la enfermedad cardiovascular. La misma que se hizo presente en El Calafate, a poco menos de tres mil kilómetros de Buenos Aires, y lo llevó a la muerte el miércoles 27 de octubre a la mañana: su sistema cardiovascular estaba muy dañado.

“Muerte súbita”, dijo el comunicado de su médico personal, Luis Buonomo. Pero los antecedentes del ex presidente, dos intervenciones cardiovasculares en nueve meses, permiten sospechar de un infarto masivo. La diferencia entre los dos diagnósticos es que mientras la muerte súbita es un problema eléctrico –sin razón aparente el corazón deja de bombear sangre–, el infarto es un problema de obstrucción en los vasos sanguíneos, lo que ocasiona que una zona o varias del músculo cardíaco queden sin irrigación y mueran (esas zonas son las que se denominan “infarto”). El parte oficial, publicado en la página de Presidencia de la Nación, habló de una “afección cardíaca aguda”.

Néstor Kirchner había viajado el viernes 22 a Río Gallegos junto a su esposa, la presidente Cristina Fernández. En esa ciudad patagónica pasearon, tomaron café en el reservado del Hotel Patagónico y se mostraron tan alegres como distendidos. El sábado ya estaban en la casa de Los Sauces, cercana a El Calafate, donde habían programado responder a un censista a las nueve de la mañana. Pero una hora antes, Néstor Kirchner sufrió una descompensación y de inmediato fue trasladado al hospital José Formeri, donde los médicos intentaron reanimarlo durante cuarenta minutos. A las nueve y media de la mañana, admitieron que nada podían hacer y comunicaron su fallecimiento.

“Era un paciente de altísimo riesgo, pero era una muerte evitable; se podría haber cuidado un par de meses con un tratamiento rígido y luego regresar a la actividad política. Lo normal después de un síndrome coronario agudo como el que sufrió él, con colocación de stent, es hacer reposo y disfrutar de una licencia laboral. Pero Kirchner volvió a la actividad a los dos días”, consideró Fernando Cichero, jefe de cirugía cardiovascular del Hospital Fernández y profesor de la Fundación Barceló, quien recordó que en septiembre pasado Kirchner encabezó un acto en el Luna Park con la Juventud Peronista dos días después de someterse a una angioplastia.

Las estadísticas a nivel mundial indican que la mitad de los pacientes coronarios sufren muerte súbita –no llegan al diagnóstico–, un 25 por ciento tiene un infarto como primer síntoma y el otro 25 presenta un cuadro paulatino de dolores y fatiga que los lleva a pasar un infarto sin enterarse. En estos casos lo que sucede es que las arterias se van obstruyendo de a poco y el organismo tiene tiempo de interconectar nuevos circuitos arteriales. Es el cuadro típico en personas mayores de 70 años. Néstor Kirchner estaba a mitad de camino entre un organismo límpido, sin circulación colateral, y otro reconectado. Además, según los resultados de la angioplastia, las arterias no afectadas a la implantación del stent (que abre el vaso para una mejor circulación sanguínea) estaban limpias pero eran del tipo “arrollariadas”, es decir que presentaban mayores posibilidades de producir múltiples placas de ateroma. Los ateromas se forman por la acumulación de colesterol (grasa) y calcio, pero por qué se forman continúa siendo un misterio y es propio de cada individuo. Kirchner sumaba prácticamente todos los factores de riesgo: hipertensión, colesterol alto, estrés, fumador hasta hace cuatro años, y por sobre todo, personalidad de tipo A.

“Competitivas y confrontativas, con aspectos relacionados con la ira.” Así define a esas personalidades Roberto Peidro, cardiólogo y miembro de la mesa directiva de la Fundación Cardiológica Argentina. “Conllevan un factor de riesgo coronario si le sumamos hipertensión, diabetes, colesterol, sobrepeso y obesidad, tabaquismo, sedentarismo y el estrés negativo –continúa–. Dentro de este englobado pueden estar presentes la depresión, la ansiedad, la angustia y la hostilidad. Esos factores contribuyen a repetir episodios luego de una angioplastia.”

Ya en septiembre, luego de que le practicaran esa intervención a Kirchner, varios facultativos explicaron que las situaciones que generan presión o estrés, como llevar una vida gobernada por los compromisos políticos, activan el sistema nervioso simpático, relacionado con el alerta, que hace que el corazón se contraiga más veces por minuto y más fuerte. Debería activarse en situaciones específicas, como al hacer ejercicio, pero cuando se repite en reposo genera hipertensión arterial, arritmia o ataque cerebral hemorrágico o trombosis. Enrique De Rosa –neurólogo y psiquiatra, docente de la UBA y psiquiatra forense de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires– había considerado en ese momento que “cuando el organismo pierde la capacidad de responder porque está en alerta permanente, no hay solución, el final probable es el infarto”.

La enfermedad que mató a Néstor Kirchner, señala Peidro, “es la que más gente mata en el mundo occidental. El 40 por ciento de los decesos en la Argentina tiene ese origen y no siempre se relaciona con el estrés del poder. El poder puede generar un estrés positivo. En muchos individuos exitosos, es como una capa protectora. Todo está relacionado a la personalidad”.

En el caso de Néstor Kirchner, quien murió a los 60 años, cuando se analizaba su candidatura a presidente en las próximas elecciones, una personalidad que privilegió la política a su salud y que no pudo rechazar el compromiso con el devenir nacional.
1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina