VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



viernes, 28 de octubre de 2011

ESMA

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ 28-10-2011 Condena en el juicio a la ESMA La hora de los aparecidos Lavaca En el barrio de Retiro, planeta Tierra, un poco más allá de los trenes y la villa, culminó parte de una extraña tarea: juzgar al infierno. El infierno no es metafísica religiosa, sino una institución terrestre, trasnacional, con más sucursales de las que uno quisiera imaginar. Alfredo Astiz con sonrisa deforme y escarapela redonda, y Jorge “El Tigre” Acosta momificado, fueron parte de la docena y media de integrantes de los grupos de tareas de la ESMA sometidos a juicio después de 30 años de impunidad: 12 fueron condenados a prisión perpetua: Alfredo Astiz, Jorge Acosta, Ricardo Cavallo, Antonio Pernías, José Montes, Raúl Scheller, Jorge Rádice, Adolfo Donda, Alberto González, Néstor Savio, Julio César Coronel, Ernesto Weber. Dos resultaron absueltos: Juan Carlos Rolón y Pablo García Velazco, que siguen presos e imputados en otras causas. Dos tuvieron penas de 25 años de prisión (Manuel García Tallada y Juan Carlos Fotea), uno 20 años (Carlos Capdevilla) y otro 18 (Juan Antonio Azic). Las acusaciones abarcaron el masivo secuestro alrededor de la Iglesia de Santa Cruz (11 personas, incluyendo a tres de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo y a dos monjas francesas) y casos como el de la desaparición de Rodolfo Walsh, entre 86 víctimas de secuestros, torturas y homicidios. Cada anuncio de prisión perpetua era recibido en la sala de la planta baja con un sutil murmullo de aprobación. La sentencia fue leída ante ese recinto separado de las butacas de los genocidas y sus defensores por un vidrio blindado. La sensación de tener a gente como Astiz a tres metros de distancia es rara. El público en esa planta baja incluyó principalmente a sobrevivientes de la ESMA, familiares y amigos de desaparecidos, Madres, Abuelas, juristas, integrantes de organismos de derechos humanos y personas que llevaron adelante lo que demasiadas veces pareció una causa perdida: que se haga justicia. Y otra parte de ese universo estuvo en la calle, reuniendo también a trabajadores de sindicatos, estudiantes, nietos recuperados, murgueros, artistas y otros sobrevivientes. Los aparecidos en la Argentina no son fantasmas ni espectros, sino todo lo contrario: frente al país de los desaparecidos, el genocidio y la muerte, son los que se presentan, superan el miedo, los que hablan, desobedecen, denuncian, no se resignan, contagian. Tienen herederos en cantidad de experiencias sociales de todo tipo nacidas en las últimas décadas. Son los que este 26 de octubre se abrazaban, reían y lloraban, mientras del otro lado del blindex una docena y media de marinos adelantaban las manos para que la policía volviera a ponerles las esposas, antes de regresar a prisión. Bandeja alta El público de la bandeja alta, se sabe, está formado por personas cercanas a los militares. Tres hombres canosos y trajeados esperaban su acreditación para ingresar al sector en el 6º piso del edificio de Comodoro Py, donde también estaban familiares de asesinados y desaparecidos. Mientras el personal del Tribunal intentaba ordenar a tanta gente, uno de los canosos murmuró: “El zurdaje que vaya a otro lado”. El sólo uso de la palabra “zurdaje” implica acaso esclerosis múltiple, perversión militante, o que sigue siendo aconsejable no subestimar la estupidez humana. Ya en la bandeja alta las mujeres decían cosas como “mirá a Alfredo, es un ídolo”. Alfredo era Astiz, infiltrado entre los familiares en la dictadura con el falso nombre de Gustavo Niño, encargado de marcar sobre todo a las Madres. Pendiente de la cámara, Astiz se colocó una escarapela redonda cuando lo enfocaban, y se la manoseaba como planchándola. Sonrió varias veces. En el comienzo del juicio había hecho lo mismo exhibiendo un libro llamado “Volver a matar”. Cuando la cámara dejó de enfocarlo, Astiz se convirtió en estatua, aniquilado por tal indiferencia televisiva. En la bandeja alta acompañaron las condenas con risas displicentes, intentaron cantar Aurora con un entusiasmo patético, y tiraron papelitos. Desde abajo se escuchaba a los aparecidos cantando: “Como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar”. Condenas y cumbias En la calle la cita era a las 17 y a esa hora frente a la mole gris de los tribunales de Comodoro Py quedaba claro quiénes están desde siempre y desde la primera hora. La Agrupación HIJOS ya tenía montado el escenario donde se emitirían los videos con los prontuarios de los genocidas sentenciados. En el asfalto, los trabajadores. El Sindicato de Televisión (CGT), ATE Capital, el de los estibadores del puerto, el de los empleados judiciales, sin cánticos y con pocas banderas, sin alarde y con estoica firmeza, vieron ir llegando a los cientos que, de a dos, de a tres o de a seis, fueron inundando, gota sobre gota, la puerta de Comodoro Py. El micrófono estuvo a cargo de los jóvenes, de los HIJOS. Como en los tiempos de la Mesa de Escrache Popular la inconfundible música de Actitud María Marta sonó para recordar cómo se logró que aparezca esta justicia, al igual que la única consigna cantada también allí a viva voz por la multitud: “A dónde vayan los iremos a buscar”. Ángela Urondo, la hija de Paco, leyó un poema que el desaparecido Mario Gali escribió en 1973 como para hacer explícito lo que allí estaba en escena: ser los ojos, los oídos y la voz del gran acto de justicia que es la memoria. Demoró más de tres horas verlos en la gran pantalla, sentados en el banquillo, mientras el frio y la tensa espera fue tensando el ánimo: “35 años y todavía tienen que discutir el fallo”, se murmuraba. Graciela Daleo, una de las sobrevivientes y testigo de la causa, se aferraba a los abrazos. Un poco más allá Victoria Donda, con la mirada húmeda, se acurrucaba en el cariñoso gesto de sus compañeros. Dos pasos más acá, el ahora diputado bonaerense Víctor De Genaro y por allá, el ahora funcionario del Ministerio de Seguridad, Ricardo Dios, vestido de traje, y presente como hijo de desaparecido. Cada uno, cada quien, fue puro silencio cuando a las 20.18 comenzó la lectura de la sentencia. Ese silencio que se hace escuchar y sentir y se convierte en latido colectivo. El grito estalla con la primera condena a perpetua y se repite una docena de veces hasta convertirse en apretones, palmadas, miradas que se entrecruzan para dar cuenta de la intensidad del momento compartido. Luego, increíblemente, suena una cumbia. Y otra. Y otra más. Bailan las Madres. Bailan los trabajadores. Bailan los Hijos. Bailan los veteranos referentes de derechos humanos -como Graciela Rosemberg, de la Liga- y chicos de seis, diez o tres años. Bailan los sobrevivientes, Alguna vez fue Sting el que nos cantó “Ellas bailan solas”. Lo que parece sentirse hoy ahí, en la calle de Comodoro Py, es exactamente eso: la alegría del fin de 35 años y tres horas de una poblada, injusta, impune soledad. Voces Lilia Ferreyra (última pareja de Rodolfo Walsh, integra actualmente el Centro de Estudios Legales y Sociales) dijo a lavaca: “Estoy muy conmovida. Recuerdo el título del último cuento publicado de Rodolfo: “Un oscuro día de justicia”. Hoy se iluminó. Al escuchar la sentencia sentía que de algún modo era la respuesta al alegato que el propio Rodolfo escribió hace 35 años en su Carta Abierta a la Junta Militar. Y escuchar que también son condenados a perpetua los responsables no sólo por la desaparición de Rodolfo y todos los demás. Pero hablando de lo más personal e íntimo, siento la conmoción de haber podido sobrevivir, porque todos esos textos inéditos de Rodolfo que se secuestraron y por los cuales ahora están siendo condenados, yo era la única que los conocía y estaban en nuestra casa de San Vicente. Al mismo tiempo es sentir esa tensión entre la vida y la muerte, y lo que puede significar la vida cuando sirve de testimonio por los crímenes cometidos. Mi cuerpo se enfermó antes de esto. Colapsó. Estuve una semana sintiéndome físicamente muy mal. Algo se desarticulaba. Y es curioso. Hoy es como que me siento que todo volvió a encajar. Las partes encajan. El pasado y el presente encajan en este momento de justicia”. Graciela Daleo (secuestrada en la ESMA, una de las principales testigos en todos los juicios que se vienen llevando a cabo incluyendo el de los ex comandantes en 1985): “Yo que tengo tantas palabras, casi no tengo ninguna. Salvo para decir que celebremos este claro día de justicia, que no es un techo sino un piso en el que nos afirmamos para seguir la lucha. Y lo que rescato es que, sobre todo, esto hace aparecer a nuestros compañeros como militantes políticos y luchadores. Y a nosotros también. Por eso nos desaparecieron. Y ahora, a quienes aparecimos nos hace seguir tratando de contribuir a lo que es el resultado de una lucha colectiva. Hubo organizaciones de nuestro pueblo que tuvieron innegablemente una dinámica profunda para que esto ocurra, como las organizaciones de derechos humanos. Pero esto es colectivo. Ojalá lo viva como una victoria todo nuestro pueblo. No puedo dejar de señalar que este triunfo ha sido muy costoso. Jorge Julio López está desaparecido y él también contribuyó a esto. Que las próximas victorias incluyan también el castigo a los culpables de la desaparición de Julio”. Eduardo Luis Duhalde (abogado, militaba junto al diputado Rodolfo Ortega Peña asesinado por la Triple A, logró escapar tras el golpe y fue activo participante en las campañas de denuncias internacionales contra la dictadura. Hoy es Secretario de Derechos Humanos). Dijo a lavaca: “¿Qué sensación puedo tener? El 24 de marzo de 1976 por la noche fueron a buscarme al domicilio donde creían que yo estaba, pero yo iba cambiándome, iba más adelantado que ellos, hasta que pude salir del país. Hoy no puedo decir que esto me produzca alegría; hay 86 muertos, desaparecidos, pero la sentencia condenatoria es la satisfacción de haber logrado que se hiciera justicia”. Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora: “Es importante esta condena, pero tenemos que seguir, se tienen que abrir los archivos para que se sepa qué pasó con cada uno de los desaparecidos, y se sepa a quién entregaron los chicos de desaparecidos. No tiene que quedar un solo genocida impune. Lo que ellos no hicieron, lo hacemos nosotros, que tengan un juicio justo que se lleva a cabo con total respeto”. Ana Careaga (ella misma fue secuestrada cuando tenía 16 años, embarazada, lo que hizo que su mamá, la paraguaya Esther Ballestrino de Careaga, se convirtiera en parte del grupo fundador de Madres de Plaza de Mayo. Ana resultó liberada, pero Esther resolvió seguir junto a las otras Madres, y terminó siendo ella una de las desaparecidas. Ana preside hoy el Instituto Espacio para la Memoria): “Es un día histórico, pero es importante después de 35 años seguir avanzando para que la sociedad tome conciencia de los crímenes aberrantes que vivimos. Después de dos años en este juicio, uno no puede salir igual que como entró a él. Esto tiene que ver con toda la sociedad argentina, no solo con las víctimas. Esto no se cierra, falta mucho todavía, hay que reformar los juicios, buscar la manera de hacerlos con mayor celeridad, pero bueno, siempre se luchó así y así se fueron consiguiendo las cosas. Pero los que tiraron gente viva al mar tienen que pagar por esos delitos. Es muy importante seguir avanzando en la búsqueda de justicia, pero este es el avance que ha logrado la lucha histórica de derechos humanos” Estela Carlotto (presidente de Abuelas de Plaza de Mayo): “Esto fue escuchar las voces es lo que sentimos en nuestro corazón. Recordar a nuestros queridos desaparecidos. Estos bestias que parecen humanos, pero no lo son, entraron esposados, y ahora perpetua, cárcel común. Sin ninguna venganza, sino lo que corresponde en un país democrático, juzgar a semejantes bestias. Salimos bien. Yo creo que es una inyección para seguir luchando por lo que viene adelante. Por lo que falta. Sabemos que estamos condenando a los más feroces. Faltan los civiles, los jueces cómplices, ya se ha comenzado con eso. Y encontrar 400 nietos. Pero no hay que aflojar. Falta, pero hay que seguir avanzando. A Astiz no lo quería ni mirar porque tenía un rictus como de sonrisa. Muy patriota con la escarapela, pero no importa: ya está condenado”. Adolfo y Perla Mango (del Equipo de Derechos Humanos de la Iglesia de Santa Cruz. Allí se reunían los familiares, y fueron infiltrados por Alfredo Astiz. Once de esos familiares fueron desaparecidos, incluyendo a Azucena Villaflor de Devincenti, Mary Ponce de Bianco y Esther Careaga, y las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet): “Esto ha provocado un montón de sensaciones, de alegría, de dolor. Escuchamos y acompañamos lo que dijeron las víctimas, y estuvimos estos dos años apoyándolos todas las semanas. Lo más importante es que se hizo justicia”. Gastón Chillier, director ejecutivo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) destacó la recomendación del Tribunal a Naciones Unidas para que incorpore la eliminación de una persona por sus ideas políticas como causal de genocidio. Comentó además a lavaca: “Esto ha sido extraordinario. Después de muchos años la justicia llega, es un remedio para la víctima y para la sociedad. Esto fortalece a las instituciones democráticas y al Estado de Derecho para que no se vuelva a repetir. Está claro que las sociedades n pueden avanzar sobre la base de los crímenes más aberrantes. Es un paso importante de la sociedad argentina. Las absoluciones en definitiva son de personas que están involucradas en otras causas. Pero que haya absoluciones demuestra que estos juicios son legítimos y que las sentencias no están escritas de antes”. María Adela Antokoletz (hija de una de las fundadoras de Madres, un hermano desaparecido): “Mi hermano estuvo en la ESMA, pero este no es mi juicio sino de toda la población y de todos los países hermanos que tienen personas desaparecidas en mi país. Durante el juicio, claramente los testimonios fueron desgarradores. Pero son la palabra, y a veces los silencios, los que dijeron la verdad sobre lo que ocurrió en este país”. Fuente: http://lavaca.org/notas/condena-en-el-juicio-a-la-esma-la-hora-de-los-aparecidos/

jueves, 27 de octubre de 2011

CARTA de HUGO a CRISTINA

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ -------------------------------------------------------------------------------- CARTA DE CHÁVEZ A CRISTINA… ¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud! Miraflores, 24 de octubre de 2011. Compatriota y compañera ... ... ... Cristina Fernández de Kirchner Presidenta de la República Argentina. Con el mayor fervor y la más genuina alegría, saludo la gran victoria popular del 23 de octubre de 2011 como una nueva y hermosa reafirmación colectiva y soberana de la Argentina y de su luminoso destino. Hablo en nombre del sentir bolivariano de mi Pueblo, entrañablemente unido al tuyo; avanzando juntos, a paso de vencedores, hacia la Independencia definitiva; encarnando el abrazo inmortal de Guayaquil. Hoy he vuelto a recordar los versos de ese entrañable trovador argentino que es Víctor Heredia: “La vida puso Argentina / Ese azul y blanco en mi corazón”. Ese azul y blanco que se funde a ese amarillo, azul y rojo en mi corazón, en los corazones de la inmensa mayoría de mis compatriotas. Desde el júbilo inmenso, no tengo otra manera de decirlo: la victoria de este bienaventurado 23 de octubre es una victoria de todas y de todos, porque en ella se traduce la larga lucha por la dignidad libertaria de nuestras Patrias y de nuestros Pueblos. En realidad y en verdad, es la causa suramericana la que ha vencido hoy en la Argentina. Es la divisa de Perón que se ha convertido en luz y guía: Unidos, seremos inconquistables; separados, indefendibles. Son los Pueblos, Cristina, quienes nos trazan su camino de esperanza, depositando en nosotros su confianza a través de los procesos electorales, y nos han convertido en sus amorosas servidoras y servidores a tiempo completo. Atrás, definitivamente atrás, quedaron los tiempos de las masas engañadas, una y otra vez, en toda Nuestra América. Hoy los Pueblos se han echado el miedo a la espalda y, con su participación protagónica, siguen dándole concreción al cambio de época, haciéndolo irreversible. Así ha quedado confirmado este domingo en la Argentina, en nuestra Argentina. Qué mejor tributo a la memoria de Néstor, el eterno paladín popular, que la consolidación, gracias a tu liderazgo, de la Argentina grande y buena, grande y bonita, que ambos fraguaron, en la que ambos creyeron y a la que ambos consagraron todos sus desvelos. Y en el fecundo legado de Néstor siempre habrá que nombrar el haber entendido, y actuado en consecuencia, la necesidad de sentar las bases de una alianza estratégica entre la Argentina y Venezuela. Y nuestra alianza estratégica, tan ejemplar como modélica, ha tenido la más armoniosa continuidad contigo en la Presidencia de la República: toca seguir fortaleciéndola e incrementándola. Sigamos ganándole, Cristina, tiempo al tiempo. El 23 de octubre demuestra una verdad que es y será irrefutable: ¡Néstor vive y está en la pelea! ¡Ha vuelto por todos los caminos y se ha convertido en millones! Compañera del alma: En esta hora en que la voluntad popular te acompaña mayoritariamente, para seguir construyendo más patria, más libertad y más igualdad, tal como lo definiste en tu cierre de campaña, cómo recobran toda su significación libertaria estos versos del Himno Nacional de la Argentina: “Y los libres del mundo responden: ¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!” Y cómo está resonando la voz de Mariano Moreno, aquel infinito artífice del Mayo argentino de 1810, para iluminar el presente y prefigurar el porvenir: felizmente, se observa en nuestras gentes, que sacudido el antiguo adormecimiento, manifiestan un espíritu noble, dispuesto para grandes cosas y capaz de cualquier sacrificio que conduzca a la consolidación del bien general. En realidad y en verdad, a través de Mariano Moreno está hablando la fuerza histórica de tu Pueblo, la de ayer y la de hoy. La fuerza histórica que impulsó a Moreno, a Juana Azurduy, a San Martín, a Perón, a Evita, al Che Guevara, a Néstor, y a tantas otras forjadoras y forjadores de la dignidad argentina. Es la fuerza histórica, Cristina, que hoy tiene en ti a su más digna y valiente adalid. No en vano tu Pueblo se reconoce en ti y en tu liderazgo. Ha hecho suyo el proyecto de liberación en curso; lo ha defendido encarnizadamente, haciendo gala de una gran conciencia patria. Y no en vano su firme convencimiento en la magna obra de construir la Patria Grande; en aquella brillante idea por ti enunciada, esto es, la ecuación de alimentos y energía como desafío fundamental y reto fundacional para darle vida a nuestra unidad en el siglo XXI. Se me impone, en este momento, la viva y combativa memoria de Evita, de quien eres legítima heredera y genuina continuadora. Quiero evocar este conmovedor pasaje de La razón de mi vida: “Cuando un pibe me nombra ‘Evita’ me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama ‘Evita’ me siento con gusto ‘compañera’ de todos los hombres.” Y si el Pueblo te llama Cristina, es porque te sabe leal y plenamente identificada con quien fue y es el más trascendente ejemplo de compromiso, mística y entrega; de amor por los excluidos, al punto de consagrar la vida a la causa de su redención, echando su suerte, como diría José Martí, con ellos. Quien tenga ojos que vea y quien tenga oídos que oiga: la resurrección de la Argentina es una feliz e irreversible realidad. Los resultados electorales son la confirmación rotunda e incontestable de la recuperación de la esperanza y la soberanía popular. Pero, también, de lo que me atrevo a llamar la fe nacional. Como decía el gran pensador antiimperialista argentino Raúl Scalabrini Ortiz: “¡Creer! He allí toda la magia de la vida”. Y vaya que el Pueblo argentino está probando, en los hechos, la fortaleza de su creencia. Toda la admiración y el cariño de mi Pueblo para ti. Un interminable abrazo y un infinito beso de quien te sabe y te siente compañera del alma e incomparable amiga. ¡¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!! ¡Hasta la Victoria siempre! ¡Viviremos y Venceremos! HUGO CHÁVEZ FRÍAS Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

jueves, 20 de octubre de 2011

NO SEAMOS TONTOS

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ "LOS TONTOS SON AQUELLOS QUE VEN SOLO EL DEDO y NO LA LUNA...VEAMOS LA LUNA , NO EL DEDO " : COMPAÑERA "PERONISTA REVOLUCIONARIA "CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER .EL DOMINGO 23 de OCTUBRE VENCEREMOS CON MAS del 60 % de LOS VOTOS... Frente para la Victoria . Departamento Colon. Cordoba.20/10/2011

jueves, 13 de octubre de 2011

LA INDUSTRIA de la MENTIRA ORGANIZADA

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ 12-10-2011 Intervención en la Mesa "Comunicación: avances y desafíos en la lucha por el libre acceso a la información". IV Congreso Iberoamericano de Cultura. Mar del Plata, 16 septiembre 2011 ¿Quién impide hoy el libre acceso a la información? Pascual Serrano Rebelión Sinopsis Durante décadas los ciudadanos hemos estado luchando y reivindicando lo que se ha denominado el “libre acceso a la información”. Gobiernos, grupo económicos, sectores políticos o militares y todo tipo de agentes sociales manejaban una determinada información que no hacían pública y, gracias a ello, lograban un determinado poder sobre los ciudadanos. Hoy, sin negar que esa situación sigue sucediendo, el problema es mucho más complejo. Para empezar, el ciudadano no demanda información, está saturado, desbordado, atragantado de tanta información. Desde el poder se han dado cuenta de que el mejor modo de ocultar la información importante era enterrarla junto con la prescindible. El problema ahora sería, recurriendo al refranero, cómo separar el grano de la paja. Por otro lado, en las democracias la opinión pública se ha revelado como un agente fundamental de poder por un lado y de consumo por otro. De modo que, por cualquiera de estas dos razones, ahora todos los sectores quieren ganarse su simpatía y aceptación. Para ello deben difundir informaciones positivas de las entidades, instituciones o productos que desean alcanzar una buena imagen en el ciudadano. O sea, más información -valiosa o no- con la que se nos bombardea. El resultado de todo ello es que lo valioso ya no es la información, sino las audiencias. Lo que se cotiza no es la calidad de la información, sino las cifras de lectores o espectadores que tiene un medio. Eso provoca que ahora el poderoso es el medio. Puede condenar al silencio, o sea la censura, a quién desee, ignorando sus pretensiones de difundir algo; y puede vender sus cifras millonarias de audiencias a quien quiera hacerles llegar una información. Una información no vale por lo que revela, sino por la ubicación que le dan los medios de información a la hora de difundirla. Y el acceso a una información no depende de ningún tipo de censura de quien las posea, sino de que la elijan o no los medios para difundirla. Exceso de información Durante décadas los ciudadanos hemos estado luchando y reivindicando lo que se ha denominado el “libre acceso a la información”. Gobiernos, grupos económicos, sectores políticos o militares y todo tipo de agentes sociales manejaban una determinada información que no hacían pública y, gracias a ello, lograban un determinado poder sobre los ciudadanos. Hoy, sin negar que esa situación sigue sucediendo, el problema es mucho más complejo. Para empezar, el ciudadano no demanda información, está saturado, desbordado, atragantado de tanta información. Desde el poder se han dado cuenta de que el mejor modo de ocultar la información importante era enterrarla junto con la prescindible. La sobresaturación es impresionante, y si la comparamos con lo que fue habitual en la historia de la humanidad es estremecedor. Un solo ejemplar de la edición dominical de The New York Times contiene más información de la que adquiría en toda su vida un europeo del siglo XVII [1]. Marshall McLuhan dijo que “cuanta más información haya que procesar menos se sabrá”. El Pentágono creó en 2002 el Departamento de Información Estratégica [2]. ¿Eso era un paso para el libre acceso a la información?, ¿para qué se creó?, ¿para informar? En absoluto, para enterrar la información buena que pudiera salir con la paja informativa, con el ruido. Antes para estas cosas se utilizaba la palabra propaganda, ahora esa palabra se ha desterrado, porque como todo el mundo hace propaganda, no hay ni un sólo sector al que le interese que circule ese vocablo. En 2009 se supo que la red de ferrocarriles alemanes había destinado 1'3 millones de euros a relaciones públicas ocultas, es decir, a colocar información positiva de la compañía en foros de internet. De modo que el problema no es de falta de transparencia informativa sino de sobredosis e intoxicación. Si los ciudadanos viesen en los presupuestos de un ministerio una cifra alta destinada a información pública no pensarían que se está satisfaciendo el derecho a la información, sino que se está derrochando en publicidad y relaciones públicas. La verdad es que no dedican recursos a informar de lo que queremos saber , sino a aplastarnos con lo que no necesitamos saber, o sencillamente no es la verdad de la información. La nueva censura Durante mucho tiempo hemos asociado dictadura o abuso de poder en lo relacionado con la información con censura. Consistía en la prohibición de difundir una determinada información. Es evidente que el problema de la información hoy no es la censura, en pocos países se impide difundir un determinado dato, un determinado hecho o una determinada opinión. Sin embargo sigue existiendo un importante déficit del derecho a la información. O dicho de otra manera, existen otras formas de censura. Analicemos dos símiles. Si estoy viviendo bajo un gobierno dictatorial que quiere impedir que me llegue la carta de un amigo procedente de fuera del país, este gobierno puede hacer lo tradicional de un sistema opresor: poner un policía a vigilar mi buzón de correos y cuando llegue la carta apropiársela e impedir que me llegue. O podría hacer otra cosa, encargar a sus agentes dejar todos los días quinientas cartas en mi buzón mezcladas con la que buena que llegue de mi amigo y que yo no la pueda diferenciar. De este modo habrán logrado igualmente obstaculizar la información entre nosotros dos. Otro símil es ese juego de niños en el que Pepito le quiere decir algo a Juanito y el resto de los amigos no quiere que Juanito se entere. Entonces, cuando Pepito va a decir algo, todos empiezan a gritar y a hablar al mismo tiempo. Como resultado Juanito no sabe lo que Pepito le quiere contar. Estaremos de acuerdo en que estos dos ejemplos gráficos y anecdóticos poseen la misma eficacia que un sistema de censura para evitar la transmisión de un mensaje. La idea que yo quiero transmitir es que existe una nueva forma de censura, diferente de la tradicional, pero igual de eficaz. Enterrar la verdad con la mentira o la información inútil. Si la impunidad de los medios les permite mentir sin asumir ninguna responsabilidad, lo harán constantemente, lo hacen, y el ciudadano no sabe diferenciar entre la verdad y la mentira, no sabe cuál es la verdad. O sea, igual que la censura de la dictadura. El derecho a la censura Seguimos hablando de censura. El derecho al libre acceso a la información de los ciudadanos debe consistir también en que podamos conocer las reclamaciones y aportaciones de una asociación ecologista, un sindicato, unos abogados de derechos humanos, etc. Es decir, voces críticas que tienen algo que decir. ¿Existen prohibiciones para que esas personas y colectivos puedan hacer sus denuncias? En la mayoría de los países no. Sin embargo, ¿quién tiene el poder para que esas voces lleguen a los ciudadanos? Evidentemente los medios de comunicación. Ellos ejercen no el derecho a la libertad de expresión, sino el derecho a la censura, en la medida en que deciden lo que vamos a conocer los ciudadanos y lo que no. Una democracia debe garantizar el derecho ciudadano a informar y ser informado, no puede quedar en manos de unas empresas de comunicación privadas sin participación democráticas, como sucede habitualmente. La cultura twitter y la cultura espectáculo Existen más amenazas al libre acceso a la información. La evolución del formato periodístico está cayendo en una terrible carrera de la simplificación, la frivolización, la espectacularidad y el sensacionalismo. Es lo que yo llamaría la cultura twitter y la cultura espectáculo. El pensamiento crítico, la información compleja necesita espacio y profundización, y los medios -con la ayuda de la carrera tecnológica- están operando en contra de esa complejidad. Una de las razones es la búsqueda desenfrenada de audiencias, imprescindibles para la supervivencia del medio. Otro ejemplo más de la perversión a la que el mercado está sometiendo al sistema informativo de nuestras democracias. Se venden audiencias En las democracias la opinión pública se ha revelado como un agente fundamental de poder por un lado y de consumo por otro. De modo que, por cualquiera de estas dos razones, ahora todos los sectores quieren ganarse su simpatía y aceptación. Para ello deben difundir informaciones positivas de las entidades, instituciones o productos que desean alcanzar una buena imagen en el ciudadano. O sea, más información -valiosa o no- con la que se nos bombardea. Ahora lo difícil es hacerse un hueco en el alud de comunicaciones. Un hueco en el escaparate del quiosco de prensa, un hueco en el noticiero de televisión, un hueco en el catálogo de libros, un hueco en el tiempo disponible del ciudadano para informarse. Hoy los que escribimos un libro, cuando se lo regalamos a un amigo, somos nosotros los que debemos agradecerle que dedique su tiempo a leerlo, no agradecernos él que se lo hayamos regalado. Como consecuencia de la sobredosis de información, ¿qué sucede entonces? Que la verdad no basta. Porque ahora sólo se oye al que grita, al que más insiste, al que más repite, al que tiene el megáfono más grande, al que paga para ocupar el escaparate del quiosco. El resultado de todo ello es que lo valioso ya no es la información, sino las audiencias. Lo que se cotiza no es la calidad de la información, sino las cifras de lectores o espectadores que tiene un medio. Eso provoca que ahora el poderoso es el medio. Puede condenar al silencio, o sea a la censura, a quien desee, ignorando sus pretensiones de difundir algo; y puede vender sus cifras millonarias de audiencias a quien quiera hacerles llegar una información. Una información no vale por lo que revela, sino por la ubicación que le dan los medios de información a la hora de difundirla. Y el acceso a una información no depende de ningún tipo de censura de quien la posea, sino de que la elijan o no los medios para difundirla. Los gabinetes de prensa y los departamentos de comunicación Mis primeros pasos en el periodismo fueron en la sección de Sucesos de un periódico madrileño. Como se pueden imaginar, entre nuestro trabajo estaba llamar a las fuerzas de seguridad cuando teníamos constancia de algún delito o accidente. Con mayor o menor éxito, el oficial al mando, a cualquier hora de cualquier día, te contaba lo que consideraba oportuno hacer público sobre lo sucedido. Un día crearon un gabinete de prensa. ¿Qué sucedió? Que ya ningún oficial ni agente ni policía te daba una sola información, todos te decían que llamaras mañana al gabinete de prensa. ¿Qué más hacía el gabinete de prensa? Nos bombardeaba con notas de prensa anunciando noticias como que desarticulaba una banda internacional de narcotraficantes porque habían detenido a un español y dos extranjeros de diferente nacionalidad vendiendo hachís en la Gran Vía madrileña. Pero si el asunto trataba de corrupción en la policía, un político implicado o cualquier otro tema delicado, el gabinete de prensa, la única vía de información, no decía nada. O todavía peor, te lo contaba en exclusiva si tú, la semana anterior, habías publicado a toda página el gran éxito de la desarticulación de la banda internacional. Ésta sólo es una anécdota, además de una sección relativamente poco importante del periodismo, pero el ejemplo es extensible a las políticas de acceso a la información por parte de las instituciones. Durante años se dijo que periodismo era publicar algo que alguien no quería que se supiese, pero hoy el 80 por ciento de las informaciones son inducidas, es decir, promovidas por alguien que tiene interés en que se digan. Debemos tener en cuenta que mientras nosotros aquí hablamos del libre acceso a la información lo que más hay son gabinetes de comunicación pensando en cómo conseguir que su información acceda a nosotros. El poder se ha dado cuenta de que lo inteligente no es ocultar la información que le afecta negativamente sino manejarla y enfocarla según sus intereses. Los silencios tienen un gran coste político para los gobiernos. A finales de julio se produjo un accidente de tren en China. El gobierno de Pekín rodeó el asunto de un tremendo secretismo que disparó la indignación popular [3]. Yo creo que los chinos tienen muchos motivos para quejarse de su gobierno, sin embargo, lo que más les molestó fue la falta de información de un accidente de tren. Durante la dictadura de Franco cayeron dos bombas nucleares de un avión estadounidense en la costa española. Cualquier dictadura habría optado por ocultar esa información. Sin embargo, por iniciativa de la esposa del embajador de Estados Unidos, este embajador y el ministro del Interior español se bañaron en esa playa delante de las cámaras de televisión para demostrar que no había peligro. En unos años en los que la dictadura franquista fusilaba a los disidentes hacían esto para ganarse a los ciudadanos. Aquí el gobierno estadounidense estaba dando una lección de estrategia y modernidad a la dictadura franquista y le enseñaba cómo una dictadura podía ser más eficaz con métodos adecuados para manejar a la opinión pública. Distribución de la ciudadanía Dijo Manuel Castells que el mundo está dividido entre los desinformados que sólo tienen imágenes, los sobreinformados, que es la mayor parte del planeta, que vive en el torbellino, y los informados, que seleccionan, ordenan y pueden pagar la información. Insisto, la mayoría de los ciudadanos son los del segundo grupo, los sobreinformados que tienen una empanada que no se aclaran. ¿En qué debe consistir entonces la reivindicación del libre acceso a la información? No puede consistir en mandar más información a ese grupo que ya está perdido. El problema ahora sería, recurriendo al refranero, cómo separar el grano de la paja. ¿Cómo ayudar al ciudadano en ese gran reto? ¿Cómo crear filtros que no sean censura? Ya hemos visto que la ausencia de filtros tiene un efecto desinformador igual de eficaz que la mayor de las censuras. El libre acceso a la información y los medios Durante décadas hemos asumido que los medios de comunicación eran los mediadores entre las instituciones y los ciudadanos. Un político, un ministro, el informe anual de un ministerio, los datos estadísticos de un gobierno, todo ello, se ponía -o se debía poner- a disposición de los medios, de la prensa, de los periodistas y éstos aplicaban unos criterios de selección y los difundían. El poder acumulado por los medios de comunicación, su estructura empresarial determinada por grandes grupos económicos, los intereses cruzados con emporios económicos, unido todo ello a los métodos cada vez más refinados y sutiles de manipulación y aplicación de intencionalidad en sus informaciones, ha provocado que estos medios se hayan convertido más en un elemento de deformación y de interceptación de la información que de difusores de ésta. O dicho de otra manera, los medios han pasado de ser unos facilitadores del libre acceso a la información a ser un obstáculo. Un discurso de diez minutos de un ministro no es reproducido por los medios, es deformado, desenfocado, recortado, titulado y contextualizado con intencionalidad muchas veces discutible. O incluso silenciado. Todo menos transmitido con rigurosidad. Veamos un ejemplo. El 10 de diciembre de 2008, el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comparecía ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso. El motivo era la difusión por el diario El País, diez días antes, de documentos oficiales calificados de alto secreto que demostraban que el gobierno español durante la época de José María Aznar conoció y aprobó que los vuelos clandestinos de la CIA con destino a Guantánamo utilizasen aeropuertos y espacio aéreo español. El 11 de diciembre los medios se hacían eco de la intervención oficial del ministro a partir, sólo y exclusivamente, del contenido de su discurso. Sin embargo, esas mismas palabras sirvieron para que los periódicos titulasen de esta forma tan dispar, en función de sus alineamientos políticos: En El País embestían contra Moratinos y contra Aznar: “Moratinos justifica la connivencia de Aznar con los vuelos a la prisión de Guantánamo” [4]. El diario Público, sólo contra Aznar: “El gobierno confirma que Aznar autorizó los vuelos a Guantánamo” [5]. Y ABC exculpaba a todos: “Moratinos proclama que los vuelos de Guantánamo nunca tocaron España” [6]. Es evidente que si los ciudadanos se hubieran dirigido a la página Web del ministerio español y hubieran leído la intervención del ministro [7] se habrían informado de forma mucho más rigurosa, sin tener que someterse a la decantación ideológica de cada periódico. Los medios, en esta ocasión, en lugar de facilitar la mediación entre gobernante y ciudadano, lo que hicieron fue interceptar la comunicación que permiten las nuevas tecnologías e incorporar ruido y sesgo a las palabras originales. Para trabajar y defender el libre acceso a la información, debemos definir quién nos lo impide, cuáles son los obstáculos, qué agentes operan para dificultar ese acceso. Antes era sencillo: el sector que poseía la información no la revelaba. La policía no facilitaba los datos de criminalidad para ocultar su fracaso en la persecución de la delincuencia, el gobierno no difundía las condiciones de contratación con las empresas privadas, el ejército ocultaba los accidentes en sus maniobras, los hospitales callaban las cifras de sus errores médicos, los servicios de seguridad manejaban decenas de acciones encubiertas secretas, los presupuestos de los diferentes ministerios se ocultaban y no se sabía el coste de las diferentes partidas... Todo eso en el ámbito de la información de las administraciones públicas. En el ámbito privado podemos también enumerar un largo listado de información de difícil acceso: denuncias de los consumidores sobre un producto, sueldos de los ejecutivos y directivos, condiciones laborales en esas empresas, comportamiento medioambiental en los lugares donde operan. Hoy el problema ya no es tanto si esa información es conocida o no. Yo sinceramente creo que es bastante conocida. Sabemos lo que cobran los directivos bancarios, existen observatorios que elaboran informes sobre las consecuencias medioambientales de las empresas energéticas, los sindicatos difunden información sobre abusos laborales. ¿Cuál es el problema entonces? El problema, como en otros tantos ámbitos, es el filtro al que se somete toda esa información antes de que llegue al ciudadano: los medios de comunicación. Si las empresas energéticas dedican millonarios fondos a la publicidad del medio, no se difundirán sus tropelías medioambientales; si el banco es accionista o acreedor no se publicarán los millonarios sueldos de sus ejecutivos, las denuncias de sus trabajadores o las sentencias judiciales en su contra que se produzcan. Obsérvese que estoy hablando de informaciones que quizás no sean secretas (los agresiones medioambientales estarán recogidas por grupos ecologistas, las denuncias laborales y sentencias serán públicas), pero no llegarán a la gran mayoría de la población gracias a la censura de los medios o el ruido mediático que las enterrará. Castigo al poder político, impunidad al mediático A pesar de la responsabilidad de los medios en las desinformaciones y censuras, pocas veces terminan pagando por ello. El sistema logra que sean los políticos las cabezas de turco que asuman el coste de operaciones de engaño que fueron tramadas en total connivencia con el poder mediático. En España tras los atentados del 11-M en la estación de trenes de Atocha en Madrid, el gobierno de Aznar puso en marcha una operación de mentira destinada a hacer creer a la población que el autor era ETA y que la masacre no tenía relación alguna con la decisión de nuestro gobierno de unirse a Bush en la invasión de Iraq. Eso sucedía unos días antes de las elecciones, la farsa fue poco a poco desvelada por las investigaciones policiales y la ciudadanía se indignó contra el gobierno, que terminó perdiendo las elecciones. Pero en la trama del intento del engaño también había medios de comunicación, que por cierto siguen insistiendo en la teoría de ETA. Ellos nunca son castigados. En mayo de 2008 tuvo una gran repercusión la presentación del libro [8] del ex portavoz de la Casa Blanca Scott McClellan en el que reconocía la manipulación a la que sometieron a los medios de comunicación. En su volumen McClellan acusa a los medios de haber fracasado en su función fiscalizadora y de “tragarse” la propaganda. Lo que aparenta ser un reconocimiento de culpa, si se observa bien, es toda una operación para eximir a los medios y a los periodistas. El objetivo es que aunque una administración estadounidense salga mal parada, el complejo mediático aparezca como víctima y no como cómplice. Saben que vendrá otra administración y otro gobierno diferente, pero los medios seguirán siendo los mismos y no es recomendable que su imagen quede dañada. Algo similar se hizo en enero de 2008. En aquella fecha se difundió un estudio de la organización "Integridad Pública" en el que se recopilaban nada menos que 935 declaraciones falsas realizadas por Bush y otros siete altos funcionarios de su gobierno en poco más de dos años [9]. Los medios fueron muy diligentes para publicar la noticia de Efe que recogía la investigación [10] porque les interesaba que el delito de la mentira se circunscribiera a la Administración Bush, olvidaban que si esas mentiras tuvieron tanta repercusión y efectividad es porque los medios las dieron por válidas y no cumplieron su función de recoger las voces de quienes denunciaban la falsedad. Al poner ahora en la picota a Bush y su entorno, los medios salen indemnes de la situación. Qué hacer Si al final nuestra reivindicación en lo referente al libre acceso a la información se va a limitar a exigir a nuestros gobiernos y administraciones públicas transparencia en sus datos, estadísticas, documentos, etc., creo que tendremos una oportunidad para mejorar nuestro sistema comunicacional. Por supuesto hay que exigir lo anterior, pero mucho más. Con mis argumentos anteriores he pretendido demostrar que esa transparencia informativa puede resultar inútil si tiene que enfrentarse al alud de información que nos abruma, si depende del filtro de grupos empresariales de comunicación que interceptan esos datos, si junto con la información veraz se puede difundir la mentira, si el mercado exige espectacularidad para conseguir audiencias y rentabilidad, si existen legiones de periodistas y gabinetes luchando para captar nuestra atención y desviarnos de lo esencial. Las nuevas tecnologías permiten una relación directa entre administración y ciudadanos. No hacen falta mediadores ni interceptores. La información pública no debe ofrecerse sólo a medios y periodistas, debe estar disponible para todos los ciudadanos, sin petición expresa. Debe darse carta de legitimidad a colectivos informativos no comerciales. Eso está desarrollado en América Latina, no en Europa. En una rueda de prensa del gobierno español o del Parlamento, no hay un solo periodista que no dependa empresarialmente de un grupo importante de comunicación o del Estado. En España se ha generado un debate importante en el que los periodistas denunciaban las ruedas de prensa en las que los políticos no permitían preguntas. Está bien que se critique eso, pero, ¿a quién denunciamos los ciudadanos cuando los periodistas no preguntan lo que muchos creemos que deben de preguntar? O lo preguntan y luego no se publica en el medio. Los diputados de la oposición hacen muchas preguntas al gobierno que luego no son difundidas por los medios, ¿acaso no son ahora los medios quienes censuran preguntas? Se trata de preguntas realizadas por representantes a quienes han votado cientos de miles de ciudadanos que nunca son conocidas por el público porque son censuradas por los medios de comunicación. ¿Y a quién denunciamos si un político minoritario convoca una rueda de prensa y los periodistas no van? No nos engañemos, tiene más poder de acceso a los ciudadanos un columnista del agrado de un grupo empresarial de comunicación que un ministro. Y eso no es precisamente un ejemplo de democracia. Resulta impresionante que hicieran falta cincuenta años del invento de la televisión para que TVE se planteara un programa que consistía en que decenas de ciudadanos corrientes elegidos al azar pudieran ir a un estudio de televisión y hacerle una pregunta en directo al presidente. Encima los derechos de ese programa eran de Francia, como si fuera muy complicado haber ideado eso. En junio de 2009 sucedió un hecho curioso en Brasil. La empresa semipública brasileña Petrobras, sometida a una campaña de acoso por los tres principales diarios privados del país, Folha de São Paulo, O Globo y O Estado de São Paulo, puso en marcha el blog titulado Hechos y datos, toda una revolución informativa que consistía en que la empresa publicaba todas las preguntas que le formulaban los periodistas y las respuestas a las mismas antes de que las utilizaran y publicaran los medios. Era el súmmum de la transparencia: el periodista podía preguntar lo que deseara sin ninguna limitación y el entrevistado (Petrobras) podía responder también sin ninguna limitación. Y ahí estaba el problema, que con el formato del blog el periodista perdía el control para cortar, rehacer, reestructurar, limitar y cualquier otro eufemismo periodístico para lo que no es otra cosa que manipular. La empresa dejó claro que con su iniciativa que lo que quería era que los medios de comunicación relataran fielmente las respuestas que daba a sus preguntas. Ahora, ese blog quedaría como testigo y prueba de cuál fue la respuesta textual de la empresa a la pregunta del periodista. Desde el principal grupo mediático brasileño, O Globo, embistieron con fiereza contra la iniciativa. El editorial del 9 de junio del diario del mismo nombre se tituló “Ataque a la prensa” , y afirmaba que Petrobras, con su blog, "ha herido a la Constitución". Entre los analistas consultados por el diario se encontraba Carlos Alberto di Franco, director del Instituto Internacional de Ciencias Sociales, quien consideró que el blog "no es ilegal, pero desde el punto de vista ético y de colaboración con los medios de comunicación, atropella el proceso informativo de forma inédita". Efectivamente, atropellaba un proceso informativo dominado de forma privilegiada por los medios de comunicación para, gracias a las nuevas tecnologías, abrir las ventanas informativas y permitir el contacto directo entre el emisor y el receptor de la información, sin negar el papel a los periodistas, pero sí eliminando su privilegio en el control del proceso. Un sacrilegio. El presidente de Petrobras, José Sérgio Gabrielli, tenía muy claro que se trataba de un ejercicio de "transparencia informativa" de la empresa. Afirmó que estaba convencido de que, con esta iniciativa, la petrolera "va a revolucionar el periodismo en Brasil" y piensa que pronto otras grandes empresas seguirán el camino de Petrobras. Gabrielli asegura que la empresa no comete ninguna ilegalidad publicando, antes de que las usen los medios, sus respuestas a los periodistas, ya que Petrobras "es la propietaria de sus informaciones" y puede usarlas como desee [11]. Desde el Estado, desde su sistema educativo y cultural se debe luchar por una formación que forme ciudadanos que comprendan la necesidad de la profundización y del análisis complejo frente a un modelo de entretenimiento comercial que opera para lograr ciudadanos simplistas y frívolos. Si el cine comercial de una ciudad emite películas de Hollywood de última generación, el Ayuntamiento desarrollará un videofórum sobre Bardem, Buñuel o cine neorrealista italiano, por poner un ejemplo. Si los escaparates de las librerías están copados por bestsellers impuestos por un sistema de marketing editorial, las bibliotecas públicas desarrollarán propuestas alternativas y clubs de lectura críticos. Puede parecer que esto no tiene relación con la información, pero sí la tiene porque nos estamos jugando la formación de ciudadanos críticos con pensamiento complejo y mentes superficiales alienadas por programas de telebasura y prensa rosa. De nada servirá poner en la página web de un ministerio y de un ayuntamiento las cifras de inversiones y presupuestos si nuestros ciudadanos sólo se han educado en leer prensa amarilla. Se trata de educar para que no triunfe el grito ni el mensaje simple, ni el espectacular ni el morboso. Desarrollar un marco legal que termine con la impunidad de la mentira y la manipulación. La Constitución española establece el derecho a recibir información veraz, pero no existe ninguna legislación que vele por la veracidad de las informaciones. Por información también debemos entender no lo que la empresa, institución o administración difunde o quiere difundir, sino lo que los ciudadanos quieren hacer público de esa institución. En España no se hacen públicas las quejas de los consumidores, quizás esas quejas poseen más verdad sobre una empresa de telefonía o de transportes que la que difunde la propia empresa y recogen diligentemente los medios donde ella inserta su publicidad. La dependencia del mercado por parte de las empresas de comunicación provoca que puedan ser cómplices de anunciantes (públicos o privados) en el ocultamiento de información: sentencias judiciales negativas, demandas de consumidores, quejas sindicales. De nuevo tenemos el mercado como elemento obstructor de la libre circulación de la información. Las administraciones deben evitar ceder al modelo imperante y evitar un discurso pobre, de titulares, demagógico a la hora de difundir sus informaciones oficiales. Por último no debemos confundir el acceso a la información con convertir la vida política de un país en un plató de televisión. La mitificación y sacralización de los medios de comunicación puede llevar a sociedades, grupos políticos y gobiernos a ignorar cualquier clave que no sea la del show televisivo. En los últimos años, el caso de Venezuela es emblemático como ejemplo de agresividad y politización de los medios de comunicación, pero también lo está siendo ahora sobre cómo la devoción hacia los medios está consiguiendo fagocitar toda la vida política, social y cultural del país. No es que se produzcan acontecimientos que se recogen en los medios, sino que el único acontecimiento es el contenido de dichos medios. El resultado es que, entre todos, están convirtiendo el país en un plató de televisión. Veamos algún ejemplo. En agosto de 2008 un político opositor, en respuesta a una supuesta agresión policial en el aeropuerto, inmediatamente convocó a los medios de comunicación para denunciar el maltrato policial. Desde el entorno gubernamental se respondió filtrando a los medios el vídeo recogido en las cámaras del aeropuerto donde quedaba constancia de que no se produjo agresión alguna. Nunca se supo nada más de la denuncia ante los jueces, ni del resultado de la investigación. Fue un combate de shows televisivos. En la noche del 10 de septiembre de 2008, un emblemático programa de la televisión pública venezolana (VTV) difundió unas conversaciones de exmilitares tramando un golpe de Estado que incluía el asesinato del presidente. Terminaban diciendo en pantalla -menos mal- que el vídeo se pondría a disposición de la Fiscalía General de la República para que se emprendiesen las investigaciones pertinentes al caso. De nuevo el show primero, como si fuese más importante difundir las imágenes del crimen que detener al criminal. El funcionamiento lógico de las instituciones debería haber sido que se investigaran esas grabaciones, se detuviese a los implicados y sólo después se convirtiese en una importante noticia. Pero la perversión mediática ha provocado que primero se emita en televisión una conspiración golpista, sin duda conocida por las autoridades puesto que se trata de un medio estatal, y se ponga después a disposición de jueces e investigadores. Lo mismo que se hacía en la película El show de Truman con la vida personal de un ciudadano, estamos haciendo ahora con la actualidad política de un país, convertirla en un estudio de televisión. Así, Venezuela deja de ser el país de las telenovelas para convertirse en el de los reality-shows. Las consecuencias pueden ser muy graves, las generaciones formadas en ese modelo llegarán a pensar que sólo sucede lo que aparece en televisión y que todo lo que sucede en la televisión es real, cuando precisamente ese es el formato mental que debemos combatir. Es necesario llamar la atención sobre el hecho de que la única trascendencia de hechos tan graves sea exclusivamente mediática, sin que haya consecuencias reales fuera de las televisiones. En muchos países, los grupos políticos opositores a gobiernos progresistas ya han comprobado que es más eficaz ejercer el enfrentamiento por la vía mediática que en clave de partido político. Así, han surgido medios de comunicación con más poder que los partidos políticos de la oposición. Más poder para imponer la agenda política, más impunidad para tergiversar la realidad y menos control económico y transparencia de las que deben cumplir las organizaciones políticas. Lo sucedido sólo se podría calificar de golpe de Estado puesto que se están desactivando las instituciones y la capacidad de los partidos para diseñar sus propias alternativas y críticas; y todo ello sin dejar hueco a la participación e iniciativa ciudadanas. Con esto último quiero lanzar la advertencia de que con el culto a la información no mitifiquemos a los medios, y consecuentemente el espectáculo y el show que ellos elaboran. Porque al final ellos desplazarán la realidad política como ya están haciendo con todas las otras. Notas: [1] Ramonet, Ignacio. Le Monde Diplomatique, 24-4-2001 [2] Del Pino, Javier. “Washington crea una oficina para mejorar su imagen en el extranjero”. El País, 31-7-2002. [3] " El accidente de tren mina la confianza en los líderes chinos ". El País, 1-8-2011 [4] El País 11-12-2008 [5] Público 11-12-2008 [6] ABC 11-12-2008 [7] Ver página del Ministerio de Asuntos Exteriores de España http://www.maec.es/es/MenuPpal/Actualidad/Declaracionesydiscursos/Paginas/comparecenciaministro20081210.aspx [8] What happened: Inside de Bush White House and Washington’s culture of deception (Lo que ocurrió: dentro de la Casa Blanca de Bush y la cultura del año en Washington) [9] Ver www.publicintegrity.org [10] Ver Público: http://www.publico.es/040456/bush/eeuu/irak/guerra/mentiras El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/01/24/internacional/1201138123.html 20 minutos: http://www.20minutos.es/noticia/338682/0/irak/mentiras/bush/ [11] Arias, Juan. “El polémico 'blog' de Petrobras”. El País. 10-6-2009 http://www.elpais.com/articulo/internacional Pascual Serrano es periodista. Sus últimos libros son ¿El mejor del los mundos? Un paseo crítico por lo que llaman “democracia” (Icaria) y Traficantes de información (Foca). Blog del autor: www.pascualserrano.net Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. rCR

GENOCIDIO INDIGENA

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ 12-10-2011 12 de octubre de 2011 519 años de genocidio y explotación Santi Amador En Lucha Como cada 12 de octubre se celebrará en el Estado español la denominada Fiesta Nacional de España o Día de la Hispanidad, en conmemoración del “descubrimiento” de América. Ni que decir tiene que intencionadamente y como muestra de una preponderancia colonial y opresora se omite que ni siquiera los procedentes de la Península Ibérica fueron los primeros seres humanos que pusieron un pie en América, ya que los primeros habitantes del continente llegaron a él a través del Estrecho de Bering procedentes de Siberia hace como mínimo unos 14.000 años y que ni siquiera fueron Colón y su tripulación los primeros hombre blancos que llegaron a esta tierra, pues alrededor del siglo X gentes procedentes del norte de Europa realizaron incursiones en este territorio. Pero de nuevo lo anterior se omitirá y se rendirá pleitesía por numerosas calles del Estado al ejército español, al Rey y a las altas autoridades del Estado, y los medios de comunicación harán su papel de hacer creer a la clase trabajadora que tenemos todos y todas los mismos intereses independientemente de la clase social a la pertenezcamos. Basta mirar los orígenes de esta “fiesta” para percatarnos de su verdadero carácter. Cierto es que desde el año 1918 alcanzó el rango de fiesta “nacional”, pero el auténtico ideólogo de la misma fue Ramiro de Maeztu, cuyas obras fueron fuente de inspiración para los falangistas, en la idea de su “España” únicamente católica y que había civilizado a los que ellos consideraban salvajes indígenas americanos. Durante el régimen fascista de Franco se siguió celebrando con entusiasmo esta fiesta chovinista y militarista. Después de la muerte del dictador y de la Transición, como tantas cosas del régimen anterior, su celebración se mantiene hasta nuestros días. Detrás de tanto entusiasmo “nacional” se ha querido ocultar todo el genocidio étnico, cultural y lingüístico que las orgullosas clases dominantes españolas han venido realizando desde el siglo XV hasta nuestros días. Entre 10 y 15 millones de seres humanos fueron transportados desde África al continente americano, sin contar las muertes durante las “cacerías” de personas y su transporte, en un proceso que acabó con la convivencia y fue el principio del subdesarrollo del continente negro. Asimismo, de los más de 20 millones (estimaciones a la baja) de nativos americanos anteriores a la llegada de los españoles y demás ocupantes coloniales del continente, se estima que en pocos siglos y debido la brutalidad de los ocupantes y la trasmisión de enfermedades desconocidas para la población nativa, la misma descendió al 3% de la original. Sólo en los últimos años, gobiernos progresistas como el de Bolivia o Venezuela han denunciado el racismo y la exclusión que sufrieron los primeros habitantes del continente y que dura hasta nuestros días y el colonialismo de la antigua metrópoli, perdurable en la actualidad a través de las actuación del grupo PRISA, Telefónica o el Banco Santander en diferentes países. Todo lo anterior fue absolutamente necesario para la génesis del sistema capitalista. El proceso denominado por Marx como “acumulación primitiva” que en los siglos XVI, XVII y XVIII permitió a través de la “liberación” del vasallaje de los campesinos, la Ruta de las Indias o colonización asiática o el genocidio americano mencionado anteriormente, fueron los cimientos (a través de la sangre y el sufrimiento de millones de seres humanos) para la edificación del capitalismo. Por otra parte se trata de ratificar y afirmar que existe un único país (su “España”) donde no hay cabida a que las naciones que componen el Estado español puedan decidir democráticamente si quieren seguir unidas a este Estado, como bien queda expuesto en la represión existente en Euskal Herria o los Països Catalans. Tras la victoria de Bildu en las últimas elecciones municipales en el País Vasco y el irremediable compromiso de la izquierda abertzale y ETA con mecanismos de participación política absolutamente pacíficos y democráticos, a pesar de la represión del Estado contra líderes históricos de la izquierda abertzale como Otegui o Usabiaga o contra la juventud independentista vasca; de nuevo este 12 de octubre las fuerzas políticas y mediáticas españolistas tratarán a través de su discurso único y excluyente de reafirmar el carácter antidemocrático del Estado español para las distintas naciones de su seno. Asimismo no podemos olvidar las convocatorias fascistas en diversas zonas de estado, “disfrazándose” en muchos casos (como la convocatoria en Sevilla) de actos en memoria de las víctimas del terrorismo (para ellos sólo existen las víctimas de la acciones de ETA), que no ocultan otra cosa que la exaltación racista e imperialista de su nación. Y hablando de disfraces, la lucha contra el fascismo se hace más necesaria que nunca en esta época de crisis, sobre todo en lugares como Catalunya, dónde Plataforma per Catalunya de Anglada con su discurso antiinmigrantes aspira a obtener representación parlamentaria en las elecciones generales que se celebrarán en el día del aniversario de la muerte de sus admirados Franco y Primo de Rivera, pretendiendo que el espíritu racista, militarista y excluyente del 12 de octubre (presente en el ADN de toda organización ultraderechista) llegue al Parlamento del Estado. Y por si fuera poco lo expuesto, la celebración apuesta y apoya gastos parasitarios, represivos y antidemocráticos como el ejército (teniendo en algunas ciudades como Jaén homenajes los días 7 y 8 de octubre a cuerpos como el de la Legión, famoso por su compromiso histórico con el régimen franquista y con los intereses de la clase dominante), la monarquía (mientras miles de profesores quedan despedidos en Madrid y en otros lugares de nuestro Estado o se expulsa a la gente de su casa porque no puede pagar el vampirismo de los bancos con un bien básico) y por unas élites dominantes que sostienen y apuestan por este sistema económico sometido periódicamente a crisis como la actual y una democracia incluso limitada para cualquier país capitalista. Por tanto para las clases populares del Estado español y de Latinoamérica no hay nada que celebrar y desde estas líneas animamos a todo el que pueda a sumarse a las marchas, concentraciones u actos contra este infame aniversario. Fuente: http://enlucha.org/site/?q=node/16433 rCR

INDIGNADOS en ITALIA

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ 13-10-2011 Italia: protestas en Roma, Bolonia, Milán, Nápoles, Florencia Indignados con el NEOLIBERALISMO Elena Llorente Página 12 La manifestación en la Banca d’Italia de Roma coincidió con la presencia del presidente de la República, Giorgio Napolitano, que participó en la sede del banco de una conferencia sobre la economía italiana junto al director Draghi. Con una mesa ante la sucursal de la Banca d’Italia en Nápoles, con mantel, platos, vasos y cubiertos para “comerse la crisis”, dijeron, los “indignados” napolitanos decidieron ayer protestar contra las medidas económico-financieras de los gobiernos europeos que, dicen, salvan a los bancos pero no a la gente. Poco después de mediodía se sentaron a comer un plato de spaghetti y levantaron carteles que decían “no cuenten con nosotros, éstos eran los últimos euros que teníamos”. La protesta de los indignados, que aunque tuvo su origen en España se ha difundido por todo el mundo desarrollado, y que desde que las protestas llegaron a Wall Street se ha focalizado sobre todo contra los bancos y la actividad financiera, continuó ayer en Roma, en Florencia, en Bolonia y en Milán. Para el sábado está prevista una manifestación a nivel mundial de los indignados de la que participarán también los de Gran Bretaña que han prometido ocupar la sede de la Bolsa y la City de Londres, donde se concentra la actividad financiera del país. Ayer, en Roma, fue organizada una manifestación que intentó llegar, sin conseguirlo, a la sede principal de la Banca d’Italia, el banco central italiano, ubicada en la conocida Via Nazionale. Docenas de policías rodeaban la zona, impidiendo que los manifestantes se acercaran. Muchos de ellos llevaban máscaras con la cara del actual director del banco, Mario Draghi, y se llamaban a sí mismos “draghi ribelli”, es decir “dragones rebeldes”. De modo provocador, los jóvenes pegaban las caras de Draghi en los camiones de la policía pero sin que esto produjera hechos violentos. La manifestación se hizo coincidir con la presencia del presidente de la República, Giorgio Napolitano, que participó en la sede del banco de una conferencia sobre la economía italiana junto al director Draghi, quien, por lo demás, a partir de enero tendrá a su cargo nada menos que el Banco Central Europeo. Pero mientras las calles del país arden de manifestantes enfurecidos, el gobierno presidido por Silvio Berlusconi trata de armar una táctica para conseguir un nuevo voto de confianza en el Parlamento. El martes, en efecto, en una votación que muchos berlusconianos daban por descontada sobre el Balance del Estado 2010, el gobierno no consiguió la mayoría obteniendo sobre el importante artículo uno, 290 votos a favor, exactamente la misma cantidad de votos en contra que le disparó la oposición. Berlusconi, dicen algunos, se puso blanco mientras los gritos de triunfo estallaban en los bancos de la oposición. El balance, en consecuencia, no fue aprobado y, aunque la oposición sostiene que en normales circunstancias ese hecho habría provocado la inmediata renuncia del gobierno, Berlusconi busca al parecer reformarlo para hacerlo aprobar de alguna manera. La votación de las distintas partes del balance había sido difícil durante todo el día. Pero el gobierno no se esperaba ese resultado final y dice que los votos que faltaban –más de 20– se debía a que algunas de esas personas estaban de viaje o cumpliendo con otras misiones. Pero a muchos les surgió la duda, es decir si en realidad Berlusconi sigue contando con la mayoría parlamentaria que requiere la Constitución para seguir en el gobierno o no. A esa duda había contribuido también durante toda la semana pasada la presencia, cada vez más contundente, de un grupo opositor a Berlusconi dentro del Pueblo de la Libertad, su partido. Liderado por el ex ministro Claudio Scajola, el grupo sostenía que o bien se lanzaba un plan económico de reactivación rápido y seguro –plan que se está prometiendo desde agosto– o Berlusconi debía renunciar. Il Cavaliere quiso hablar personalmente con Scajola y lo invitó a almorzar. El resultado fue que el ex ministro habló luego de un Berlusconi 2. Es decir, por ese juego de piezas que se intercambian para que todo en el fondo quede igual, contemplado por la Constitución italiana, Berlusconi podría presentar su renuncia al presidente de la República pero, si sigue teniendo la mayoría en el Parlamento, podría él mismo formar un nuevo gobierno, cambiando sin embargo algunos ministros. Y entonces podría pagar el pato el ministro de Economía, Giulio Tremonti, con el que Berlusconi no tiene mucho feeling... pero esto por ahora es pura fantasía. Habrá que esperar el discurso que Berlusconi hará el jueves por la mañana ante la Cámara de Diputados. Si plantea el voto de confianza, la votación podría realizarse el jueves por la tarde o el viernes y entonces se aclarará el misterio. Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-178793-2011-10-13.html

INDIGNADOS NORTEAMERICANOS

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ SALVEMOS AL PUEBLO TRABAJADOR 13-10-2011 Frenar a Wall Street Bernie Sanders Sin Permiso Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón El movimiento de protesta conocido como "Ocupad Wall Street" ha tocado una fibra sensible. Las metas de los manifestantes pueden parecer vagas, pero sus agravios son bien reales. Si nuestro país quiere salir de esta horrorosa recesión y crear los millones de puestos de trabajo que necesita desesperadamente si vamos a crear un futuro estable financieramente, debemos mirar de frente a Wall Street y exigir reformas fundamentales. Espero que quienes protestan nos proporcionen la chispa que encienda el proceso. Lo cierto es que millones de norteamericanos perdieron su empleo, su vivienda y sus ahorros de toda una vida debido a la codicia, a la temeridad y al proceder ilegal de Wall Street. Hasta el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, reconoció cuando le interrogué esta semana en una audiencia del comité económico conjunto que Wall Street "corría demasiados riesgos". Bernanke declaró también que los manifestantes consideran "con cierta justificación" responsable al sector financiero de "embrollarnos en este desbarajuste", y añadió: "Y no les culpo por ello". Los manifestantes y los millones de americanos que les entienden comprenden que la cosa pinta a favor de Wall Street, debido al extraordinario peso económico y político de los grandes bancos. Lo creamos o no, las seis mayores instituciones financieras del país (Bank of America, CitiGroup, JP Morgan Chase, Wells Fargo, Morgan Stanley y Goldman Sachs) han acumulado activos equivalentes a más del 60% de nuestro producto interior bruto. Los cuatro mayores bancos emiten dos tercios de todas las tarjetas de crédito y la mitad de todas las hipotecas, y guardan casi el 40% de todos los depósitos bancarios. Lo que es increíble es que, después de que hayamos rescatado a los bancos leviatanes que eran "demasiado grandes como para caer", tres de esos cuatro son hoy mayores incluso de lo que eran antes de la crisis financiera. No sólo gozan estas instituciones financieras de un inmenso poder sino que su opulencia les convierte en una fuerza política extremadamente potente. Entre 1998 y 2008, con el fin de alcanzar su meta de revocar la Ley Glass-Steagall y otras formas de regulación financiera, gastaron más de 5.000 millones de dólares en labores de cabildeo y aportaciones a campañas electorales. También gastaron centenares de millones para aguar el proyecto de ley de reforma Dodd-Frank del año pasado. Después de que se aprobara la ley, se gastaron cientos de millones más en revocar disposiciones y aligerar reglamentaciones. No cejan nunca jamás. ¿Qué hacemos a partir de ahora? ¿Cómo convertimos el entusiasmo de los que protestan en resultados concretos? Para empezar, deberíamos deshacer las instituciones financieras mastodónticas. Dejadas a sus propios medios, los banqueros de Wall Street seguirán jugándose el dinero de los demás. Tarde o temprano, cuando se tuerzan sus envites, volverán al Congreso pidiendo ser rescatados de nuevo. ¿Por qué no cortar esto de raíz? Existe, por ende, un argumento económico sólido en contra de que haya demasiado pocos que poseen más que demasiado. La idea de que las seis gigantescas instituciones financieras puedan ejercer un control tan enorme sobre la economía debería aterrorizar a cualquiera que crea en un sistema de mercado libre y competitivo. Buenos presidentes republicanos como William Howard Taft y Teddy Roosevelt deshicieron Standard Oil, los "trusts" del ferrocarril y otros monopolios hace un siglo. Es hora de acabar ya con la oligarquía financiera que tan destructiva ha sido para nuestra economía. Si un banco es demasiado grande como para venirse abajo, es que es demasiado grande para existir. La reforma de Wall Street también debe enfrentarse a la poderosa y hermética Reserva Federal. Una auditoría de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (Government Accountability Office) que yo solicité descubrió que el banco central proporcionó 16 billones de dólares en préstamos rotativos a bajo interés a todas las instituciones financieras de envergadura de este país, a corporaciones multinacionales y a algunas de las personas más acaudaladas del planeta. La Fed ayudó incluso a rescatar a otros bancos centrales del mundo. Cuando Wall Street estaba a punto de derrumbarse, la Fed actuó con audacia. Hoy, con la clase media cayendo en picado, la Fed debe actuar con la misma energía. El desempleo real está por encima del 16%. La renta media familiar ha caído en unos 3.600 dólares en la pasada década. 46 millones de norteamericanos, cifra inédita, viven en la pobreza. El abismo entre los muy ricos y todos los demás, el mayor registrado en ningún país, sigue haciéndose más grande. De acuerdo con disposiciones de urgencia que ya están recogidas en ley, la Reserva Federal tiene autoridad para suministrar préstamos a bajo interés a pequeñas empresas privadas de capital, para que puedan crear los millones de empleos que nuestra economía necesita, y debería actuar en consecuencia. La Fed también tiene autoridad para conseguir que los emisores de tarjetas de crédito dejen de estafar a los consumidores con comisiones disparatadas y tipos de interés de hasta el 30% y más. Durante una recesión, sobre todo, la gente trabajadora hace uso de sus tarjetas de crédito para poder estirar sus nóminas con el fin de cubrir sus necesidades básicas. .La usura ha sido de siempre considerada pecado a los ojos de todas las grandes religiones. Debería constituir delito. La Reserva Federal tiene autoridad para limitar tasas de interés y comisiones, y es lo que debería hacer. Los manifestantes de "Ocupad Wall Street" encienden una luz que ilumina uno de los problemas más graves a los que se enfrentan los Estados Unidos, la codicia, la temeridad y el poder de Wall Street. Es hora ya de que el presidente y el Congreso sigan esa luz...y actúen. El futuro de nuestra economía está en juego. Bernie Sanders , figura legendaria de la izquierda norteamericana, es el único senador socialista y el independiente más veterano de la alta cámara del Congreso estadounidense (a cuyo comité presupuestario pertenece) en representación por el estado de Vermont. Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4484

lunes, 10 de octubre de 2011

POR UN CAMBIO POSITIVO

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡ CRISIS del NEO LIBERALISMO GLOBAL 08-10-2011 La causa subyacente del colapso financiero es la creciente desigualdad; la solución son fuertes gastos gubernamentales Para curar la economía Joseph E Stiglitz Al-Jazeera Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens Mientras persiste la crisis económica que comenzó en 2007, la pregunta en la mente de todo el mundo es obvia: ¿Por qué? Si no comprendemos bien las causas de la crisis, no podemos implementar una estrategia efectiva de recuperación. Y, hasta ahora, no tienen lugar ni lo uno ni lo otro. Nos dicen que fue una crisis financiera, de modo que los gobiernos a ambos lados del Atlántico se concentraron en los bancos. Se presentaron programas de estímulo como si fueran un paliativo temporario, necesario para cerrar la brecha hasta que se recuperara el sector financiero y se reanudaran los préstamos privados. Pero, aunque la rentabilidad y las bonificaciones de los bancos han vuelto, los préstamos no se han recuperado, a pesar de tasas de interés récord a largo y corto plazo. Los bancos afirman que los préstamos siguen limitados por una falta de prestatarios dignos de crédito, debido a la economía enferma. Y datos clave indican que tienen razón aunque sea solo en parte. Después de todo, las grandes empresas poseen unos pocos billones (millones de millones) de dólares en efectivo, de modo que lo que les impide invertir y contratar no es el dinero. Algunas, tal vez muchas, pequeñas empresas están, sin embargo, en una posición muy diferente: faltas de fondos no pueden crecer, y muchas se ven obligadas a contraerse. A pesar de todo, la inversión general en los negocios –excluyendo la construcción– ha vuelto a un 10% del PIB (de un 10,6% antes de la crisis). Con tanto exceso de capacidad en el sector inmobiliario, la confianza no se recuperará en un futuro previsible al nivel previo a la crisis, no importa lo que se haga en el sector bancario. La inexcusable temeridad del sector financiero, que obtuvo rienda suelta gracias a una desregulación insensata, fue el factor obvio que precipitó la crisis. El legado de capacidad inmobiliaria excesiva y de grupos familiares sobre-endeudados dificulta aún más la recuperación. La paja que rompió la espalda del camello Pero la economía estaba muy enferma antes de la crisis; la burbuja de la vivienda simplemente ocultó sus debilidades. Sin un consumo apoyado por la burbuja, habría habido una falta masiva de demanda agregada. En su lugar, la tasa de ahorro personal cayó a 1%, y el 80% inferior de los estadounidenses estaba gastando, cada año, aproximadamente un 110% de sus ingresos. Incluso si se reparase totalmente el sector financiero, e incluso si esos despilfarradores estadounidenses no hubieran aprendido una lección sobre la importancia del ahorro, su consumo se limitaría al 100% de sus ingresos. Por lo tanto cualquiera que hable del “retorno” del consumidor, incluso después del desapalancamiento, vive en un mundo de fantasía. El arreglo del sector financiero fue necesario para la recuperación económica, pero lejos de ser suficiente. Para comprender lo que hay que hacer, tenemos que comprender los problemas de la economía antes del inicio de la crisis. Primero, EE.UU. y el mundo fueron víctimas de su propio éxito. Los rápidos aumentos de la productividad en la manufactura habían superado el crecimiento en la demanda, lo que significó la disminución del empleo en la manufactura. La mano de obra tuvo que pasar a los servicios. El problema es análogo a lo que se produjo al principio del Siglo XX, cuando el rápido crecimiento de la productividad en la agricultura obligó a la mano de obra a irse de las áreas rurales a centros urbanos de manufactura. Con una disminución de los ingresos de las granjas en exceso de un 50% de 1929 a 1932, se podría haber previsto una migración masiva. Pero los trabajadores estaban “atrapados” en el sector rural: No tenían los recursos para desplazarse, y la disminución de sus ingresos debilitó tanto la demanda agregada que el desempleo urbano en la manufactura aumentó considerablemente. Para EE.UU. y Europa, la necesidad de que la mano de obra abandonara la manufactura se complicó con el cambio en la ventaja comparativa: no solo la cantidad de puestos de trabajo en la manufactura es limitada globalmente, sino una parte más pequeña de esos puestos serán locales. La globalización ha sido uno, pero solo uno, de los factores que han contribuido al segundo problema clave, la creciente desigualdad. La transferencia del ingreso de los que lo gastarían a los que no lo harán disminuye la demanda agregada. Al mismo tiempo, el aumento de los precios de la energía transfirió poder de compra de EE.UU. y Europa a los exportadores de petróleo, quienes, reconociendo la volatilidad de los precios de la energía, ahorraron correctamente gran parte de esos ingresos. El problema final que contribuyó a la debilidad en la demanda agregada global fue la masiva acumulación de reservas en divisas extranjeras de los mercados emergentes, motivada en parte por la mala administración de la crisis del Este de Asia de 1997-1998 por el Fondo Monetario Internacional y el Tesoro de EE.UU. Los países reconocieron que, sin reservas, se arriesgaban perder su soberanía económica. Muchos dijeron: “Nunca más”. Pero, mientras la acumulación de reservas, actualmente unos 7,6 billones de dólares, en las economías emergentes y en desarrollo las protegió, el dinero depositado en reservas no se gastó. ¿Dónde estamos actualmente en la tarea de encarar esos problemas subyacentes? Para comenzar por el último, esos países que acumularon grandes reservas fueron capaces de capear mejor la crisis económica, de modo que el incentivo de acumular reservas es aún más fuerte. De la misma manera, mientras los banqueros han recuperados sus bonificaciones, los trabajadores ven que sus salarios se erosionan y sus horas de trabajo disminuyen, ampliando aún más la brecha en los ingresos. Además, EE.UU. no se ha liberado de su dependencia del petróleo. Con precios del petróleo que han vuelto a sobrepasar los 100 dólares por barril este verano –y siguen altos– el dinero se transfiere otra vez a los países exportadores de petróleo. Y la transformación estructural de las economías avanzadas, implicada por la necesidad de sacar a la mano de obra de las ramas manufactureras tradicionales, ocurre con mucha lentitud. El gobierno juega un papel central en el financiamiento de los servicios que la gente necesita, como la educación y la atención sanitaria. Y la educación y capacitación financiadas por el gobierno, serán particularmente críticas en la restauración de la competitividad en Europa y EE.UU. Pero ambos han elegido la austeridad fiscal, asegurando prácticamente que las transiciones de sus economías serán lentas. La prescripción para lo que sufre la economía global proviene directamente del diagnóstico: Fuertes gastos gubernamentales, que apunten a facilitar la reestructuración, la promoción de la conservación de energía, y la reducción de la desigualdad, y una reforma del sistema financiero global que cree una alternativa a la acumulación de reservas. En última instancia, los dirigentes del mundo –y los votantes que los eligen– llegarán a reconocerlo. A medida que las perspectivas de crecimiento se sigan debilitando, no tendrán otra alternativa. ¿Pero cuánto dolor tendremos que soportar hasta entonces? Joseph E. Stiglitz es profesor de la Universidad de Columbia y premio Nobel de Economía, y autor de Freefall: Free Markets and the Sinking of the Global Economy. Este artículo fue publicado primero en Project Syndicate. Fuente: http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/2011/10/2011104111133888567.html

¿SE TERMINO LA INDIFERENCIA en EEUU ?

INDIGNADOS en EEUU 09-10-2011 Declaración de principios de la ocupación de la Ciudad de Nueva York Rebelión El presente documento ha sido consensuado por la Asamblea General de NYC con fecha del 29 de septiembre de 2011 En estos momentos en los que nos reunimos solidariamente para expresar un sentimiento de injusticia generalizada, no debemos perder de vista lo que nos ha unido. Escribimos estas palabras para que todos aquellos que se sientan agraviados por los poderes corporativos del mundo sepan que nosotros también estamos a su lado. Como un solo ser, unidos, nos encontramos ante una realidad en la que el futuro de la especie humana depende de la cooperación de sus miembros; en la que nuestro sistema debe proteger nuestros derechos y, en caso de que el sistema se corrompa, queda en manos de las personas proteger sus propios derechos y los de sus vecinos; en la que un gobierno democrático deriva su competencia legítima de su pueblo, pero las corporaciones no piden permiso para expoliar la riqueza de la gente o de la Tierra; y en la que no es posible una democracia real, cuando el proceso depende de los poderes económicos. Apelamos a ustedes en un momento en el que las corporaciones, que ponen por encima el beneficio a las personas, sus propios intereses a la justicia, y la opresión a la igualdad, son las que manejan nuestros gobiernos. Nos hemos reunido aquí pacíficamente, pues es nuestro derecho, para que se conozcan estos hechos. Las corporaciones se han quedado con nuestras casas mediante procesos ilegales de ejecución hipotecaria, a pesar de no contar con la hipoteca original. Con total impunidad, se han quedado con los rescates provenientes del dinero de los contribuyentes, al mismo tiempo que continúan concediéndoles exorbitantes primas a sus directivos. Han perpetuado la desigualdad y la discriminación en el entorno laboral en función de la edad, el color de la piel, el sexo, la identidad de género y la orientación sexual. Han emponzoñado las reservas alimenticias por su negligencia, y han minado el sistema agrario mediante el monopolio. Han sacado provecho de la tortura, la reclusión y el trato cruel de innumerables animales, y se han puesto de acuerdo para ocultar dichas prácticas. Han tratado constantemente de despojar a sus empleados de sus derechos a la hora de negociar un aumento de sueldo o unas condiciones laborales más seguras. Han esclavizado a los estudiantes con decenas de miles de dólares en deudas para recibir una educación que es, en sí misma, un derecho fundamental de los seres humanos. Han externalizado sistemáticamente la mano de obra y empleado dicha externalización como medida de presión para recortar la asistencia sanitaria y el sueldo de los trabajadores. Han manipulado a los tribunales para obtener los mismos derechos que las personas, sin que recaiga sobre ellas ningún tipo de culpabilidad o responsabilidad. Han despilfarrado millones de dólares en equipos de asesoramiento jurídico para encontrar el modo de librarse de contratos de cara a las coberturas sanitarias. Han comerciado con nuestra privacidad como si fuera una materia prima más. Han empleado las fuerzas militares y policiales para impedir la libertad de prensa. Se han negado deliberadamente a retirar del mercado productos defectuosos que ponían en peligro vidas, únicamente en pro de su beneficio. Son las que establecen las políticas económicas, a pesar de los fracasos catastróficos que dichas políticas han producido y continúan produciendo. Han donado grandes sumas de dinero a los políticos, que son los responsables de dictar las normas que las regulan. Continúan bloqueando formas alternativas de energía para que sigamos dependiendo del petróleo. Continúan bloqueando los medicamentos genéricos que podrían salvar vidas o proporcionar una útil ayuda, únicamente con la intención de proteger sus inversiones que ya han producido sustanciosos beneficios. Han ocultado deliberadamente derrames de petróleo, accidentes, fallos en la contabilidad e ingredientes inactivos, solamente en pro de su beneficio. Han mantenido deliberadamente a la gente desinformada y con miedo, mediante su control de los medios de comunicación. Han celebrado contratos privados para acabar con la vida de presos, incluso cuando se habían presentado dudas legítimas sobre la culpabilidad de los mismos. Han perpetuado el colonialismo tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Han participado en actos de tortura y en el asesinato de civiles inocentes en el extranjero. Continúan creando armas de destrucción masiva para ganar contratas con el gobierno.* A la gente de todo el mundo: Nosotros, la Asamblea General de la Ciudad de Nueva York que ocupa Wall Street en Liberty Square, les instamos a que reivindiquen su poder. Ejerzan su derecho a reunirse pacíficamente; a ocupar el espacio público; a crear un proceso para gestionar los problemas a los que nos enfrentamos; y a generar soluciones accesibles para todos. A todas las comunidades que entren en acción y formen grupos inspirados en la democracia directa, les ofrecemos apoyo, documentación y todos los recursos que tenemos a nuestra disposición. ¡Únanse a nosotros para que su voz también se oiga! *Esta enumeración de agravios no es cerrada ni está completa. Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. rCR

¿DESPIERTA EL PUEBLO de EEUU?

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡




INDIGNADOS en EEUU
    10-10-2011 



¡Ocupad Wall Street!
Lo más importante del mundo es nuestro movimiento


Naomi Klein
The Nation/ICH


Traducido para Rebelión por Germán Leyens




Tuve el honor deque me invitaran a hablar en Ocupad Wall Street el jueves por la noche. Ya que la megafonía está (lamentablemente) prohibida y todo lo que dije tuvieron que repetirlo cientos de personas para que otros lo pudieran oír (es decir “un micrófono humano”), lo que realmente dije en la Plaza de la Libertad tuvo que ser muy breve. Por ello, lo que sigue, es una versión más larga, completa, del discurso.

Os amo.

Y no lo dije solo para que cientos de vosotros griten “te amamos” de vuelta, aunque obviamente es una posibilidad adicional del micrófono humano. Decid a los demás lo que quieres que te digan a ti, solo que más fuerte.

Ayer, uno de los oradores en el mitin de los trabajadores dijo: “Nos encontramos los unos a los otros”. Ese sentimiento captura la belleza de lo que se está creando aquí. Un espacio totalmente abierto (así como una idea tan grande que no se puede contener en ningún espacio) para toda la gente que quiere un mundo mejor para encontrarse los unos con los otros. Estamos tan agradecidos.

Si hay una cosa que yo sé es que el 1% adora las crisis. Cuando la gente se deja llevar por el pánico, está desesperada y nadie parece saber qué hacer, es el momento ideal para que las corporaciones impongan su lista de deseos de políticas favorables: privatizar la educación y la seguridad social, recortar los servicios públicos, librarse de las últimas restricciones al poder corporativo. En medio de la crisis económica, es lo que está pasando en todo el mundo.

Y sólo hay una cosa que puede bloquear esta táctica, y por suerte, es algo muy grande: El 99%. Y ese 99% está saliendo a las calles, de Madison a Madrid, para decir “No. No pagaremos vuestra crisis”.

La consigna comenzó en Italia en 2008. Repercutió en Grecia, Francia e Irlanda y finalmente ha llegado al kilómetro cuadrado en el que comenzó la crisis.

“¿Por qué están protestando?” preguntan los eruditos perplejos en la televisión. Mientras tanto el resto del mundo pregunta: “¿Qué hizo que tardaran tanto?” “Nos hemos estado preguntando cuándo ibais a mostrar la cara”. Y sobre todo: “Bienvenidos”.

Mucha gente ha hecho paralelos entre ¡Ocupad Wall Street! y las llamadas protestas contra la globalización que atrajeron la atención del mundo en Seattle en 1999. Fue la última vez que un movimiento descentralizado, global, encabezado por la juventud, apuntó directamente al poder corporativo. Y estoy orgullosa de haber formado parte de lo que llamamos “el movimiento de movimientos”.

Pero también hay diferencias importantes. Por ejemplo, escogimos cumbres como nuestros objetivos: la Organización Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el G8. Las cumbres son pasajeras por naturaleza, solo duran una semana. Eso también nos hizo ser pasajeros. Aparecíamos, llegábamos a los titulares del mundo y luego desaparecíamos. Y en el frenesí de hiperpatriotismo y militarismo que vinieron después de los ataques del 11-S, fue fácil hacernos desaparecer completamente, por lo menos en Estados Unidos.

¡Ocupad Wall Street!, por otra parte, ha elegido un objetivo fijo. Y no habéis fijado una fecha final a vuestra presencia aquí. Es sabio. Solo si os quedáis podéis echar raíces. Es crucial. Es un hecho de la edad de la información que demasiados movimientos aparecen como hermosas flores pero mueren rápidamente. Es porque no tienen raíces. Y no tienen planes a largo plazo de cómo se van a mantener. Por lo tanto, cuando llegan las tormentas, son arrastrados por la corriente.

Ser horizontal y profundamente democrático es maravilloso. Pero esos principios son compatibles con la dura tarea de construir estructuras e instituciones suficientemente robustas para resistir las tormentas del futuro. Tengo mucha fe en que esto ocurra.

Otra cosa que este movimiento hace bien: Os habéis comprometido con la no violencia. Os habéis negado a regalar a los medios las imágenes de ventanas rotas y luchas callejeras que ansían con tanta desesperación. Y esa tremenda disciplina ha significado que, una y otra vez, la historia ha sido la escandalosa y no provocada brutalidad policial. De la que vimos aún más anoche. Mientras tanto, el apoyo a este movimiento crece cada vez más. Más sabiduría.

Pero la mayor diferencia con hace una década es que en 1999 enfrentábamos al capitalismo en el clímax de un frenético auge económico. El desempleo era bajo, los portafolios de acciones se inflaban. Los medios estaban ebrios de dinero fácil. En aquel entonces todo tenía que ver con puestas en marcha, no con cierres.

Señalamos que la desregulación detrás del frenesí tenía un precio. Era dañina para los estándares laborales. Era dañina para los estándares medioambientales. Las corporaciones se convertían en más poderosas que los gobiernos y eso es dañino para nuestras democracias. Pero, para ser honesta, durante la buena racha era difícil enfrentarse a un sistema económico basado en la codicia, por lo menos en los países ricos.

Diez años después, parece que ya no hay países ricos. Solo un montón de gente rica. Gente que se enriqueció saqueando la riqueza pública y agotando los recursos naturales de todo el mundo.

Lo importante es que hoy todos pueden ver que el sistema es profundamente injusto y que pierde el control. La codicia ilimitada ha arruinado la economía global. Y también está arruinando el mundo natural. Estamos agotando las reservas de pesca, contaminando el agua con fracturación y perforaciones en aguas profundas, volviéndonos hacia las formas más sucias de energía del planeta, como las arenas petroleras de Alberta. Y la atmósfera no puede absorber la cantidad de carbono que estamos descargando, creando un calentamiento peligroso. La nueva norma son los desastres en serie: económicos y ecológicos.

Son los hechos sobre el terreno. Son tan flagrantes, tan obvios, que es mucho más fácil encontrar una conexión con el público de lo que era en 1999; construir rápidamente el movimiento.

Todos sabemos, o por lo menos sentimos, que el mundo está cabeza abajo: actuamos como si no hubiera fin para lo que realmente es finito, combustibles fósiles y el espacio atmosférico para absorber sus emisiones. Y actuamos como si existieran límites estrictos e inconmovibles para lo que en realidad existe en abundancia, los recursos financieros para construir el tipo de sociedad que necesitamos.

La tarea de nuestros tiempos es invertir esta tendencia: cuestionar esa falsa escasez. Insistir en que podemos permitirnos la construcción de una sociedad decente, inclusiva, mientras al mismo tiempo respetamos los límites reales de lo que puede aguantar la tierra.

Lo que significa el cambio climático es que tenemos un plazo. Esta vez nuestro movimiento no se puede distraer, dividirse, apagarse o dejarse barrer por los eventos. Esta vez tenemos que tener éxito. Y no hablo de regular los bancos o aumentar los impuestos a los ricos, aunque es importante.

Hablo de cambiar los valores subyacentes que gobiernan nuestra sociedad. Es difícil de ajustar a una sola demanda fácil para los medios, y también cuesta imaginar cómo hacerlo. Pero no es menos urgente por que sea difícil.

Es lo que veo que sucede en esta plaza. En la forma en que os alimentáis, en cómo os animáis unos a otros compartiendo libremente la información y suministrando atención sanitaria, clases de meditación y capacitación en empoderamiento. Mi letrero favorito de este lugar dice “Eres importante”. En una cultura que entrena a la gente para que evite la mirada del otro, para decir “que se mueran”, es una declaración profundamente radical.

Unos pocos pensamientos para terminar. En esta gran lucha, hay algunas cosas que no importan:

Lo que llevamos puesto.
Si alzamos nuestros puños o hacemos señales por la paz.
Si podemos ajustar nuestros sueños de un mundo mejor a una señal de audio.
Y hay algunas cosas que importan:

Nuestra valentía.
Nuestra actitud moral.
Cómo nos tratamos unos a otros.
Hemos buscado el enfrentamiento con las fuerzas económicas y políticas más poderosas del planeta. Da miedo. Y a medida que este movimiento crezca cada vez más fuerte, se hará más temible. Siempre hay que ser consciente de que existirá una tentación de pasar a objetivos más pequeños, como, digamos, la persona sentada junto a ti en esta reunión. Después de todo, es una batalla que es más fácil de ganar.

No hay que ceder a la tentación. No digo que no podamos hablar sobre nuestras debilidades personales. Pero esta vez tratémonos como si tuviéramos la intención de trabajar codo con codo en la lucha durante muchos, muchos años. Porque la tarea que tenemos por delante no exigirá nada menos.

Tratemos este hermoso movimiento como la cosa más importante del mundo. Porque lo es. Realmente lo es.

Nota del editor: El discurso de Naomi también apareció en el Wall Street Journal Ocupado.

Naomi Klein es una periodista galardonada, columnista publicada en numerosos periódicos y autora del éxito de ventas internacional del New York Times, La doctrina del shock: El auge del capitalismo del desastre (septiembre de 2007); y de un éxito de ventas internacional anterior: No logo: El poder de las marcas; y de la colección: Vallas y Ventanas: Despachos desde las trincheras del debate sobre la globalización (2002). Lea más en Naomiklein.org. La puede seguir en Twitter: @naomiaklein

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article29332.htm

rCR







Envía esta noticia
Compartir esta noticia: