VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



martes, 22 de diciembre de 2009

HONDURAS y WASHINGTON

La comedia latinoamericana

Aviso para desinformados: Washington es el dueño del Patio Trasero


(IAR Noticias) 13-Diciembre-09



Como lo muestran los hechos reales, EEUU (más allá de la guerra interna entre liberales y conservadores) ha sentado jurisprudencia de hegemonía imperial en su Patio Trasero valiéndose del proceso hondureño que terminó con Zelaya "jubilado" en la embajada brasileña en Tegucigalpa. En forma inédita, quedó revelado quién es quién en América Latina.

Informe especial
IAR Noticias /




De nada le sirvió a Chávez y al eje de "gobiernos izquierdistas" (sostenes de Zelaya) el inédito apoyo internacional recibido de las potencias, gobiernos e instituciones capitalistas aliadas de EEUU en el control imperial del planeta.

Pese a aislar a Honduras, estrangularla económicamente, de avalar a Zelaya como el "único presidente constitucional", la Unión Europea, la ONU, la OEA (vagones de la locomotora imperial) resultaron impotentes para restaurar en el gobierno al mediático presidente derrocado del sombrero blanco.

Una tras otras las operaciones de presión internacional para restaurar al "chavista" Zelaya (incluidas las de Obama y el Departamento de Estado), se desmoronaron como un castillo de naipes ante la acción de sostener al gobierno golpista de Micheletti emprendida por el Pentágono y los sectores ultraconservadores USA.

La decisión final de la Casa Blanca con Obama (presionado por el poder real del Imperio) de reconocer las elecciones hondureñas, sepultó a Zelaya dividiendo y paralizando la maniobra internacional para restaurar al peón de Chávez en la gerencia hondureña.

Como nunca, y en los términos concretos y matemáticos de la realidad, quedó en claro quién domina y quién lidera (con mano de hierro) el sistema capitalista a escala global, y la condición de satélites USA que revisten, tanto las potencias centrales como la ONU y la OEA, herramientas de ejecución de los intereses del capitalismo trasnacional dominante.

Patéticamente, Honduras (más allá del doble discurso político y las posiciones "anti-EEUU" para la prensa) demostró el nivel de subordinación a las decisiones de EEUU que practican los gobiernos regionales de "izquierda" y de "derecha", abroquelados en la defensa común del "sistema democrático" aplicado según el decálogo de los dueños reales y efectivos del Patio Trasero.

Como nunca, quedó en evidencia la farsa de la OEA, la parodia de la "unidad" y la falsa autonomía de las gerencias latinoamericanas del Imperio: Los hechos demostraron que sólo Washington tiene potestad (y decisión) para instaurar la "democracia" o legitimar un golpe de Estado mediante elecciones, y sin que vuele una mosca en América Latina.

Después de Honduras, nadie puede sostener en forma lógica y probada, que los gobiernos regionales (fuera del discurso formal de "independencia" en los foros y cumbres continentales) tienen poder de decisión propia en la articulación geoeconómica y política estratégica de América Latina.

Los gobiernos latinoamericanos de "izquierda" y de "derecha", además de tener sus sistemas económicos productivos controlados por los bancos y corporaciones imperiales, no tienen ningún poder efectivo y real para oponerse al sistema de dominio militar (el poder real que determina el dominio económico) de EEUU en América Latina.

El tablero hondureño reveló (con crudeza inédita) quién es el dueño real de la "toma de decisiones" tanto en el patio trasero como en el resto del planeta controlado desde Wall Street y el complejo militar industrial, asentados sobre el más poderoso arsenal nuclear militar del planeta.





La región latinoamericana, como sucede históricamente, está bajo completo control estratégico y operacional de las fuerzas militares-nucleares de EEUU, que a través del Comando Sur ensambla la Cuarta Flota USA con una cadena de bases (de despegue rápido) enclavadas en los puntos estratégicos de control de las fuentes de energía y de recursos naturales.

A esto se suma el dato de que ningún ejército de los países regionales cuenta con una hipótesis autónoma de conflicto con un "enemigo propio", sino que se movilizan doctrinaria y operativamente en los marcos de la "guerra contraterrorista" que EEUU utiliza como argumento de sus estrategia de control geopolítico y militar de la región.

En lo político, los gobiernos de América Latina (tanto de izquierda como de derecha, salvo Cuba) se rigen por dos principios doctrinarios básicos establecidos por el Departamento de Estado USA en la región:1) defensa irrestricta del "sistema democrático" como marco de regulación política y social a nivel regional. 2) Programas de lucha contra el "terrorismo", el "narcotráfico" y el "crimen organizado", mediante convenios de cooperación suscriptos con Washington.

Además, la estrategia USA de control económico, político y social de América Latina, se complementa con la estructura operativa del control militar en la cual se insertan -a modo de satélites- los gobiernos, las fuerzas armadas y las policías de toda la región que operan bajo la acción coordinada de los planes de EEUU para América Latina.

En lo susbtancial, terminada la guerra fría por áreas de influencia con la Unión Soviética, derrotados los movimientos revolucionarios armados por las dictaduras militares setentistas, sin huelgas salvajes ni conflictos sociales extendidos en la región, Washington carece de un enemigo estratégico que amenace su sistema de dominación en el teatro de América Latina.

Hipótesis fundamentadas descartan, por otro lado, una guerra intercapitalista (enfrentamiento entre países) dado que la misma no está en la estrategia y en los planes de preservación de la "gobernabilidad" (léase dominio regional) de EEUU, y ningún gobierno satélite de la región se atrevería a enfrentar la maquinaria militar nuclear de EEUU creando un conflicto militar con países vecinos.

Este es la realidad (estadística y verificable) que se reveló nuevamente con el proceso hondureño.

Y la resolución final en Honduras demostró la farsa "independentista" de los gobiernos e instituciones capitalistas sometidos a la maquinaria imperial de Washington en América Latina.



*****

A plazo fijo: Copenhague y los tres Apocalipsis del sistema

INTERNACIONAL

Martes 22 de Diciembre de 2009

Elija el que más le convenga




(IAR Noticias) 09-Diciembre-09




En todas las cumbres sobre "cambio climático" como las de Río, Johannesburgo, o la actual de Copenhague, sólo se habla de "impacto ambiental", de "emisiones contaminantes" que destruyen el planeta, sin profundizar en las raíces y causalidades del sistema capitalista que las produce. Esta omisión (cómplice y conciente) permite hablar de la "víctima" (el planeta y la mayoría de la humanidad) sin identificar al "criminal" (los grupos y empresas capitalistas que concentran activos y fortunas personales depredando y destruyendo irracionalmente el planeta).

Por Manuel Freytas(*)
manuelfreytas@iarnoticias.com

En el actual diseño de "economía mundial trasnacionalizada" no son (en forma práctica) los gobiernos ni los países quienes deciden cuánto se produce y para quién se produce a escala mundial, sino las corporaciones y los bancos trasnacionales que tienen el dominio sobre las tres estructuras económicas básicas del sistema capitalista: La estructura de producción, la estructura de comercialización y la estructura financiera.

En el sistema capitalista (nivelado como "civilización única") la producción y comercialización de bienes y servicios (esenciales para la supervivencia humana) se encuentran en manos de corporaciones empresariales privadas que controlan desde recursos naturales (entorno medio ambiental) hasta sistemas económicos productivos (entorno social) por encima de la voluntad de gobiernos y países.

Esto implica, en primer lugar, que no son los Estados sino las empresas capitalistas (los dueños privados de los Estados) quienes deciden cuándo, cómo y en qué lugar (y sin ninguna consideración estratégica de impacto ambiental global) instalar una fábrica o una explotación industrial contaminante orientada (antes que nada) a producir riqueza privada al costo de la destrucción del planeta.

En las "cumbres" como las de Río, Johannesburgo -por citar algunas de las 14 que ya se han realizado-, o la actual de Copenhague (COP 15), sólo se habla de "impacto ambiental", de "emisiones contaminantes" que destruyen el planeta, sin profundizar en las raíces y causalidades del sistema que las produce.

Esta omisión (cómplice y conciente) permite hablar de la "víctima" (el planeta y la mayoría de la humanidad) sin identificar al criminal (los grupos y empresas capitalistas que concentran activos y fortunas personales depredando y destruyendo irracionalmente el planeta).

Sus expositores, los científicos y funcionarios que "alertan" sobre la catástrofe ambiental, no la relacionan con la propiedad privada capitalista, con la búsqueda de rentabilidad y concentración de riqueza en pocas manos, con la sociedad de consumo y con las trasnacionales y bancos que controlan los recursos naturales y los sistemas económicos productivos sin planificación, y sólo orientados a la ganancia privada en todo el planeta.

El sistema capitalista, como acción y como resultante es irracional, no planificado y (salvo la búsqueda de rentabilidad y de concentración de riqueza en pocas manos) carece de lógica estratégica para preservar y proteger racionalmente al planeta de su propia acción depredadora y destructiva.

Cuando una empresa (sea local o trasnacional) inicia un emprendimiento industrial no comienza por un estudio del impacto ambiental que produce, sino por un estudio de costo-beneficio comercial y una proyección asegurada de rentabilidad para sus accionistas.

Este accionar irracional (individualista y no planificado) del sistema dominante es matemático y tiene un emergente de acción-reacción sobre la economía, el humano y el medio ambiente que lo circunda.

La irracionalidad (la no consideración de emergentes o de efectos colaterales nocivos y/o destructivos) convierte a las empresas capitalistas en depredadoras del medio ambiente (ríos, fauna, y animales incluidos) por la sencilla razón de que no actúan siguiendo intereses sociales generales (la preservación del planeta y de las especies), sino en la búsqueda de intereses particulares (la preservación de la rentabilidad y la concentración de riqueza privada).

Y el justificativo social (crear "fuentes de trabajo") que utilizan resulta también irracional, dado que para "dar trabajo" no solamente generan pobreza masiva por explotación del hombre por el hombre, sino que además destruyen el entorno y los recursos naturales del planeta para proveer riqueza y bienestar económico sólo a los pocos que integran la exclusiva pirámide de los beneficios empresariales en alta escala.

En cuanto a la magnitud destructiva, por efecto de la irracionalidad, baste citar el ejemplo de la papelera Botnia, en Uruguay: La trasnacional, aduciendo dar "fuente de trabajo" a 300 personas, está contaminando durante las 24 horas al Río Uruguay, que divide a Uruguay de Argentina, y cuyo curso impacta en todo el sistema acuifero y medio ambiental de la región. En resumen, los capitalistas de Botnia envenenan toda una región para acrecentar las fortunas y los ingresos de los accionistas privados de la empresa.

Eso explica claramente porqué en Copenhague se habla de los efectos (la víctima) pero no de las causas (el criminal).

En consecuencia, y a partir de esa distorsión inicial, los que prometen "luchas y planes" para salvar al mundo de la catástrofe global, son los mismos Estados y empresas capitalistas que están causando (con su accionar depredador irracional) lo que ya claramente se proyecta como un Apocalipsis natural a plazo fijo.

Los tres Apocalipsis



¿Puede el sistema capitalista (el criminal) salvar a su propia víctima (el planeta con nosotros incluidos) de una catástrofe anunciada?

Podría, pero antes tendría que renunciar a su propia naturaleza: La producción sólo orientada a la acumulación de riqueza en pocas manos. O sea, pasar de la economía irracional (con fines privados) a la economía planificada (con fines sociales) que permita una prevención y un control planetario del medio ambiente.

No sueñen: Si el sistema capitalista detiene su dinámica de rentabilidad asegurada (más del 70% de la producción está orientada sólo al consumo superfluo de los que pueden pagar), el planeta estallaría socialmente por la desocupación masiva y el caos alimentario que se generaría.

Y si este sistema no detiene su dinámica, el planeta (según las proyecciones científicas) va a estallar naturalmente por la acción del cambio climático.

El sistema capitalista está fundado sobre las matemáticas (suma y resta) y un axioma original para construir la plusvalía: Comprar barato y vender caro. Aunque para ello tenga que condenar al hambre y a la pobreza a una masa mayoritaria (y creciente) de seres humanos y destruir el planeta que los contiene.

Y los tres Apocalipsis que signan los emergentes y la decadencia (todavía controlada) del sistema dominante también llegan por acumulación matemática.

El Apocalipsis social llega por acumulación matemática de hambrientos, desocupados y pobres a escala mundial.

El Apocalipsis natural llega por acumulación matemática de destrucción medio ambiental a escala planetaria.

El Apocalipsis nuclear llega por acumulación matemática de conflictos militares (intercapitalistas) por la supervivencia de las potencias dentro del sistema.

En este escenario, el Apocalipsis no debe interpretarse como una profecía o una teoría conspirativa, sino como un desenlace lógico de un proceso de contradicción, acumulación, y salto cualitativo determinado por las propias leyes que rige el accionar histórico del sistema capitalista.

Los científicos y funcionarios que están en la cumbre de Copenhague, solo están para la acumulación matemática de los discursos (vacios de concreción) que la prensa del sistema difunde como si fueran parte de una campeonato mundial deportivo.

Y el planeta (con nosotros adentro, y en manos de la demencia nivelada del sistema capitalista) solo acumula Apocalipsis matemático implícito en su naturaleza depredadora y criminal.

Se trata de reconvertir los planos bíblicos de la Profecía: Donde dice "Dios", hay que decir "Sistema", y donde dice "Diablo", hay que decir "Capitalismo. Por todos los caminos se llega al Apocalipsis.

Tómelo, si quiere, como un escepticismo racional, pero el resultante (como el sistema capitalista) es matemático: Solo queda elegir el viaje que más le convenga.



*****

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder,

martes, 15 de diciembre de 2009

VIII CUBRE del ALBA

Portada :: América Latina
15-12-2009



Declaración Final de la VIII Cumbre del ALBA


Cubadebate




Los Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América -Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), reunidos en La Habana, Cuba, el 13 y 14 de diciembre de 2009, en ocasión del quinto aniversario de la firma de la Declaración Conjunta el 14 de diciembre de 2004;

Reconocieron con satisfacción el avance incuestionable del ALBA-TCP en sus primeros cinco años de existencia, y su efectiva confirmación como alianza política, económica y social en defensa de la soberanía, la autodeterminación, la identidad y la unidad de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe.

Ratificaron los principios fundacionales del ALBA-TCP y los pronunciamientos públicos emitidos en las reuniones cumbres y otros encuentros celebrados durante sus cinco años de labor exitosa.

Destacaron los resultados alcanzados con los proyectos ya instrumentados o en proceso de ejecución a favor del desarrollo social, de la formación de recursos humanos, de la alfabetización y la post - alfabetización, de la prestación de servicios de salud, de la creación de infraestructura productiva, de mayor inter ‑ conectividad, de complementación productiva, de fomento a la producción de alimentos, de formación de capital para proyectos de inversión, así como el impacto sostenido de estos resultados a favor de la justicia y una mejor distribución de la riqueza, para lograr mayor desarrollo y participación de los pueblos, y para eliminar la marginalidad, integrando a las poblaciones latinoamericanas y caribeñas, incluidas las poblaciones originarias y aquellas tradicionalmente discriminadas o desfavorecidas.

Subrayaron el importante aporte para el acervo político y cultural de toda la región que significa la aplicación práctica de los principios de cooperación, solidaridad, justicia social y complementariedad económica sobre los que se sustenta la integración en el ALBA-TCP.

Resaltaron que las culturas de los pueblos latinoamericanos y caribeños constituyen una de las fortalezas más preciadas para preservar y afianzar sus identidades, frente a los procesos globalizadores de carácter hegemónico.

Reiteraron su decisión de consolidar la capacidad de concertación política alcanzada por el ALBA-TCP para atender temas de alcance regional o global, como lo demuestra la actuación exitosa en diferentes organismos multilaterales dirigida a la construcción de un mundo más justo y solidario, y como proceso histórico de lucha por la dignidad y soberanía de nuestros pueblos.

Expresaron su satisfacción por los resultados de la VII Cumbre Extraordinaria celebrada en Cochabamba, Estado Plurinacional de Bolivia, los días 16 y 17 de octubre de 2009, la cual constituyó un importante paso de avance en la consolidación del ALBA-TCP, de sus potencialidades de integración económica y social, y de sus capacidad de concertación política.

Destacaron el creciente papel que hoy representan los movimientos sociales en nuestra región, tanto en apoyo de los procesos populares y nacionales que se llevan adelante en los países miembros del ALBA - TCP, como en la resistencia a la ofensiva de las fuerzas de derecha encabezadas por Estados Unidos de América en el continente.

Saludaron la contundente victoria electoral del Presidente Evo Morales en Bolivia, expresión del respaldo de nuestros pueblos a los procesos progresistas y de transformaciones sociales basados en la equidad, la justicia social, la soberanía y la autodeterminación, principios que guían la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. Igualmente saludaron al pueblo uruguayo por el proceso electoral recientemente celebrado en ese país, que dio la victoria a José Pepe Mujica, connotado luchador social popular, hecho que reafirma los avances de los procesos de cambios progresistas en la región.

Ratificaron la más firme condena al golpe de estado perpetrado en Honduras el 28 de junio de 2009 y, en plena consecuencia con esa posición, condenaron también el propósito de legitimar, por medio de las elecciones espurias del 29 de noviembre, el golpe militar, el secuestro del Presidente, la violación de la Constitución, el atropello del pueblo, la muerte, detención arbitraria y desaparición de personas, y el régimen de facto que usurpó el poder; y al respecto ratificaron que no reconocerán al ilegitimo proceso electoral ni sus resultados, y que tomarán las acciones que consideren pertinentes.

Expresaron su más firme convicción de que el golpe militar en Honduras, perpetrado con el apoyo de los Estados Unidos, ha tenido como propósito frenar el avance de las fuerzas del progreso y de la justicia social en ese país y en la región América Latina y el Caribe, y que constituye un ejemplo manifiesto de que las nociones de democracia, derechos humanos y respeto a la ley tienen para algunos gobiernos y sectores políticos de la región un valor llanamente utilitario.

Llamaron la atención a los gobiernos y pueblos de Latinoamérica y el Caribe sobre el peligro que plantea el propósito de regresar a la región a la época de los Golpes de Estado, con el objetivo de ahogar nuevamente los derechos de los pueblos y apuntalar los intereses de las fuerzas de la reacción y del imperialismo.

Saludaron la actitud de los países que mantienen una posición de rechazo al régimen golpista e ilegítimo de Honduras, en particular aquellos que han sido consecuentes con las posiciones adoptadas y reiteradas por el Grupo de Río, y coherentes con el compromiso a favor de la democracia, los derechos humanos y el respeto a la ley; en contra de los golpes de estado, de los atropellos a los pueblos, del asesinato, de las detenciones arbitrarias y de las desapariciones. En este contexto, llamaron a los pueblos y gobiernos de América Latina y el Caribe, a impedir que los perpetradores del golpe militar del 28 de junio del 2009, gocen de impunidad en sus países.

Expresaron su solidaridad y apoyo a la resistencia pacífica del pueblo hondureño y al Frente de Resistencia Nacional. Respaldaron el clamor popular a favor de un proceso político constituyente que contribuya a la estabilidad, seguridad, progreso y democracia en el país. Reconocieron la actitud firme y valiente del Presidente Manuel Zelaya. Subrayaron la difícil situación humanitaria que enfrenta el pueblo hondureño, exacerbada por el Golpe de Estado, y llamaron a la adopción de todas las medidas posibles a fin de aliviar dicha situación, en plena aplicación del principio de solidaridad que aúna a los países integrantes del ALBA - TCP.


Condenaron en los términos más enérgicos la ofensiva política y militar de los Estados Unidos sobre la región de América Latina y el Caribe, manifestada fundamentalmente por los acuerdos promovidos con países de la región para el establecimiento de bases militares.

Ratificaron que América Latina y el Caribe debe ser una región libre de bases militares extranjeras y reafirmaron que es inaceptable utilizar la lucha contra el tráfico de drogas y el terrorismo internacional como pretexto para el incremento de la presencia militar norteamericana en la región, y que el verdadero objetivo de esta presencia es el control de los recursos económicos, el dominio de los mercados y la lucha contra los cambios sociales en curso por parte de los gobiernos y las fuerzas progresistas.


Destacaron que estos fines se evidencian en el Documento de justificación del financiamiento del proyecto de la Base Militar de Palanquero del Departamento de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, y el Documento del Programa de Construcción Militar del Departamento de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de mayo de 2009.

Reiteraron lo establecido en la declaración de la VII Cumbre ALBA - TCP en Cochabamba en octubre del 2009, que insta al gobierno de Colombia a reconsiderar la instalación de bases militares establecidas en el Acuerdo para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad con los EEUU.

Alertaron que el establecimiento de tales bases militares, sumadas a las ya existentes, constituye un peligro real para los países de la región y la amenaza más grave a la paz, la seguridad y la estabilidad de América Latina y el Caribe, a la par que representa un serio obstáculo para los propósitos de integración de América Latina y el Caribe.


Respaldaron el justo derecho de la República Bolivariana de Venezuela a poner en alerta la defensa de su país frente al claro riesgo para su seguridad nacional y para su pueblo como consecuencia del despliegue militar de los Estados Unidos cerca de sus fronteras, a la vez que reclamaron la solidaridad de los pueblos y gobiernos de la región para enfrentar tan grave amenaza.

Abogaron enérgicamente por el empleo de medios pacíficos, basados en el diálogo y la negociación, para la solución de conflictos en nuestra región, sea cual fuere su naturaleza, sin la presencia de entes extra - regionales, y expresan su disposición a ejercer sus buenos oficios, en todos los casos, para alcanzar dicho cometido.

Rechazaron enérgicamente las declaraciones formuladas el 11 de diciembre de 2009 por la Secretaria de Estado de los Estados Unidos y reafirmaron el derecho de los países de América Latina y el Caribe, en ejercicio de su autodeterminación, a darse el sistema político, económico y social decidido libremente por sus pueblos. Rechazaron, asimismo, las pretensiones del Gobierno de los Estados Unidos de inmiscuirse en las decisiones soberanas de política exterior de los países de Latinoamérica y el Caribe, como los vínculos de la región con la República Islámica de Irán. Reiteraron con máxima firmeza que el ejercicio de la política exterior es un derecho soberano de todos los Estados, sobre la base del principio de igualdad soberana contenido en la Carta de las Naciones Unidas y que el Gobierno de los Estados Unidos transgrede ese principio con declaraciones como la citada.

Reiteraron, una vez más, su total rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde hace cinco décadas por el gobierno de los Estados Unidos de América contra Cuba, reclamaron su cese inmediato y reafirmaron su plena solidaridad con el pueblo y gobierno cubanos.

Condenaron firmemente el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y, en ese contexto, demandaron la liberación inmediata e incondicional de los cinco luchadores antiterroristas cubanos presos en cárceles de los Estados Unidos por luchar contra ese flagelo, y como resultado de juicios políticamente motivados, plagados de irregularidades procesales y carentes de legitimidad. Realizaron un llamado urgente al Presidente de los Estados Unidos a que, en uso de sus facultades constitucionales, libere de modo incondicional a los Cinco Héroes y ponga fin a este acto de injusticia que ha sido condenado por amplios sectores de la comunidad internacional.

Manifestaron su decisión de promover acciones en el marco del Grupo de Río y de la CALC para la conformación de una organización exclusivamente latinoamericana y caribeña que contribuya de manera destacada a los esfuerzos en pro de la integración y la unidad en la región.


Saludaron la inclusión del punto “Armonía con la Naturaleza” en la agenda de la Asamblea General de las Naciones Unidas, a la vez que reiteraron su compromiso con la Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra y con fijar los principios rectores para restablecer la armonía con la naturaleza en el siglo XXI.

Ratificaron su solidaridad con el propósito de revalorizar la práctica ancestral del masticado de la hoja de coca, eliminar su prohibición en los instrumentos internacionales y retirar a la hoja de coca de la lista 1 de la Convención sobre Estupefacientes de 1961.

Instaron la designación urgente de dos delegados por cada país miembro a fin de conformar de manera inmediata la Comisión ALBA Bicentenario, antes de enero de 2010, a fin de cumplir nuestro compromiso con la conmemoración colectiva del Bicentenario del Inicio del proceso de independencias de nuestra América.

Reiteran la necesidad de que el Comité Ministerial de Defensa de la Naturaleza elabore una agenda ambiental del ALBA - TCP y avance en el desarrollo e implementación de los derechos de la Madre Tierra.

———————————–

Como resultado de sus deliberaciones, alcanzaron los siguientes acuerdos:

1. Promover la realización en todos los países de la Alianza de un Estudio Clínico Genético Psicosocial de Personas con Discapacidad, teniendo en cuenta las experiencias acumuladas en Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Promover, sobre la base de sus resultados y en la medida que vaya siendo posible, la incorporación de las personas con discapacidad a las actividades y labores de los sectores productivo, económico, social y cultural, sin discriminación.


2. Continuar consolidando y extendiendo en todos los países del ALBA la formación y desarrollo de los recursos humanos en el área de la salud pública con sentido de compromiso social, calidad científica y técnica, y sentido de pertenencia con sus pueblos. En tal sentido, consolidar los programas integrales de salud y la formación de médico integral comunitario vigentes.

3. Aprobar el Plan de Acción del Proyecto Grannacional de Alfabetización y Post-Alfabetización, a los efectos de consolidar sus logros y ampliarlo al resto de los países y pueblos del ALBA-TCP.

4. Culminar el proceso de declaración de territorio libre de analfabetismo en todos los países de la Alianza y continuar impulsando el proceso de post-alfabetización como vía para elevar el nivel educativo de nuestros pueblos.

5. Aprobar los Planes de Acción de políticas educativas y estratégicas para el Proyecto Grannacional ALBA-Educación; que contemple las características, principios, propósitos y contenidos definidos en acuerdos de Managua (Junio 2009) y de Caracas (noviembre 2009).

6. Extender de forma sistemática los servicios educativos en los países miembros hasta alcanzar la cobertura total, a fin de garantizar el acceso a la educación primaria universal y avanzar en el acceso a la educación secundaria.

7. Priorizar en los programas de integración y cooperación la formación en Medicina y Educación.

8. Acelerar la conformación y activación urgente de las empresas y proyectos grannacionales priorizados, en conformidad con las normas establecidas para su organización y funcionamiento, con la finalidad de que inicien urgentemente su trabajo.

9. Ratificar la continuidad del “Proyecto Grannacional ALBA Cultural” y el fortalecimiento de la “Empresa Grannacional Fondo Cultural del ALBA” para continuar defendiendo la identidad y diversidad cultural de nuestros pueblos y favoreciendo el desarrollo cultural, como herramienta básica del proceso de construcción de la unidad latinoamericana y caribeña.

10. Continuar favoreciendo la conformación de una plataforma histórico-cultural que sustente la integración entre los países miembros, e instar al Consejo Político a trabajar en la difusión y consolidación de la iniciativa Alternativa Martiana para Nuestra América (ALMA).

11. Constituir una Red de Ciencia, Tecnología e Innovación que facilite fomentar capacidades para la generación y transferencia de conocimientos y tecnologías en sectores claves del desarrollo socioeconómico sostenible.

12. Promover proyectos dirigidos a lograr que el conocimiento se transforme en nuevos productos y servicios que se utilicen de forma conjunta, entre los países del ALBA-TCP y a impulsar la interacción entre los centros de I+D, Universidades y Centros de Producción.

13. Fortalecer la coordinación y concertación de políticas en la esfera de la soberanía tecnológica, así como la concreción de acciones que gradualmente faciliten el acceso de las poblaciones en los países miembros del ALBA-TCP a los servicios de telecomunicaciones. El proyecto Grannacional de comunicaciones ALBATEL, la construcción del cable submarino de fibra óptica entre Cuba y Venezuela, la empresa mixta para el desarrollo de aplicaciones informáticas “Guardián del ALBA” y el uso del Satélite Simón Bolívar, deben contribuir a estos objetivos.

14. Brindar el máximo apoyo al impulso del trabajo técnico en el plan de acción y los reglamentos que permitirán, en un tiempo breve, la implementación del Sistema Unitario de Compensación, SUCRE.

15. Aprobar la propuesta del Consejo Económico de iniciar a principios del 2010 las negociaciones del Tratado de Comercio de los Pueblos, con el mandato de analizar, entre otros temas, el proceso de integración de la Alianza, el estatus de las relaciones bilaterales y de otro tipo de los países miembros. Igualmente, determinar el objeto del TCP, sus pautas y filosofía de negociación.

16. Realizar la Primera Feria de Turismo del ALBA - TCP, en el marco de la V Feria Internacional de Turismo de Venezuela los días 28 de septiembre al 3 de octubre de 2010, así como encomendar al Consejo Económico estudiar la propuesta de crear el Centro de Estudios de Promoción y Desarrollo Turístico del ALBA y el Instituto de Formación y Capacitación de las Especialidades Básicas del Turismo.

17. Mandatar al Consejo Económico a instalar el Grupo de Trabajo de Complementación Industrial y Productiva del ALBA-TCP, para crear la plataforma de trabajo, objetivos y proyecciones inmediatas.

18. Aprobar el Plan de Implementación del Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (SUCRE) y encomendar a su Grupo de Trabajo Transitorio a acelerar los trabajos finales para la puesta en marcha a finales de enero de 2010.

19. Ratificar el impulso a la constitución de los Proyectos y Empresas Grannacionales analizados por los Consejos Social y Económico, e instruirlo a que designen sus respectivos coordinadores y representantes. Y se convoquen a sus respectivos Comités Técnicos a que se reúnan en el primer trimestre de 2010.

20. Aprobar el documento de Estructura y Funcionamiento del ALBA-TCP y las definiciones y atribuciones de sus órganos principales en correspondencia con las decisiones adoptadas por la Alianza a partir de la Cumbre celebrada en Maracay, y la propuesta de organización y funcionamiento de las empresas y proyectos Grannacionales.


21. Instruir al Consejo Político preparar una propuesta sobre el funcionamiento y organización de trabajo del Consejo presidencial del ALBA - TCP, a ser sometida a consulta operativa de los Jefes de Estado y de Gobierno, a fin de llegar a una decisión a más tardar en la próxima Cumbre de la Alianza.


22. Intensificar los intercambios en el marco de los organismos internacionales, en particular en las Naciones Unidas, entre los países miembros del ALBA-TCP, con el objetivo de contribuir a que los principios que guían las actividades de la Alianza y sus objetivos políticos se tomen debidamente en cuenta en los procesos de negociación y debate que se efectúan en dichas instancias.

23. Instruir al Consejo Político a seguir avanzando en la institucionalidad de la Alianza y en la elaboración de las normas, procedimientos y reglamentos que permitirán la coherencia de todas sus instancias.

24. Realizar la IX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA - TCP) los días 17 y 18 de abril de 2010 en la ciudad de Caracas, República Bolivariana de Venezuela, en el marco de la Conmemoración de los 200 años del Inicio de la Gesta de Independencia de Venezuela.

25. Completar la organización de los respectivos capítulos nacionales de los movimientos sociales con el objetivo de convocar al próximo Consejo de Movimientos Sociales del ALBA - TCP previamente a la realización de la IX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno el 19 de abril de 2010 en Venezuela.

Fuente:http://www.cubadebate.cu/especiales/2009/12/14/declaracion-final-de-la-cumbre-del-alba/

sábado, 12 de diciembre de 2009

LA GUERRA y la PAZ

Todos contra el "eje del mal"

"Guerra justa": Obama elogiado desde la "derecha" y la "izquierda" imperial


(IAR Noticias) 12-Diciembre-09



Filosóficamente (en el plano del discurso) Obama la arregló muy bien: Hay "guerras justas", dijo fundamentando la ocupación imperial en Afganistán. La estupidez (muy difícil de combatir) fue celebrada tanto por por la usinas de la "derecha" como de la "izquierda" USA que celebraron en Internet y en las grandes cadenas mediáticas la superficial explicación que hizo el presidente imperial para justificar la recepción del Premio Nobel de la Paz..

Informe
IAR Noticias




"El mal existe en el mundo", dijo el apóstol negro de la paz que comanda (como presidente USA) la fuerza militar nuclear más poderosa de la tierra.

"Un movimiento no violento no podría haber detenido al Ejército de Hitler (por extensión compara a la resistencia de Irak y Afganistán con los nazis). Unas negociaciones no pueden convencer a los líderes de Al Qaeda de que depongan las armas", añadió fijando el objetivo de la "guerra contraterrorista" empezada por Bush.

Después de defender la necesidad de recurrir a la fuerza en ciertos supuestos, Obama explicó cuáles son, desde su punto de vista, las maneras de intentar "construir una paz justa y duradera" con el fin de evitar guerras.

En el decálogo discursivo de Obama (un pastiche disfrazado de la "doctrina Bush") para construir una "paz duradera", primero hay que terminar con los países (de "eje del mal") que "infringen las normas y las leyes". "Es necesario desarrollar alternativas a la violencia que sean lo suficientemente duras como para modificar comportamientos, y entre ellas citó las "sanciones" y la "presión" de la comunidad internacional, que debe estar unida para ser eficaz", señaló invocando a sus socios sionistas del eje UE-Israel.

Además, Obama reconoció que, en parte, la polémica que ha generado la decisión del Comité Nobel noruego se debe a que es el comandante en jefe de un país que está "en medio de dos guerras", la de Irak y la de Afganistán (y se olvidó de un agregado: Irak y Afganistán no lanzaron ninguna "guerra", sino que fueron invadidos por EEUU) .

"No existe una fórmula sencilla. Pero debemos hacerlo lo mejor que podamos para equilibrar el aislamiento y el compromiso, la presión y los incentivos, para que los Derechos Humanos y la dignidad avancen con el tiempo", añadió con total impunidad el gerente eventual de la Casa Blanca.

La combinación de genocidio militar con "democracia y derechos humanos" de Obama concitó adhesiones por "derecha" y por "izquierda" en el espectro político y comunicacional del Imperio.

“Creo que el discurso fue realmente muy bueno”, declaró el político ultraconservador Newt Gringich a la radio WNYC. “Entendió claramente que había recibido el premio de forma prematura, pero lo utilizó para recordar a la gente que, por encima de todo, como dijo, existe el mal en el mundo”, añadió.

Una opinión muy parecida la expresó el bloggero Thomas Lifson en Commentary. Según Lifson, el discurso fue “sorprendente”, y señala que “debe haber dejado a las bases progresistas preocupadas”.

En varios blogs de derecha se apuntaba a que el discurso de Obama, con su referencia a la “existencia del mal” se asemejó a los que pronunciaba el presidente Bush.

Las opiniones de "izquierda" y "derecha" imperial coincidieron en general en que el presidente fue capaz de defender con persuasión sus argumentos sobre la necesidad de utilizar "excepcionalmente" la fuerza contra algunos "enemigos brutales" (leáse: los combatientes que resisten las invasiones militares USA-OTAN).

En la trinchera ideológica de los "progres" imperiales, en general, se aplaudió el estilo y el discurso de Obama. John Nichols, en el portal progresista Nation.com calificó el discurso del presidente de “excepcionalmente bien razonado, y apropiadamente humilde”. Nichols coincidió con el Dalai Lama, que quiso ver de forma positiva la entrega del Nobel, y señaló que “le dará valor, y una mayor responsabilidad moral”.

Otro "cerebro analítico", Joe Klein, uno de los más influyentes analistas políticos de la revista Time, también elogió “un discurso intelectualmente riguroso, y moralmente lúcido que equilibró la lógica de ir a la guerra con la de construir un mundo más equitativo y pacífico”.

Hasta la estupidez de la "guerra justa", vamos bien, pero en el terreno de las operaciones militares contra la resistencia taliban el escenario se pone cada vez más negro para las tropas invasoras.

Curiosamente, no son los analistas "progresistas" o "conservadores" los que destacan la posibilidad de una derrota militar sino los propios jefes del Pentágono quienes vienen advirtiendo sobre la imparable ofensiva de los talibanes que ya acampan cada vez más cerca de Kabul, de donde su gobierno fue expulsado tras la invasión USA-OTAN en el 2001.

Según sus propios comandantes, EEUU va perdiendo la guerra militar de ocupación en Afganistán, y esta situación no solamente tensiona el enfrentamiento interno entre los sectores ultra conservadores y la administración demócrata que maneja la agenda exterior, sino que también desacomoda a sus aliados de la OTAN, que no saben cómo escapar del pantano.

La nueva escalada militar anunciada por Obama a su vez dispara el "síndrome Vietnam" en EEUU y Europa cuyas sociedades profundizan cada vez más el rechazo a la guerra de ocupación en Irak y Afganistán.

Por otra parte, la "guerra justa" de Obama y el anuncio del presidente imperial de enviar 30.000 soldados adicionales a Afganistán, no intimidó a los rebeldes talibanes, que amenazaron con incrementar su escalada mientras advertían que habrá muchos más militares invasores muertos en las operaciones que se se avecinan.

"Obama verá desfilar muchos ataúdes de soldados estadounidenses muertos en Afganistán", auguró el portavoz del movimiento talibán afgano, Qari Yusuf Ahmadi. "Se verán obligados a una retirada vergonzosa", agregó, en diálogo con la agencia AFP.

La advertencia talibán apunta a la opinión pública estadounidense -y europea- cada día más reticente a que las tropas occidentales permanezcan en el polvorín afgano, donde los ataques de los talibanes se multiplican y han dejado cientos de muertos y heridos, civiles y militares, en los últimos meses.

En los ocho años que lleva la guerra de ocupación lanzada por Washington en octubre de 2001, ya murieron más de 926 soldados estadounidenses en el país centroasiático (unos 300 este año).

El temor es que una ofensiva indefinida, como en Irak, termine demostrando que algunas guerras (como la sangría estadounidense en Vietnam, entre 1958 y 1975) son imposibles de ganar, incluso para la maquinaria bélica de EEUU.

Ese es el punto en que la "guerra justa" de Obama (destinada a licuar y disfrazar la ocupación militar) solo queda en la estupidez del discurso mediático sin sentido.

jueves, 3 de diciembre de 2009

HODURAS en RESISTENCIA

Portada :: América Latina :: Golpe de estado militar en Honduras
03-12-2009



Entrevista a Karla Lara, artista en resistencia
“El 70% de la Resistencia somos mujeres, el espacio no es una dádiva, lo ganamos”


Mario Casasús
El Clarín de Chile / Rebelión




En entrevista telefónica desde Tegucigalpa, Karla Lara reivindica la participación de las mujeres en contra del golpe de Estado en Honduras: “Un dato confiable recoge que el 70% de la población que está en Resistencia somos mujeres, eso me parece muy significativo, un avance en el discurso que hemos venido trabajando desde que recuperamos la calle; el espacio de las mujeres en la Resistencia no es una dádiva, lo hemos ganado”.

El 6 de agosto, Karla Lara abriría el concierto de Mercedes Sosa en La Plaza Libertad de Tegucigalpa, sin embargo los militares secuestraron al país, la madrugada del 28 de junio y “La Negra Sosa” falleció al alba del 4 de octubre. La trayectoria de la cantora hondureña incluye dos discos grabados en estudio: Dónde andar (2004) y Antes del puente (2008); en la actualidad, Karla Lara trabaja con las y los Artistas en Resistencia, alternando poemas musicalizados, interpretando canciones de la Nueva trova cubana y repertorio inédito sobre la crisis hondureña, para combatir a la dictadura y honrar la memoria de los mártires de la Resistencia.

MC.- ¿Cuál es el porcentaje de participación de las Mujeres en Resistencia?

KL.- Un dato confiable recoge que el 70% de la población que está en Resistencia somos mujeres, eso me parece muy significativo, un avance en el discurso que hemos venido trabajando desde que recuperamos la calle, creo que los cambios culturales reafirman que las mujeres tenemos una capacidad de desprendimiento y Resistencia que hace posible esta inmensa manifestación de todas, jóvenes y mayores, así construiremos una nueva Honduras y una nueva Latinoamérica.

MC.- ¿Continúa el acoso y censura contra los programas radiofónicos de las Feministas en Resistencia?

KL.- Siguen clausurados por la dictadura mediática, estamos buscando otra forma de hacer el programa, obviamente lo primero que se nos ofrece es la Radio por Internet, pero nosotros tenemos un compromiso con las personas sin acceso a Internet, así que queremos llegar por la onda corta o la frecuencia modulada; continuamos en la búsqueda de espacios, pero todo se complica, previamente fuimos sacadas de Radio Globo por David Romero Ellner –él violó a su hija-, así que canceló los espacios en la radio para las feministas que lo denunciamos; ahora estamos conversando con Radio Progreso, ahí vemos posibilidades, pero pertenecen a una organización ecuménica, pronto sabremos si las posiciones de las feministas son aceptadas por el sacerdote Ismael Moreno, director de Radio Progreso; las Feministas en Resistencia logramos colocar nuestra agenda dentro de la agenda nacional, porque creemos fervientemente que no podemos postergar nuestras demandas, mientras no cambie el problema de equidad entre hombres y mujeres no vamos a construir nada diferente, el 70% de espacio de las mujeres en la Resistencia no es una dádiva, lo hemos ganado; tenemos muchas batallas por dar, desde pequeñas acciones, como abolir el reciente decreto que criminaliza a la píldora del día después (PAE) y terminar con la dictadura de Micheletti, Romeo Vázquez, Pepe Lobo y compañía.

MC.- ¿Qué conclusiones tenés de la farsa electoral?

KL.- Rompimos un esquema muy limitado, cuando los golpistas dicen que las “elecciones” son la única forma de hacer democracia, todas y todos le apostamos a que “nuestro voto era por no votar”, y ganamos (risas).

MC.- Las y los Artistas en Resistencia han musicalizado las marchas y plantones, ¿cómo te involucras en la canción social y de protesta?

KL.- Comencé haciendo música con canción social, en el colectivo Rascaniguas –con Tito Ochoa-, hicimos música para acompañar las obras de teatro y luego formamos un grupo musical con David Herrera, además de interpretar el repertorio latinoamericano, hicimos canción inédita.

MC.- En la semana vimos cómo funciona “La casa de la justicia”, cuando la Suprema Corte negó toda posibilidad de restitución del Presidente Zelaya; el poeta Roberto Sosa escribió hace muchos años: “Entré/ en la Casa de la Justicia/ de mi país/ y comprobé/ que es un templo/ de encantadores de serpientes”; Karla, ¿dónde surge la idea de cantar ese poema?

KL.- El poema fue musicalizado por Rosario Rodríguez, una cantautora hondureña que dejó de dedicarse por un tiempo a la música y a la composición, pero ahora Rosario se ha incorporado a la Resistencia, es una mujer muy creativa. Yo vengo cantando “La casa de la justicia” desde los tiempos de Rascaniguas, tengo 20 años cantándola.

MC.- ¿Por qué la vigencia del poema y la caducidad de la Suprema Corte de facto?

KL.- “La casa de la justicia” es lastimosamente vigente, creo que Roberto Sosa escribió el poema hace 30 años; la corrupción es una cosa intrínseca del modelo neoliberal, por eso el tema de la lucha contra la corrupción es combatir al sistema, precisamente con el golpe de Estado, cuando la derecha encontró la puerta para “legitimar la sucesión presidencial” y los legisladores validaron la “carta de renuncia” del Presidente Zelaya, es evidente cómo el poder judicial ha jugado un papel nefasto, por ejemplo con el tema de las violaciones a los derechos humanos quedó manifiesta su incapacidad y complicidad en los intereses de la extrema derecha.

MC.- En Tegucigalpa te escuché interpretar dos canciones de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, con arreglos interesantísimos –alternando violín y reggae-, ¿estás en deuda con la Nueva trova cubana?

KL.- De hecho en el segundo disco que grabé –Antes del puente- está incluida otra versión de “Yolanda”, la que escuchaste es con arreglos de Café Guancasco, pero mi versión es con arreglos del maestro Camilo Corea; también grabé una canción del cubano Carlos Varela con arreglos de Guillermo Tell; yo recuerdo mi despertar en la música con Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Víctor Jara, Violeta Parra, Soledad Bravo, Mercedes Sosa, todas las primeras rondas para cantar eran de la trova cubana y la nueva canción latinoamericana.

MC.- Las y los Artistas en Resistencia permiten abiertamente la piratería de sus canciones, ¿el copyright está sobrevaluado por las disqueras trasnacionales?, ¿la piratería es otra forma de protesta?

KL.- Desde hace mucho tiempo estoy a favor de la piratería, eso me ha creado algunos problemas con los productores de discos; seguramente viste por ahí mi discografía pirateada y compilaciones que hacen los compañeros de la Resistencia. La letra y la música son bienes culturales que tienen que circular, además si queremos que las personas disfruten y piensen a la música como una cosa que los acompaña, que es parte de, es nuestro aporte político, se perdería si no pueden adquirirla por los altos costos que impone la industria discográfica.

MC.- Finalmente, a pesar de la distancia, ¿dónde podemos escucharte?

KL.- Tengo dos videoclips, los puedes encontrar en YouTube, hice videos para las canciones: “La casa de la justicia” y “Antes del puente”; te diré otra opción, en Voselsoberano.com está la canción inédita: “Tu bandera es un lampo abierto” dedicada a Isis Obed y a todos los mártires de la Resistencia hondureña; tengo una página de Internet, pero un poco abandonadita, por falta de tiempo y exceso de marchas y plantones (risas); ahí (Karlalara.com) puedes ver lo que hicimos con el Himno Nacional de Honduras, es una versión en trova –interpretada junto a Yeco Hernández-, donde cambiamos una frase de la sexta estrofa, utilizamos el coro, la séptima y la sexta estrofa del Himno Nacional, en su versión original dice: “la colonia fugaz se perdió”, y nosotros decimos: “el golpista fugaz se perdió”, seguimos esperando que el golpista se pierda para siempre, aunque ahora vemos que no son fugaces (risas). En mi página de Internet leerás algunas cartas que he recibido en solidaridad con la Resistencia, por ejemplo, un par de correos electrónicos del cantautor nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy y del escritor español Pepe Martínez.

Rebelión ha publicado este artículo con autorización del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Colombia : SE VIOLAN LOS DERECHOS HUMANOS CON IMPUNIDAD

03-12-2009



Lanzan una campaña internacional en apoyo a los defensores de derechos humanos
Enrique Santiago: “La ficción de que Colombia es un Estado de Derecho ya no se sostiene en Europa”


Patricia Rivas
La Radio del Sur




En Europa se han encendido las alarmas. La crisis humanitaria que arrastra Colombia como consecuencia de casi 50 años de conflicto armado interno y de guerra sucia, se agrava con la persecución por elementos estatales y paraestatales de las personas que se atreven a defender los derechos humanos.

Con el escándalo destapado en abril de 2009 (1), se constató que en los últimos siete años, el principal organismo de inteligencia del Estado colombiano, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), ha interceptado ilegalmente las comunicaciones de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, de periodistas y hasta de jueces de la Suprema Corte. Directivos del DAS están acusados de colaborar con los paramilitares, de restringir las misiones internacionales de derechos humanos que visitan Colombia, de amenazar, neutralizar y restringir la labor de los defensores o de montar juicios sin fundamento en su contra.

Éste es el motivo que ha llevado a la Oficina Internacional de Derechos Humanos -Acción Colombia, que agrupa a más de 30 organizaciones de derechos humanos de diez países europeos-, a lanzar este mes de noviembre en Madrid una campaña en defensa de los derechos humanos en Colombia.

En el marco de presentación de la campaña conversamos con Enrique Santiago, Secretario General del Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (IEPALA) y Portavoz de la Plataforma Justicia por Colombia de España

Usted ha formado parte de varias comisiones internacionales de verificación sobre el terreno y ha estado recientemente en Colombia. ¿Cuál es el balance de la situación de los derechos humanos en Colombia?

Desgraciadamente, no se aprecian cambios sustanciales en la situación de vulneración sistemática de los derechos humanos en Colombia. Sigue existiendo una alta impunidad judicial en este tipo de delitos, una inactividad generalizada por parte de la Fiscalía y también por parte de la Procuraduría de la Nación. Se ha confirmado en estos últimos años lo que era un secreto a voces: la intervención directa de las fuerzas armadas colombianas y de los cuerpos policiales en la vulneración de los derechos humanos, en el escándalo –no el único, pero quizá el más significativo- de los “falsos positivos” (2).

A pesar de que la versión oficial es que con la Ley de Justicia y Paz se produjo la desmovilización de los grupos paramilitares, sobre el terreno se constata que siguen existiendo, en muchos casos formados por los mismos actores y dirigidos por los mismos intereses políticos, tanto territoriales como vinculados a la oligarquía colombiana.

Y en los últimos meses lo que se ha puesto de manifiesto es una intervención directa del Estado colombiano en las políticas de acoso a defensores de los derechos humanos, oposición política, líderes sindicales y líderes ciudadanos, y un elemento añadido más: un acoso también al poder judicial colombiano, que hasta ahora se había mantenido independiente del poder omnímodo del Estado representado por el presidente Uribe.

El escándalo de las escuchas del DAS no solamente incluye escuchas sin autorización judicial e intromisión en la vida privada, sino la utilización de los datos de seguridad del DAS para la realización de atentados. Ha quedado confirmado cómo el propio DAS pasó datos y ordenó a organizaciones paramilitares la eliminación de dirigentes sindicales y sociales que debían estar protegidos precisamente por el DAS. Utilizando los operativos y las estructuras de protección del DAS para acabar con la vida y atentar contra la integridad de las personas a las que tenían que proteger.

El balance no puede ser más negativo, y lo más preocupante es que la posición de las instituciones colombianas, y seguida en muchos casos por gobiernos de la Unión Europea, es que el problema del paramilitarismo en Colombia ha dejado de existir, con lo cual no pueden existir víctimas de los paramilitares, puesto que no existen las organizaciones paramilitares. Esto provoca una serie de problemas en cadena: falta de reconocimiento de atención social, falta de acceso a los mecanismos de verdad contemplados en la Ley de Justicia y Paz y, sobre todo, la falta de reconocimiento por parte de los gobiernos de la Unión Europea de que este problema sigue existiendo y sigue provocando a diario víctimas. Hoy mismo nos han llegado distintas alertas de organizaciones de derechos humanos colombianas de desapariciones atribuidas a organizaciones paramilitares, de líderes comunales, que se han producido esta misma semana.

Desde Europa tiende a verse la realidad colombiana con cierta “conciencia limpia”. ¿Qué responsabilidad le cabe a los capitales europeos que están invirtiendo y obteniendo jugosos beneficios en Colombia desde hace ya muchos años?

Por una parte, los gobiernos de la Unión Europea llevan adelante su política exterior y defienden sus intereses diplomáticos supeditados a lo que ellos denominan los intereses de las respectivas compañías multinacionales de cada uno de los países. Estamos acostumbrados, por lo menos aquí en España, a que después de las reuniones del Consejo de Ministros, se nos ilustre por parte de sus portavoces, manifestando que “el Gobierno español defiende los intereses de las compañías españolas en América Latina, puesto que es defender los intereses de España”. Sin embargo, cuando estas compañías vulneran convenios internacionales, por ejemplo, los convenios de la OIT, convenios medioambientales, convenios sobre los derechos de los pueblos indígenas, etc., se produce el curioso efecto de que estos mismos gobiernos eluden cualquier tipo de responsabilidad alegando que se trata de actores privados sobre los cuales el Gobierno no tiene ninguna influencia ni es responsable de sus actividades.

Hay una contradicción evidente entre unos gobiernos que defienden los intereses de esas compañías, aunque sean contrarios, como sucede la mayoría de las veces, a los intereses de los pueblos de América Latina, y aunque las actuaciones de estas compañías estén vulnerando los derechos humanos, pero, por otro lado, cuando se les pide una intervención para contribuir a frenar esas vulneraciones de derechos, esas intromisiones en las esferas políticas y sociales que las compañías multinacionales realizan en Europa, los gobiernos europeos se niegan a intervenir aduciendo esa supuesta independencia de las empresas.

En el caso particular del gobierno español, en la última década hemos pasado por gobiernos de la derecha, del Partido Popular, y de la supuesta izquierda representada por el Partido Socialista. ¿Qué balance se puede hacer de la política exterior de los gobiernos españoles con respecto a Colombia?

Desgraciadamente, y al margen de quién gobierne, la política de España respecto a Colombia siempre es la misma, y parte de una primera ficción, que es considerar que Colombia es un Estado de Derecho homologable y que, a partir de ahí, no puede haber ningún tipo de interferencia en las actuaciones del Gobierno colombiano.

Un Gobierno sustentado por unas fuerzas políticas que tienen ahora mismo más de 60 diputados y senadores procesados o encarcelados en Colombia por vínculos con organizaciones terroristas de extrema derecha, por vínculos con paramilitares; un Gobierno que personalmente ha puesto en marcha la política de persecución y de criminalización de los movimientos sociales, de los defensores de derechos humanos, de escuchas y acoso al poder judicial colombiano; un Gobierno que viene permitiendo la connivencia entre las fuerzas de orden público y los grupos paramilitares; y un gobierno que ha utilizado todos los mecanismos a su disposición y más para evitar, cuando los dirigentes de las organizaciones paramilitares han estado dispuestos a contar la verdad, que no es otra que la implicación directa del Estado colombiano en la organización de los grupos paramilitares y en la fijación de objetivos de estos grupos militares. El Estado colombiano ha hecho todo lo posible para que estos dirigentes paramilitares no pudieran hablar a la opinión pública, en este caso, utilizando los mecanismos de la extradición.

Que en este contexto el Gobierno español, por ejemplo, siga manteniendo la ficción de que Colombia es un Estado de Derecho, es algo que ya prácticamente no se sostiene. Pero esta ficción lleva aparejada otra serie de consecuencias: en primer lugar, se sigue vendiendo armamento a Colombia. La venta de armamento ahora mismo se presenta como material militar no susceptible de tener carácter ofensivo, y el Gobierno español aduce que las ventas se limitan a medios de transporte o sistemas de comunicación. Tanto esos medios de transporte como esos sistemas de comunicación se utilizan, como se ha podido acreditar, en estos mecanismos de criminalización de la sociedad civil, de persecución de la oposición y de vulneración sistemática de los derechos humanos.

Además de eso, el Gobierno español se niega a utilizar los mecanismos comerciales de que dispone la Unión Europea para obligar al Gobierno colombiano a que respete los derechos humanos. De hecho, sigue utilizándose el mecanismo de SGP Plus -que es un mecanismo de privilegio de la cooperación de la Unión Europea hacia los gobiernos con los que se establezca políticas de cooperación- a favor del Gobierno colombiano, como si no se estuviera produciendo esta situación de conflicto armado interno, que es lo que hay, presentado como un mero problema entre terrorismo y el Estado, y como si no existieran estas vulneraciones de los derechos humanos.

Por otra parte, igualmente en las políticas de cooperación al desarrollo, se están manteniendo importantes aparatos del Estado colombiano que deberían velar por la salvaguarda de los derechos de las víctimas. Por ejemplo, la Agencia de Acción Social, que depende directamente de la Presidencia de la República colombiana y que es el organismo principal encargado de atender a las víctimas, cuyos dirigentes han sido ya judicializados en varias ocasiones por desvío de fondos. El 80% de los fondos que maneja esa Agencia de Acción Social que no llegan a las víctimas, proceden de fondos de la cooperación internacional, entre ellos, de España.

Y podríamos incluso abundar en la actuación de determinados gobiernos regionales en España. Especialmente ilustrativa es la actuación de la Comunidad de Madrid, gobernada por el Partido Popular, que a través de las líneas de Medio Ambiente, está financiando los sistemas de los llamados “guardabosques” en Colombia, que no es ni más ni menos que la reconversión de antiguos paramilitares en informantes a favor del ejército y de lo que ahora se llaman “nuevas bandas emergentes”, que siguen siendo las mismas organizaciones paramilitares.

En la última misión en que he estado en Colombia, a finales del mes de octubre y principios del mes de noviembre, hemos podido comprobar, con otros miembros de la comunidad internacional, que en zonas absolutamente militarizadas, siguen conviviendo en ámbitos geográficos muy reducidos, dispositivos del ejército con dispositivos de organizaciones paramilitares y, a su vez, que, por esas mismas zonas absolutamente controladas por el ejército, campan a sus anchas todo tipo de narcotraficantes, entran insumos del narcotráfico, salen toneladas de hoja de coca, sin que intervengan las fuerzas de orden público colombiano y además quieren presentarlo como que la política de lucha contra el narcotráfico y contra el terrorismo en Colombia está siendo “un gran éxito”, cuando lo único que está provocando es mayores daños a la población, más víctimas, y, sobre todo, la falta de consideración, el no reconocimiento de la existencia de esas víctimas por esa ficción, asumida por los gobiernos europeos y por el gobierno español, de que ya no existen organizaciones paramilitares en Colombia.

¿Cuáles son las principales exigencias que las organizaciones de derechos humanos hacen al Gobierno español, especialmente de cara a la próxima presidencia española de la Unión Europea?

La primera petición que se hace al Gobierno español, especialmente en su papel de presidente de turno de la Unión Europea, es que se acabe con la ficción de que Colombia es un Estado de Derecho homologable. En Colombia existe un conflicto armado interno, desde hace muchos años, y existe un Gobierno que vulnera sistemáticamente la legalidad interna colombiana, y vulnera los tratados internacionales, siempre en perjuicio de la sociedad colombiana. Ésa es la primera exigencia: acabar con esa ficción.

Además nos hemos reunido con el Gobierno español y le hemos pedido expresamente que se implique en la campaña que las organizaciones de derechos humanos europeas y colombianas han lanzado de protección de los defensores de los derechos humanos; que condicione cualquier tipo de cooperación económica, comercial, al desarrollo o de asistencia técnica, al respeto efectivo de los derechos humanos; que establezca mecanismos de seguimiento y verificación sobre el terreno de la situación de los derechos humanos en Colombia; y hemos pedido también que cese cualquier tipo de venta o transferencia de materiales susceptibles de ser utilizados militar o policialmente, toda vez que estos cuerpos colombianos de la Administración –las fuerzas armadas y la policía- acaban, inexorablemente, siendo brazos, herramientas de la vulneración de los derechos humanos que padece la población.

(1) Ver http://www.semana.com/noticias-justicia/chuzadas-del-das-alarman-fiscal/123104.aspx y http://www.semana.com/noticias-nacion/pruebas-reinas-chuzadas-del-das-encienden-debate/123941.aspx

(2) Asesinatos de civiles a manos de las fuerzas de seguridad del Estado colombiano (ejército y policía), presentados luego como “guerrilleros caídos en combate”. Las organizaciones de derechos humanos en Colombia han registrado hasta el momento más de 2.200 casos de ejecuciones extrajudiciales ocurridas en los dos últimos años.

PAISES del ESTE : DE CRISIS EN CRISIS

Después de la crisis financiera

Los países del Este pasan de la crisis comunista a la capitalista


01-Diciembre-09



Se Alquila. Carteles en uno de los locales de una de las principales calles de Riega, Letonia muestran el impacto de la crisis en Europa del E.

Veinte años después del desplome soviético, las economías del Este siguen soñando en una convergencia con Occidente que no llega. Antes dependían de la Unión Soviética, hoy dependen de las finanzas globales. La banca sueca e italiana se aleja ahora de una zona en la que era hegemónica.

Por Andy Robinson - La Vanguardia, España

En Memento Park, en las afueras de Budapest, pasear entre las enormes esculturas del realismo socialista permite constatar el declive de la economía planificada. La gigantesca estatua de un soldado del ejército soviético de liberación esculpido en bronce en 1947 se mantiene en un excelente estado de conservación. Pero en el kitsch Memorial del Movimiento Obrero levantado de 1976 –dos manos de acero tendidas hacia un quimérico futuro socialista– el relleno de espuma amarillenta se desprende de las oxidadas soldaduras. "En los años cincuenta y sesenta la fórmula consistía en importar petróleo y otras materias primas de la Unión Soviética y exportar bienes manufactureros", explica Tamas Baer, historiador de la economía de la Universidad de Budapest. "Luego, a finales de los setenta, los recursos soviéticos empezaron a agotarse y se quedaron sin dinero para comprar nuestras exportaciones".

El socialismo gulash húngaro –la economía mas liberalizada del bloque soviético– entró en una grave crisis de endeudamiento exterior en la década de los ochenta con 25.000 millones de dólares de deuda. Tuvo que acudir al FMI. En la entonces República Democrática Alemana (RDA) o en Checoslovaquia –economías más cerradas– la misma crisis se manifestó en desabastecimiento y colas kilométricas frente a los colmados. "La planificación funcionaba en la economía de guerra y la rápida industrialización; pero no para mucho más", afirma Jan Madke, economista socialdemócrata en Praga.

Pero el turista que sube las escaleras hasta el monumento más visitado de Memento Park –dos botas de acero de dos metros de altura, lo que queda de la estatua de Stalin derribada durante la revolución de 1956– puede vislumbrar un nuevo paisaje de crisis. Montones de ladrillos envueltos en plástico se amontonan en un almacén de Terranova, empresa mayorista de materiales de la construcción en cuyos anuncios de urbanizaciones de chalets incluyen el logotipo de CIB Bank, ahora filial de la italiana Banca Intesa. "Estamos en crisis, un poquito, sí", dice una vendedora, minimizando los problemas de una economía con una caída del PIB del 8%, draconianos recortes del gasto público bajo la receta del FMI y el coste disparatado de unas hipotecas nominadas en euros y francos suizos tras la caída del florín.

Veinte años después de la caída del muro de Berlín, la dependencia de Europa del Este de la Unión Soviética parece haberse reconvertido en una una nueva dependencia, esta vez más precaria e imprevisible, de las inversiones multinacionales y de las finanzas globales. El nuevo ejército de liberación constituido por Unicredito, Erste Bank, Carrefour, Ikea, Mercedes Benz, General Motors, DBP Telekom o General Electric era clave para un crecimiento robusto en los años que precedieron a la actual crisis de los años anteriores a la crisis actual. Pero "tras 15 años de inversión extranjera, las empresas más competitivas son de propiedad extranjera y no nuestras propias pymes", dice Laszlo Matyas, economista de la Universidad de Europa Central en Budapest. Y ahora empiezan a secarse las fuentes de financiación externas. Los bancos italianos, austriacos, suecos o alemanes, dominantes desde el Báltico al Mar Negro, han cerrado el grifo. La huida de capitales ha resultado más suave en Europa del Este que en Rusia o Ucrania. Pero incluso Thomas Mirow, presidente del Banco Europeo de Desarrollo (BERD), reconoce que "las inversiones directas y los flujos de capitales no van a recuperarse en tres o cuatro años al menos, y no merece la pena hablar del futuro más lejano".

Hungría es un caso grave pero la crisis empieza a poner en entredicho la razón de ser de la transición en toda la región: que la financiación externa facilitaría la convergencia hacia los países más ricos del oeste, sueño postergado desde primeros de los setenta cuando la entonces RDA pensó efímeramente que había rebasado el PIB per cápita británico. "Ni la integración financiera ni las inversiones directas (multinacionales) resuelven el problema de financiación para la mayoría de empresas", advierte Slavo Radosevic, especialista en las economías en transición de la Universidad de Londres. Es una cuestión crítica, porque "si tienes enclaves de multinacionales pero no creas una fuente nacional de empleo, te sometes al ciclo exterior y no puedes converger". Los fondos de cohesión de la UE sí deberían ayudar, pero no se han aprovechado, añade.

En los noventa, la promesa de convergencia lo justificaba todo. Privatizaciones que de manera grotesca beneficiaban a una nueva clase capitalista procedente de la vieja nomenklatura. Una apertura relámpago al mercado global que provocó el colapso de las economías poscomunistas con pérdidas de hasta el 40% del PIB y el empobrecimiento de segmentos enteros de la población. Durante cinco o seis años de crecimiento superior a la media europea, el sueño de la convergencia parecía alcanzable. Hoy, en medio de otra crisis que este año restará más de seis puntos de PIB a las economías en transición, un desencanto recorre Budapest, Bucarest y el resto de capitales. Uno de cada dos ciudadanos húngaros cree que no se ha beneficiado de la transición. Incluso en la dinámica República Checa, el 54% de encuestados apoya un mayor papel para el estado en la industria. Sí hay convergencia con Occidente en la desilusión.

Según un sondeo de la BBC, sólo el 11% de los entrevistados en 27 países de cuatro continentes cree que el capitalismo funciona. "Es que el capitalismo puede resultar algo decepcionante si no lo cuidas bien", afirma Daniel Daianu, economista rumano.



*****

HONDURAS: PERDIO OBAMA ,GANO el PENTAGONO

El desenlace en Honduras

El Imperio contra el Imperio: Perdió Obama, ganó el Pentágono


(IAR Noticias) 01-Diciembre-09



Porfirio Lobo, el nuevo presidente electo de Honduras.

En el tablero del golpe hondureño (milagrosamente transformado en "gobierno democrático" con las elecciones), tanto Zelaya como Chávez y los gobiernos de izquierda regionales (los perdedores), sólo fueron variables de ajuste de una guerra entre la "izquierda" imperial (los lobbistas de Wall Street que sostienen a Obama) y la "derecha" imperial (los lobbistas del Pentágono y del Complejo Militar Industrial que sostuvieron a los golpistas). Al final primó la razón del Imperio, y perdió Obama.

Informe especial
IAR Noticias /

Lo que parecía imposible se hizo realidad: En un salto cualitativo (insólito e impensable) el golpe hondureño de junio pasado se transformó en "gobierno democrático" mediante elecciones protagonizadas el domingo por los mismos conspiradores que derrocaron a Zelaya y lo expulsaron del gobierno.

La clave: El reconocimiento de EEUU automáticamente "habilitó" una aceptación internacional del "proceso democrático" y dejó en minoría la defensa de Zelaya en la OTAN, la ONU y la Unión Europea.

"Al anunciar que reconocerá las elecciones de Honduras, asumiendo que se desarrollen normalmente, el presidente Barack Obama puso en jaque mate todas las esperanzas que generó en la región su llegada a la Casa Blanca. El optimismo que pudo observarse durante la Cumbre de las Américas, que tuvo lugar en Trinidad y Tobago en abril, se ha evaporado. Reina un gran escepticismo. Se habla de la nueva doctrina estadounidense de los "golpes preventivos". ¿Por qué? ¿Qué pasó?", se pregunta Ana Baron, corresponsal de Clarín en Washington.



Mel Zelaya, el presidente derrocado de Honduras.

Tras el golpe que derrocó a Zelaya, Washington fue una usina de todo tipo de rumores y versiones sobre el proceso hondureño, cuyas orientaciones y aprovechamiento político nacían de operaciones diseñadas en los despachos de demócratas y republicanos donde se decidía (desde posturas enfrentadas) el destino de Zelaya y de los golpistas.

Estas posturas enfrentadas dispararon todo tipo de operaciones políticas y mediáticas, que durante cuatro meses alimentaron un culebrón político diplomático que tuvo como protagonista central la guerra entre la "izquierda" imperial (Obama y los demócratas) y la "derecha" imperial (los republicanos y conservadores) que apoyaban a los golpistas hondureños.

Los demócratas, con Obama y el Departamento de Estado, apostaron a una "salida negociada" con Zelaya presidiendo un "gobierno de unidad" hasta las elecciones, y los republicanos, con los halcones conservadores del Pentágono, apostaron a que Micheletti fuese quien convocara a elecciones sin la presencia de Zelaya en el Gobierno.

En suma, lo que tras el derrocamiento de Zelaya sólo parecía una interna bananera entre dos sectores de la oligarquía hondureña (uno conservador, y otro vestido de "socialista") en realidad no lo era tanto, y sentó el primer precedente histórico de un enfrentamiento interno en EEUU entre republicanos y demócratas luego de un golpe de Estado avalado por el Pentágono en el patio trasero.

Finalmente, el domingo, los comicios legitimaron un nuevo gobierno constitucional sin Zelaya, reconvirtiendo al golpe de Estado en "proceso democrático".

Para la corresponsal de Clarín, "En el duro enfrentamiento entre oficialismo y oposición que generó el golpe hondureño en Washington, ganaron los sectores más conservadores de la oposición republicana que trabajaron enérgica y consistentemente desde un principio a favor del golpe".

"De hecho, muchos observadores ya sean estadounidenses o latinoamericanos perciben lo sucedido en Honduras como un regreso al pasado en el que EEUU hacía y deshacía de acuerdo a sus propios intereses ya sean domésticos o internacionales. Incluso si Zelaya es restituido tras las elecciones, el daño ya está hecho. La OEA está dividida y el multilateralismo en la región agoniza", añade.

Debajo del paraguas coyuntural de la "crisis hondureña" un sector del poder estadounidense (los republicanos conservadores) desarrolló una ofensiva contra otra fracción del Imperio (los demócratas liberales) por el control de las decisiones políticas en el patio trasero.

El golpe hondureño, en realidad, fue sólo la punta del iceberg de un proceso geopolítico militar más profundo impulsado por el poder conservador de EEUU, que intenta sustituir a una estrategia de dominio que considera "demasiado blanda" (el "sistema democrático" de poderes civiles) por una alternativa de mayor control militar de la región adaptado a las crisis y a los conflictos intercapitalistas que se avecinan en el planeta.

Los conservadores (demócratas y republicanos) y los halcones militaristas (alianza del sionismo judío con la derecha cristiana) que controlan los resortes de decisión del Pentágono y del Complejo Militar Industrial (capitalismo de guerra), están convencidos de que las políticas de "diálogo y tolerancia" que propicia Obama conducen a una pérdida del poder militar de EEUU y a una fortificación de sus enemigos situados en el "eje del mal".

El escenario hondureño, además de los objetivos coyunturales con la destitución de Zelaya, conformó un laboratorio de ensayo experimental de "cambio de régimen regional" que tiene a Chávez y a los presidentes izquierdistas como objetivo central. "Después de Honduras vienen por mí", había dicho en agosto pasado el presidente de Ecuador Rafael Correa.

La guerra salió a la luz después de que 17 senadores ultra conservadores hicieran pública una carta donde acusaban a Obama de proteger a Zelaya y acordar con Chávez. El líder republicano del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el poderoso Richard Lugar, en agosto envió una carta a Hillary Clinton pidiéndole "explicaciones" sobre la política que se estaba instrumentando en Honduras.

El senador ultraconservador John DeMint, junto con un grupo de influyentes senadores republicanos, consideró que la expulsión del presidente Manuel Zelaya fue "constitucional" y que el Departamento de Estado estadounidense no puede estar apoyando a un aliado de Hugo Chávez y de Daniel Ortega, ambos "enemigos de EEUU.

El alineamiento de Micheleltti con las posturas de los halcones del Pentágono fue casi pristina, sus declaraciones públicas y sus desafíos a la OTAN y a organismos internacionales como la ONU y la UE siempre coincidieron con los pasos tácticos dados por los republicanos conservadores en el Congreso USA.


Presidente de facto Roberto Micheletti, con el general Romeo Vázquez, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.


Para los halcones ultra conservadores USA (el Pentágono y el "capitalismo de guerra" del Complejo Militar Industrial) Chávez y sus aliados son la "dictadura comunista" que querían apoderarse de Honduras de la mano de Zelaya.

Para la corresponsal de Clarín "La culminación de ese enfrentamiento tuvo lugar cuando el senador republicano Jim de Mint bloqueó la confirmación de las nominaciones de los candidatos de Obama a ocupar la Subsecretaria para Asuntos Hemisféricos y la embajada de Estados Unidos en Brasil, Arturo Valenzuela y Tom Shannon, respectivamente".

"Pese a los esfuerzos que desarrollaron tanto el presidente de la mayoría demócrata en el comité de Asuntos Exteriores en el Senado, John Kerry, como su antecesor, el poderoso senador republicano Richard Lugar, De Mint levantó el bloqueo de estas nominaciones sólo después de que el Departamento de Estado se comprometió a reconocer oficialmente las elecciones hondureñas", agrega.

Pero la guerra entre la "derecha" imperial (promotora del golpe del Pentágono) y la "izquierda" imperial (sostenedora de Zelaya) se proyectó como una línea divisoria internacional de las mismas posturas en América Latina y el resto del mundo.

De manera tal que entre los "perdedores" del domingo también figuran Venezuela, Brasil, Argentina, Chile y España, que encabezaron el apoyo al retorno de Zelaya y el boicot internacional las elecciones convocadas por el gobierno golpista.

La división es concreta: Casi 400 observadores provenientes de Japón, Europa, América Latina y EEUU viajaron a Honduras para monitorear los comicios del domingo.

Perú, Colombia, México, Costa Rica, Panamá, Canadá, Italia, Gran Bretaña, el Parlamento alemán y Japón, entre otros, figuran entre los que reconocerán las elecciones en una clara división entre las tendencias "conservadoras" y "progresistas" del sistema capitalista que rige el planeta.

En ese tablero, tanto Zelaya como Chávez y los gobiernos de izquierda regionales (los perdedores), solo fueron variables de ajuste de la guerra entre los lobbistas de Wall Street (que sostienen a Obama) y los lobbistas del Pentágono y del Complejo Militar Industrial que sostuvieron a los golpistas.

Lo demás (como siempre) fue un show politico-mediático para entretener a las multitudes alienadas que miran la televisión y luego existen.

*****

Manuel Freytas : ¿CUAL ES LA SALIDA ?

Capitalismo todo terreno

Apueste y pierda: ¿Hasta cuándo el sistema podrá manejar la crisis?


(IAR Noticias) 30-Noviembre-09



Socialmente en decadencia, políticamente vaciado de pensamiento estratégico, económicamente agotado y en crisis, el sistema capitalista (léase el "mundo único") continúa pateando sus conflictos para adelante en total control de los procesos mundiales y sin un enemigo estratégico que le ponga piedras en el camino.

Por Manuel Freytas (*)
manuelfreytas@iarnoticias.com




Ese es el punto inicial para comprender porqué la profunda crisis que hoy afecta a la economía global capitalista (que ya tocó el estadio social con la desocupación) viene siendo "manejada" desde los bancos centrales y los grandes centros de decisión de EEUU y las metrópolis imperiales de Europa.

La receta: Inyectar enormes masas de dinero público (billonarios fondos estatales) para rescatar de la quiebra al sistema capitalista privado (dueño del Estado) y recrear nuevas "burbujas" (negocios en la crisis) mediante emisiones de endeudamiento público que ponen a funcionar a full la maquinaria de especulación financiera en los mercados internacionales (la tajada mayor de rentabilidad del capitalismo transnacionalizado).

La contradicción: Si bien los "rescates estatales" reactivaron la capitalización y las ganancias de los grandes bancos y empresas (los pulpos del capitalismo trasnacional) cotizantes en Wall Street y en los centros financieros mundiales, se mostraron impotentes para recuperar las dos piedras fundamentales de la economía real capitalista: El consumo y el empleo.

El resumen: El sistema (los centros de decisión imperial) recuperó la dinámica rentable de la "economía de papel" (el modelo financiero que estalló con la crisis subprime), pero los subsidios y rescates estatales (así lo demuestran claramente EEUU y la UE, las dos economías centrales) no pudieron restablecer el funcionamiento pleno de la "economía real" que ha transitado (desde el año pasado) de la crisis financiera, la crisis recesiva a la crisis social, cuyo primer estadio se verifica con el desempleo y la suba de las estadísticas de la pobreza y el hambre (que hoy ya se registran claramente en EEUU y las potencias europeas).

El dictamen (de los expertos y organismos del sistema como Krugman, Stiglitz, FMI, BCE, G-7, etc): Si los bancos centrales y la Reserva Federal levantan los subsidios estatales no solamente se puede desplomar el crecimiento récord de los mercados bursátiles (bolsas), sino que también se puede revertir el "crecimiento débil" que los gobiernos esgrimen para fundamentar que la economía global está "saliendo de la recesión".

El dilema: A) Si los bancos terminan con los "rescates estatales" (la piedra basal de la nueva "burbuja") se corre el riesgo (casi seguro) de una recaída de la crisis financiera con un impacto negativo en el proceso de recuperación de la economía real. B) Si, por el contrario, continúan con el drenaje de fondos públicos para salvar al capitalismo privado, se corre el riesgo (casi seguro) del estallido de una crisis de endeudamiento de los gobiernos (tanto centrales como emergentes y subdesarrollados) que puede convertir a los bonos públicos en sucedáneos de las hipotecas subprime y de los bonos "tóxicos" (que encendieron la mecha de la crisis).

Dicho de otra manera: La crisis financiera-recesiva (con epicentro USA-UE) hundió a las empresas y bancos capitalistas privados, pero un potencial colapso con el endeudamiento público (insolvencia de pago) puede hundir a los Estados capitalistas en una quiebra generalizada a nivel planetario.

Ambas alternativas (sostener o levantar los "estímulos" estatales): Potencian la posibilidad de un rebrote de la crisis financiera (por endeudamiento estatal sin respaldo), una recaída de la crisis recesiva, (por impacto desacelerador en el consumo y en la producción) y una profundización de la crisis social (por impacto de una mayor desocupación y baja del consumo).

El emergente: Huelgas y conflictos sociales (con epicentro exportado desde las potencias centrales) estallando por los cuatro puntos cardinales del planeta y poniendo en riesgo la "gobernabilidad" del sistema capitalista, no ya por medio de una crisis controlable por medios políticos y económicos, sino por medio de una crisis solamente controlable por la represión militar. O sea, la antesala del Apocalipsis social.

La receta intermedia: Una "tercera opción" que distienda la crisis social y prolongue el desenlace, la propuesta de cobrar impuesto a la "renta financiera" (por la que el Estado haga pagar la "burbuja" y la reactivación de la economía real al capitalismo privado) es un mito que ya fue prácticamente cajoneado y desestimado en la última cumbre del G-20. ¿Cómo puede pensarse que el capitalismo se va a boicotear a sí mismo cobrando impuesto a la especulación financiera, su principal tasa de rentabilidad?.

En síntesis: Fuera de la discusión de mantener o levantar los estímulos estatales (pagados por el conjunto de la sociedad) en los grandes centros del poder imperial no se barajan otras alternativas para manejar y controlar la crisis que avanza aceleradamente hacia lo social.

En el tablero estratégico: Es como jugar a la ruleta rusa con tres balas en el tambor. La combinación del cóctel guerra (intercapitalista) energética -crisis económica-crisis social va hacia un desenlace inevitable que el sistema -sin enemigo estratégico- pudo hasta ahora retrasar y patear para adelante.

¿Se suicida esta vez el capitalismo?

Apueste y pierda.



*****

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder,

Immanuel Wallerstein: ¿VUELVE la ULTRADERECHA en AMERICA?

El retorno de la derecha latinoamericana

03-Diciembre-09




Algo extraño está ocurriendo en América Latina. Las fuerzas de derecha en la región están emplazadas de tal modo que pueden desempeñarse mejor durante la presidencia estadounidense de Barack Obama que durante los ocho años de George W. Bush.

Por Immanuel Wallerstein - La Jornada, México

Éste encabezaba un régimen de extrema derecha que no tenía ninguna simpatía para las fuerzas populares en América Latina. Por el contrario, Obama encabeza un régimen centrista que intenta replicar la política del buen vecino que proclamara Franklin Roosevelt como forma de anunciar el fin de la intervención militar directa de Estados Unidos en América Latina.

Durante la presidencia de Bush, el único intento serio de golpe de Estado con respaldo de Estados Unidos ocurrió en 2002 contra Hugo Chávez en Venezuela y tal asonada falló. Fue seguida de una serie de elecciones por toda América Latina y el Caribe, donde los candidatos de centro-izquierda ganaron en casi todos los casos. La culminación fue una reunión en 2008 en Brasil –a la que Estados Unidos no fue invitado y donde el presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió trato de héroe virtual.

Desde que Obama asumió la presidencia, se ha logrado perpetrar un golpe de Estado: en Honduras. Pese a la condena que expresó el mandatario, la política estadounidense ha sido ambigua y los líderes del golpe están ganando su apuesta de mantenerse en el poder hasta las próximas elecciones para presidente. Hace apenas muy poco, en Paraguay, el presidente católico de izquierda Fernando Lugo pudo evitar un golpe militar. Pero su vicepresidente, Federico Franco, de derecha, está maniobrando para obtener de un Parlamento nacional hostil a Lugo un golpe de Estado que asume la forma de un enjuiciamiento. Y los dientes militares se afilan en una serie de otros países.

Para entender esta aparente anomalía debemos mirar la política interna de Estados Unidos, y cómo afecta la política exterior estadounidense. De vez en cuando, y no hace tanto tiempo, los dos partidos principales representaban a coaliciones de fuerzas sociales que se traslapaban, y en los que el balance interno de cada uno iba de una derecha, corrida del centro, en el caso del Partido Republicano, a una cierta izquierda, corrida del centro, para el Partido Demócrata.

Debido a que los dos partidos se traslapaban, las elecciones tendían a forzar a los candidatos presidenciales de ambos partidos más o menos hacia el centro, de modo de ganaban sobre la fracción relativamente pequeña de votantes que eran los independientes, situados en el centro.

Éste ya no es el caso. El Partido Demócrata es la misma coalición amplia que siempre ha sido, pero el Partido Republicano se ha desplazado más a la derecha. Esto significa que los republicanos tienen una base menor. Lo lógico es que esto significara bastantes problemas electorales. Pero, como estamos viendo, no funciona exactamente de ese modo.

Las fuerzas de la extrema derecha que dominan el Partido Republicano están muy motivadas y son bastante agresivas. Buscan purgar a todos y cada uno de los políticos republicanos a quienes consideren demasiado moderados e intentan forzar a los republicanos en el Congreso a una actitud negativa uniforme hacia todas y cada una de las cosas que proponga el Partido Demócrata y en particular el presidente Obama. Los arreglos políticos de compromiso ya no se ven como políticamente deseables. Por el contrario. A los republicanos se les presiona para marchar al ritmo de un solo tamborilero.

Entretanto, el Partido Demócrata opera como siempre ha operado. Su amplia coalición va de la izquierda a una cierta derecha del centro. Los demócratas en el Congreso invierten casi toda su energía política en negociar unos con otros. Esto implica que es muy difícil aprobar legislaciones significativas, como vemos actualmente con el intento de reformar las estructuras de salud estadounidenses.

Entonces, ¿qué significa esto para América Latina (y de hecho para otras partes del mundo)? Bush podía conseguir casi todo lo que quería de los republicanos en el Congreso, en el cual tuvo una clara mayoría durante los primeros seis años de su régimen. Los debates reales ocurrían en el círculo ejecutivo interno de Bush, dominado básicamente por el vicepresidente Cheney durante los primeros seis años. Cuando Bush perdió las votaciones para elegir congresistas en 2006, la influencia de Cheney declinó y las políticas públicas cambiaron ligeramente.

La era de Bush estuvo marcada por una obsesión con Iraq y en menor medida con el resto de Medio Oriente. Algo de energía quedaba para lidiar con China y Europa occidental. Desde la perspectiva del régimen de Bush, Latinoamérica se desvanecía poco a poco hacia el fondo. Para su frustración, la derecha latinoamericana no obtuvo el tipo común de involucramiento en su favor que esperaban y deseaban por parte del gobierno estadounidense.

Obama se enfrenta a una situación totalmente diferente. Tiene una base diversa y una agenda ambigua. Su postura pública se bambolea entre una firme posición centrista y unos moderados gestos de centroizquierda. Esto vuelve su posición política esencialmente débil. Obama desilusiona a los votantes de izquierda que movilizó durante las elecciones, y que en muchos caso se retiran de lo político. La realidad de una depresión mundial hace que algunos de sus votantes centristas se aparten de él por miedo a una deuda nacional creciente.

Para Obama, igual que para Bush, América Latina no está en la cúspide de sus prioridades. Sin embargo, Obama (a diferencia de Bush) está luchando duro por mantener la cabeza arriba del agua política. Está muy preocupado por las elecciones de 2010 y 2012. Y esto no es algo insensato. Entonces su política exterior está influida considerablemente por el impacto potencial que tenga ésta en dichas elecciones.

Lo que la derecha latinoamericana hace es sacarle ventaja a las dificultades políticas internas de Obama para forzarle la mano. Se percatan de que no cuenta con la energía política disponible para atajarlos. Además, la situación económica mundial tiende a redundar en contra de los regímenes en el cargo. Y en la América Latina de hoy son los partidos de centroizquierda los que están en el cargo. Si Obama lograra triunfos políticos importantes en los próximos dos años (una ley de salud decente, una auténtica retirada de Iraq, una reducción del desempleo), esto mellaría, de hecho, el retorno de la derecha latinoamericana. ¿Pero logrará tales triunfos?.



*****

Traducción: Ramón Vera Herrera
© Immanuel Wallerstein

martes, 17 de noviembre de 2009

Lo coyuntural y lo permanente

Si se le saca el traje de gala ¿Qué queda de Obama?


(IAR Noticias) 17-Noviembre-09



Más que un presidente de EEUU, durante sus giras internacionales Obama parece un gerente de relaciones públicas del Imperio inmerso en discursos plagados de obviedades y de lugares comunes.
En ese escenario discursivo sobresalen las alusiones a la "democracia" y a la "paz" y las citas recurrentes al "multilateralismo" con que las potencias tapan en los foros diplomáticos sus brutales guerras intercapitalistas (por ahora económicas y geopolíticas) por la supervivencia y conquista de mercados.
Pero Obama (probadamente el más superficial de los gerentes que ocupó la Casa Blanca) transforma su mensaje "pacifista" cuando aborda el tema del "terrorismo".
Paradojalmente, y más allá de sus discursos obvios sobre la "democracia" y los "derechos humanos", hay sólo dos terrenos en los cuales el gerente negro se mostró "ejecutivo": El salvataje estatal (con dinero de todos los contribuyentes) de los súper bancos y mega empresas privadas y la continuidad lineal de las guerras "contraterroristas" de ocupación heredadas de Bush hijo.
En otras palabras, defensa irrestricta del capitalismo sionista que controla el mundo desde Wall Street y continuidad de las guerras y políticas de ocupación que alimentan la industria de la guerra de las corporaciones del complejo militar industrial.
Obama se resume en una fórmula de manual: Discursear con la "democracia", y ejecutar con los intereses del Estado y del capitalismo norteamericano. Como corresponde (y lo debe hacer) a cualquier gerente que ocupe eventualmente la Casa Blanca.

Informe
IAR Noticias /





Probando que el "terrorismo internacional" continúa siendo la principal hipótesis de conflicto militar (léase principal argumento para planificar y ejecutar invasiones militares de conquista), Barack Obama volvió a identificar a Al Qaeda como el "enemigo número uno" en su reciente visita a China.

"Las redes terroristas como Al Qaeda representan aún la mayor amenaza para EEUU", afirmó el presidente de EEUU, Barack Obama, en un encuentro con estudiantes chinos en Shanghai.

En una sesión de preguntas y respuestas con los jóvenes chinos en el Museo de Ciencia y Tecnología de la capital financiera de la República Popular, Obama indicó que "continúo creyendo que la mayor amenaza a la seguridad de EEUU son las redes terroristas como Al Qaeda".

Esas redes, indicó, "han cruzado la frontera de Afganistán y se encuentran en Pakistán, pero siguen teniendo contactos con otros grupos extremistas en esa región y creo que es importante para nosotros que estabilicemos Afganistán".

Según indicó el presidente estadounidense, "estos grupos tienen un grupo reducido de seguidores pero son peligrosos porque carecen de conciencia, y si se hacen con armas de destrucción masiva podrían matar a cientos de miles de personas".

Sus afirmaciones --como se puede apreciar-- son una copia casi lineal de la "doctrina Bush" lanzada tras los atentados "terroristas" del 11-S en Nueva York.

El viernes 11 de septiembre pasado, cuando el presidente Barack Obama comparecía en los jardines de la Casa Blanca y conmemoraba el momento en el que el primer avión impactaba contra la torre norte del World Trade Center en Nueva York, aseguró, invocando los fantasmas de la "guerra contraterrorista" que "nunca vacilaremos en la persecución de Al Qaeda".

Bajo una intensa lluvia, Obama declaró su compromiso de proteger la seguridad de EEUU y sus ciudadanos y luchar contra los responsables de los ataques terroristas. "Vamos a ser fuertes", aseguró el mandatario. "Una vez más nos detenemos y volvemos a rezar como una nación", dijo. "No sólo debemos permanecer unidos ante el dolor sino en nuestra resolución de luchar por el país que amamos".

Veinticuatro horas antes, el gerente de turno del Imperio había prolongado el estado de "emergencia nacional contra el terrorismo" con motivo del atentado del 11 de septiembre de 2001, del que ya se han cumplido ocho años, argumentando la continua "amenaza de ataques" contra el país norteamericano.

Bush y el lobby judío de halcones neocon, edificaron consenso y apoyo interno agitando y denunciando el peligro del "terrorismo islámico" como amenaza permanente a la "seguridad nacional" de EEUU. Dentro de esa bolsa metían a todos los que se le oponían.

Obama y el lobby judío liberal que lo secunda parecen iniciar otra práctica no menos peligrosa: El peligro acechante de la "derecha antisemita" que amenaza con el odio racial y la desintegración social de EEUU.



La estrategia no es nueva: Durante la pasada campaña electoral que lo consagró presidente de EEUU, Obama denunció en varias oportunidades potenciales ataques supuestamente planeados por grupos "extremistas de derecha" orientados a la persecución racial.

Como señalan los adoradores de Maquiavelo: Si no hay enemigo ni peligro a la vista, hay que inventarlo para generar consenso.

En abril de este año y mediante documentos difundidos por el FBI y la comunidad de inteligencia, la "guerra contraterrorista" de Bush se complementó en lo interno con la figura del "terrorismo antisemita".

El Departamento de Seguridad Interior comparó la situación actual con la década de los noventa, "cuando el radicalismo de extrema derecha experimentó un alza alimentado por la recesión económica, la externalización de los trabajos y la percepción de que la fuerza y la soberanía estadounidense estaba siendo amenazada por potencias extranjeras".

El informe del Departamento de Seguridad definió ese extremismo como procedente de de "grupos racistas y antisemitas" que desafían la autoridad federal.

A sólo cuatro semanas del "documento de advertencia" , el FBI "materializó la amenaza (hizo aparecer el "peligro") anunciando el miércoles 20 de mayo pasado, que fueron detenidas cuatro personas sospechadas de planear atentados contra objetivos militares y un templo judío en Nueva York.

En otras palabras, a diferencia de Bush, que inventaba conspiraciones con el "terrorismo islámico" para perseguir y espiar a sus enemigos internos, el equipo de Obama ha preparado el terreno para la utilización de la conspiración de "derecha" antisemita con el mismo objetivo.

Cerrando la operación de inteligencia oficial con el "nuevo terrorismo", la Casa Blanca a través de sus voceros ya expresó reiteradamente su "preocupación" por que este descontento se traduzca en una "ola de antisemitismo", ya que -señala- algunos de los grupos violentoss culpan a los judíos de la recesión económica, o que el descontento con la actual administración se canalice hacia la agresividad en la calle.

Finalmente, en Washington todo se recicla, cambian las formas pero quedan los contenidos, cambian los discursos pero las políticas imperiales son las mismas, el Imperio dice renovarse pero lo único que se renuevan (cada cuatro años) son las esperanzas de los votantes norteamericanos.

Todo nace, se desarrolla y muere, se van los halcones y vienen los demócratas, se va el lobby judío militarista, y viene el lobby judío bancario, llega la "democracia multilateralista", pero quedan las bases militares y el despliegue planetario de los cinco comandos nucleares USA.

Como lo fue Clinton, como lo fue Bush, Barack Obama, más allá de sus discursos "progresistas", es sólo la pieza ejecutora de intereses estratégicos metidos en un tablero global (el poder imperial USA ) que excede las voluntades personales de los eventuales gerentes de turno en la Casa Blanca.

Se fue la "burbuja" y vino la crisis, se termina la euforia económica pero queda el dólar, se fue Bush, y vino Obama, se desmorona la popularidad de Obama y ¿viene Al Qaeda en su rescate?.

¿Presenciaremos nuevos ataques a terroristas en EEUU y en Europa? Las proyecciones lógicas y estadísticas indican que sí: La primera potencia imperial necesita un nuevo 11-S (tal vez financiero) para reposicionar sus estrategias militares y recuperar hegemonía económica.

Para los expertos es solo una cuestión de tiempo: Obama, con discursos como el pronunciado en China, lo está anticipando.