VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



sábado, 27 de diciembre de 2008

¿Que va a pasar con el petroleo?

Fiestas negras .
El petróleo y la OPEP entraron en "recesión". ¿Qué va a pasar con el crudo?

EFE, 26-Diciembre-08
Los precios del barril de petróleo se desplomaron esta semana a su nivel más bajo en 4 años en momentos en que la crisis recesiva mundial reduce considerablemente la demanda de energía a nivel global. El barril de crudo cotizaba este miércoles a US$ 38 y las proyecciones estiman su piso inmediato por debajo de los US$ 30, lo que ya está generando un proceso de deflación mundial con caída del comercio internacional de importación y exportación. De esta manera, el colapso del oro negro -junto con la caída de los precios de las materias primas- se convierte en un detonante central de la crisis recesiva estructural que se proyecta desde las potencias centrales a los países "emergentes" y "subdesarrollados" de la periferia.
Informe especialIAR Noticias /
La ecuación es clara: Si se caen los precio del crudo y de los commodities, se caen los ingresos de los países exportadores de materias primas (de la periferia), los que a su vez achican sus presupuestos y comercios de importación, impactando inmediatamente en una reducción del comercio de exportación manufacturera industrial (de las potencias centrales).
Este es el punto central que ilustra el papel central del petróleo (y consecuentemente de las materias primas) sobre el proceso recesivo mundial que devino como consecuencia de la crisis financiera con epicentro en EEUU y la Unión Europea.
Como efecto inmediato: El derrumbe de los precios del crudo ya está produciendo un descalabro en las economías de los países productores, principalmente en Irán, Rusia y Venezuela, cuyos ingresos se articulan a partir del petróleo y la energía.
Pero el oro negro no está solo en su caída:
EEUU está en recesión, Europa está en recesión, Asia está en recesión, América Latina está en recesión, no hay ningún número macroeconómico a nivel global que no esté en rojo.
Las primeras diez economías del mundo (un 85% del PBI mundial) están en crisis, y hay deflación mundial y caída de ventas en el comercio exportador e importador.
La crisis financiera ya devino en crisis estructural: Desapareció el crédito, se extingue el consumo, y en un conjunto de países ya hay estanflación (suba de precios con baja de producción y ventas).
Tanto en los países centrales como en los periféricos y emergentes hay una oleada generalizada y latente (todavía contenida) de despidos masivos que cuando explote va a paralizar los países con huelgas y estallidos sociales.
Desde las finanzas, los servicios, las tecnológicas, la publicidad, los medios de comunicación hasta la industria automotriz, pasando por la informática, ningún sector parece quedar a salvo del proceso recesivo que sobreviene como consecuencia de la crisis recesiva-financiera importada de los países centrales.
A ese cuadro de pesadilla ahora se suma un proceso de deflación mundial impulsado por el derrumbe de los precios del petróleo y de la materias primas que repercute en una caída de las ventas en el mercado internacional.
El planeta (globalizado y nivelado por el sistema capitalista "único") ya está aquejado de los mismos síntomas: Derrumbe de los precios del petróleo y de las materias primas (deflación de los precios internacionales), devaluación de las monedas y revaluación imparable del dólar, colapso financiero con quiebra de bancos, crisis crediticia con achicamiento del consumo, suba de precios de los alimentos y la energía y primeras oleadas de despidos masivos en EEUU y las potencias centrales.
A este situación se suma la debacle de los países productores de petróleo agrupados en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).
Con el petróleo cotizando por debajo de los US$ 40, este miércoles los países miembros de la OPEP, se reúnen en Orán, Argelia, para tratar de acordar un nuevo recorte de la producción orientado a subir el precio, mientras la entidad financiera estadounidense Goldman Sachs, proyectaba en un informe que el barril de petróleo podría caer por debajo los US$ 30.
El martes, el barril de crudo de Texas se depreció un 2,3 por ciento y finalizó a US$ 38,98 en Nueva York después de confirmarse la contracción de la economía de EEUU en el tercer trimestre del año.
Este miércoles, el petróleo bajaba y se acercaba a los US$ 38 por barril, ante la expectativa de que una recesión mundial que se agrava reduzca aún más la demanda por energía.
Según The Wall Street Journal, muchos ejecutivos de la industria y corredores anticipan una caída más pronunciada que dejaría los precios en torno a los US$ 30 el barril, antes de que los recortes en el suministro vuelvan a impulsar los precios, quizás bien entrado el próximo año.
Los analistas de Merrill Lynch, por su parte, anticiparon en noviembre que el precio del petróleo puede caer por debajo de los US$ 25 por barril si la recesión que está golpeando la demanda de crudo en todo el mundo se extiende también a China.
Los grandes países productores de petróleo están sumamente preocupados porque la crisis de crédito global y la caída en los precios del petróleo comienzan a obligar a sus gobiernos a reducir los presupuestos y a retrasar proyectos.
El mercado petrolero fue marcado en 2008 primero por la escalada meteórica de los precios, hasta casi US$ 150 del barril, antes de una caída brutal y sin precedentes, por debajo de los US$35, la semana pasada.Con la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, en septiembre, y el estallido de la crisis financiera, esta lógica se invierte. Huyendo ahora de la deflación, los inversores dan la espalda al petróleo, además dominados por una necesidad urgente de liquidez.
La caída en la demanda de petróleo en EEUU y Europa este año ha sido un factor significativo en la reducción de los precios en más de 50% frente a su auge de mediados del año.La Agencia Internacional de Energía (AIE) sostuvo que "se extiende la debilidad de la demanda en la mayoría de los países de la OCDE", la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que incluye entre sus miembros a los 30 países más industrializados. Paralelamente, el consumo de carburantes empieza a caer en los países industrializados, y los estadounidenses, principales consumidores de oro negro del mundo, dejan sus vehículos de potentes cilindradas en el garaje.Los temores a que los días de abundancia estén por terminar son más fuertes en Rusia, Irán y Venezuela, cuyos gobiernos han caído en una dependencia de los ingresos del petróleo para fortalecer sus economías, que sin ese aporte serían inestables.
Los ministros de la OPEP, en la reunión en Argelia del miércoles, intentan un mayor recorte de la producción hasta el momento, en un intento por controlar el colapso de los precios del petróleo.Miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Rusia y otros productores quieren frenar un derrumbe de más de un 70 por ciento de los precios del petróleo desde julio, ahora cuando el crudo estadounidense opera a poco menos de US$ 40 por barril.La implosión del mercado de petróleo reduce las ganancias de los exportadores y provoca grandes déficits de presupuesto.
En este contexto, los principales países exportadores de gas, entre ellos Rusia, Irán y Venezuela ( que lo son a su vez de petróleo), finalizaron la creación de una nueva organización con el objetivo de coordinar sus políticas. Su sede permanente estará en Qatar, señalaron los asistentes al Foro para los Países Exportadores de Gas (FPEG) que se está llevando a cabo en Moscú con representantes de 16 países. La FPEG era hasta ahora un grupo informal pero la adopción de estatutos, anunciada este martes, hizo que algunos analistas volvieran a expresar su preocupación de que lo que se esté creando sea una especie de OPEP del gas., según el corresponsal de la BBC, James Rodgers.
El nuevo grupo surge en momentos en que el poder de la OPEP parece declinar. La semana pasada, la organización realizó su recorte de producción más grande de la historia: 2,2 millones de barriles diarios. Aun así, la medida no logró detener la caída del precio del crudo. Las comparaciones que se trazan entre el foro gasífero y la OPEP llegan cuando Europa ya se encuentra nerviosa por su dependencia de Rusia.
Esas preocupaciones se reforzaron esta semana cuando Gazprom amenazó con cortar los envíos de gas a Ucrania debido a una deuda pendiente, y les advirtió a los clientes europeos que la disputa también podría poner en peligro sus entregas, la mayoría de las cuales pasan por Ucrania.
La advertencia trajo recuerdos de enero de 2006, cuando Gazprom le cerró la llave de paso a Ucrania, afectando la provisión de gas a Europa occidental.
Los ministros de Energía que asistieron a la reunión en Moscú afirmaron que su objetivo era estabilizar los precios y monitorear el mercado del gas.
Algunos países que consumen gas temen que el grupo busque darse a sí mismo un formato similar al de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y que como ésta, intentaría manipular los precios imponiendo cuotas de producción.
Los temores por la caída en los precios del gas y la débil demanda afloraron rápidamente y representantes de los países dijeron que Rusia debería haber sacrificado parte de su propia producción de petróleo para apoyar la promesa de su presidente, Dimitry Medvedev, de apoyar las reducciones de suministro de la OPEP.
Los críticos del Kremlin señalaron que una importante forma de ayudar a los precios del gas es levantar el valor del petróleo. “Necesitamos corregir la situación del mercado de petróleo y así reparar la situación del mercado de gas”, indicó a los ministros el más alto funcionario de petróleo libio, Shokri Ghanem.
Por su parte, Rusia, que también es el segundo exportador mundial de crudo, ha dicho que está considerando todas las opciones, incluyendo unirse a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para defender sus intereses nacionales.
Pero el colapso de los precios del crudo no solamente ya actúa como un detonante central de la crisis recesiva global, sino que además produce una diáspora divisionista en el seno de la OPEP.
Con la probable incorporación de Rusia se estaría configurando una "OPEP paralela" definida por el eje Rusia-Irán-Venezuela, que actualizaría, en el actual contexto, la "guerra fría" por el control de la energía entre Washington y Moscú. Esta disputa va a adquirir relevancia estratégica fundamental en el marco de la crisis recesiva global en el 2009.
En resumen, el colapso de los precios del crudo no solamente ya actúa como un detonante central de crisis recesiva global, sino que además produce una diáspora divisionista en el seno de la OPEP.
A su vez, la "OPEP paralela" impulsada por el eje Rusia-Irán-Venezuela, reconfigura la "guerra fría" por el control de la energía entre Washington y Moscú que va a adquirir relevancia estratégica fundamental en el marco de la crisis recesiva global en el 2009.
En suma, el colapso del oro negro (junto con sus conflictos conexos) y la desocupación masiva (producto de la recesión) ya se han convertido en los detonantes centrales de la crisis social cuyo desenlace asoma en el calendario del 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina