VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



viernes, 6 de mayo de 2011

LA CUARTA GUERRA MUNDIAL: EEUU y la OTAN CONTRA LOS NACIONALISTAS ARABES POR EL PETROLEO...

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡


LA CUARTA GUERRA MUNDIAL : EEUU y la OTAN CONTRA LOS NACIONALISTAS ARABES….POR EL PETROLEO....


La muerte de Osama bin Laden fue una "ejecución", dice Michael Moore
Por Agencia EFE – hace 2 horas

Washington, 5 may (EFE).- El cineasta Michael Moore denunció hoy que la muerte del líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, en una operación de las fuerzas especiales de Estados Unidos, fue una "ejecución" y lamentó las celebraciones que hubo en EE.UU.

"No creo que Jesús fuera a la 'zona cero' con botellas de champán como hizo mucha gente el domingo" para celebrar la muerte de Bin Laden, dijo Moore, conocido por documentales críticos con la política de Washington como "Bowling for Columbine" y "Farenheit 9/11".

"Creo que es algo bueno que Osama bin Laden no esté, pero celebrar la muerte va más allá de los principios con los que he crecido en una familia católica irlandesa", agregó en una entrevista con la cadena CNN.

Moore hacía referencia a las celebraciones espontáneas que surgieron el domingo por la noche tras conocerse la noticia en Washington, en torno a la Casa Blanca, y en Nueva York, alrededor de la "zona cero", donde Al Qaeda atentó contra las torres gemelas, en los que murieron 2.000 personas.

"Fue un momento muy fuerte emocionalmente, pero también vi cómo había afectados que acudieron allí, pero no lo vieron como un día positivo, las personas que perdieron a su gente estaban afectadas", señaló.

El controvertido cineasta señaló que tenía sentimientos encontrados sobre la muerte de Bin Laden. "Creo que todo el mundo está contento de que no va a hacer daño a ninguna otra persona en este planeta", pero consideró que "hay diferencias entre el júbilo y la alegría y celebrar la muerte".

Para Moore, Bin Laden fue "ejecutado" y recriminó a las autoridades que no lo reconozcan en público. "La versión ha cambiado varias veces en cuatro días (...) si era su intención matarlo ¿por qué no lo dicen?"

No obstante, Moore se mostró optimista respecto al futuro y señaló que este puede ser un punto de inflexión para Estados Unidos. "Es una gran oportunidad para empezar una nueva era", dijo.

Moore apoyó la decisión del presidente estadounidense, Barack Obama, de no publicar las fotografías de la muerte del líder de Al Qaeda, y considero "grotesco" que la gente quiera verlas.

"No quiero verlo, creo al presidente y es suficiente. En este país tenemos pena de muerte y no publicamos las fotos ni televisamos la ejecución y todo el mundo cree que la ejecución se ha hecho", dijo.

"Hay testigos y en esta ejecución también ha habido testigos que han hablado con miembros del Congreso y es más que suficiente", señaló.

Ante el reproche del presentador Piers Morgan, que le preguntó dónde había dejado su escepticismo, señaló que Obama "se ha ganado la confianza de la mayoría de los estadounidenses con sus políticas, las decisiones que ha tomado" y en estos dos años que ha estado en el poder "ha dicho la verdad".

"Es diferente cuando anuncias que hay armas de destrucción masiva en un país cuando hay gente de los servicios de inteligencia que trata de decirte lo contrario y llevas al país a una guerra", dijo en referencia al guerra de Irak, que autorizó en su momento el hoy ex presidente republicano George W. Bush.

"Así vas a recibir mi escepticismo y el de la mayoría del país", aseguró el cineasta.

En cuanto a las promesas incumplidas de Obama, como el cierre del centro de detención para sospechosos de terrorismo en Guantánamo (Cuba), señaló que "no lo ha hecho todavía". "A muchos nos gustaría que lo hubiera hecho ya, pero no quiere decir que no lo vaya a hacer".

© EFE 2011. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.
ABC
A la CIA le lleva diez años cazar a Bin Laden
El cuerpo de Osama Bin Laden ha sido lanzado al mar después de que muriera en Pakistán en una operación de la CIA. EE.UU. no difundirá imágenes del cadáver para no alentar a los terroristas. Al Qaida ha asegurado en un comunicado que habrá represalias por el fallecimiento de su líder
anna grau / nueva york
Día 03/05/2011 - AFP
Policías en el metro de Nueva York Diez años de caza sin piedad, sin cuartel y sin éxito acabaron este domingo de manera emocionante y espectacular. Por fin Estados Unidos y la CIA habían logrado echarle el guante a Osama Bin Laden. ¿Ha sido un éxito, ha sido buena suerte, ha sido casualidad? ¿Pero cómo se llega hasta aquí y por qué no se ha llegado antes?

Como nos dice Dennis Pluchinsky, antiguo analista de inteligencia del Departamento de Estado y actual asesor de lucha antiterrorista para la CIA, el FBI y el Pentágono, “cada mes que ha transcurrido desde el 11-S sin atrapar a Bin Laden era un fracaso de la inteligencia norteamericana”, a la que la brutal emergencia de Al Qaida en su propio territorio pilló evidentemente con el pie cambiado.

Claro que en este tipo de apuestas la carga de la suerte siempre está muy desequilibrada a favor del terrorista. Pluchinsky cita de memoria un comunicado del IRA que, después de un atentado fallido contra la entonces primera ministra británica Margaret Thatcher, se jactó de que “a nosotros nos basta con tener suerte una vez, vosotros necesitáis tener suerte siempre”. Pero incluso la suerte de Bin Laden ha tocado a su fin.

«Necesitábamos actuar más como Sherlock Holmes»En parte eso se debe, coinciden todos los expertos consultados por este periódico, a que los espías norteamericanos y sobre todo sus jefes han aprendido de algunos clamorosos errores del pasado reciente. Se acabó lo de dar crédito a cualquiera, lo de sacar los cañones sin mirar qué hay delante o lo de intervenir ilegalmente millones de comunicaciones en el mundo para luego no tener agentes capaces de entender el idioma de las personas espiadas. “Para cazar a Bin Laden necesitábamos actuar más como Sherlock Holmes y menos como James Bond”, concluye Mark Riebling, autor de una monumental historia comparada de la CIA y el FBI.
Otro estudioso de la CIA, Tim Weiner, coincide en que la localización del hombre más buscado del mundo fue por fin posible gracias a “un trabajo detectivesco a la antigua usanza, con más factor humano que alta tecnología, con soldados y espías siguiendo el rastro de un correo de Bin Laden durante años, y encontrando por fin la pista”.

Pakistán desconocía la operación
Para otro día queda la inquietante reflexión de que el líder de Al Qaida se ocultaba en un país teóricamente aliado como es Paquistán, pero al que en ningún momento se informó del operativo en marcha. En la Casa Blanca lo justifican por razones de extrema seguridad, subrayando que incluso en Estados Unidos sólo un selectísimo puñado de personas estaba al corriente. Pero queda en pie el incómodo hecho de que Washington no puede, ni confiar en los paquistaníes, ni prescindir de ellos. En esa parte del mundo pasan demasiadas cosas a tener en cuenta.

Se ocultaba en una verdadera fortaleza. Pluchinsky destaca la sangre fría y la paciencia como una cualidad fundamental de esta operación, que permitió entrar en la boca del lobo y salir de ella con cero bajas norteamericanas, y eso que Bin Laden se ocultaba en una verdadera fortaleza, rodeada de empalizadas y alambre de espino y toda clase de medidas de seguridad. La importancia de los recursos desplegados contrastaba con la ausencia de teléfono e Internet, uno de los indicios de que en aquel edificio ocurría algo fuera de lo normal.
Todos coinciden que esa incomunicación con el mundo exterior era uno de los precios que Bin Laden tenía que pagar por no caer en las manos de Estados Unidos después del 11-S. Lo cual le convertía en la cabeza más simbólica que pensante de Al Qaida, en una especie de superguru espiritual distanciado en la práctica del mando operativo.

Según la consultora americana privada de inteligencia Stratfor, dirigida por George Friedman, ya hace tiempo que el peligro real no es Bin Laden ni su Al Qaida tradicional sino las “franquicias” de la marca en la Península Arábiga y en el Magreb, organizaciones inspiradas por Bin Laden pero con independencia orgánica. Una de ellas fue la que cometió los atentados del 11-M en Madrid. A día de hoy constituyen una mayor amenaza las bases integristas descabezadas y los llamados “lobos solitarios”, individuos que sucumben al hechizo de la yihad con poca o ninguna ayuda del terrorismo profesional organizado. Este tipo de personajes pueden actuar en cualquier momento en cualquier país y además son muy difíciles de prever, porque casi no hay estructura que rastrear. Se les detecta cuando actúan.

«Difícil nunca significa imposible».
Cuando el todavía director de la CIA, Leon Panetta, advierte de que hay que esperar algún tipo de “venganza” de Al Qaida por la muerte de Bin Laden, se refiere más a ataques aislados y fulminantes que a nuevas masacres a gran escala tipo 11-S o 11-M. Eso cada vez es más difícil en el enrarecido y desconfiado mundo de hoy. Claro que difícil nunca significa imposible, y además si algo ha demostrado este tipo de terrorismo es su capaz de mutar como el camaleón.
“Pero últimamente el mismo Bin Laden trataba de cubrir sus objetivos por vías alternativas a la violencia, por ejemplo apoyando las revueltas para hacer caer al gobierno de Egipto”, reflexiona Tim Weiner. Antes de llevarse las manos a la cabeza, que Al Qaida intente salir “ganando” con un cambio de régimen en El Cairo no significa necesariamente que lo consiga. No parece casualidad que las pistas para encontrar a Bin Laden hayan encajado precisamente ahora, en plena “primavera árabe”, después de años de inopia y de fracasos de la CIA.

¿Fue la CIA quien entró?
Pero, ¿fue la CIA quién entró en la guarida del terrorista? El gobierno de Estados Unidos se muestra reacio a concretar si los tripulantes de los dos helicópteros que lanzaron el asalto –una misión potencialmente suicida, o por lo menos muy peligrosa- eran soldados, eran espías, o de todo un poco. Las fronteras entre ambas cosas tienden a difuminarse y más que lo harán cuando el general David Petraeus pase a dirigir la central de inteligencia, cada vez menos un servicio secreto civil y más una organización paramilitar. Como en los viejos tiempos de la Office of Strategic Services de la Segunda Guerra Mundial, cuyo jefe, Wild Bill Donovan, gustaba de ir al frente siempre que podía y hasta consiguió desembarcar en Normandía desafiando las estrictas órdenes en contra de la Casa Blanca y del Pentágono.

Son tiempos de cambio en la comunidad de inteligencia norteamericana, inmersa en un relevo de liderazgos y estrategias. ¿Sabrán aprovechar el balón de oxígeno, confianza y propaganda que les presta la caída de Bin Laden? Hay que ver lo que dan de sí los documentos y ordenadores incautados en la fortaleza paquistaní. Y aunque una Al Qaida sin Bin Laden sea operativamente la misma en el día a día, borrar del mapa la mente que urdió la masacre del 11-S tiene un valor emocional enorme, sobre todo dentro de Estados Unidos. Fuera, no tanto. Pluchinsky advierte de que para los yihadistas de todo el mundo, su adorado líder ha muerto “como un mártir”, enfrentándose fusil en mano al enemigo. Más que experimentar un sentimiento de derrota, pueden enardecerse con su ejemplo.

En este sentido Pluchinsky considera un error de Obama haber salido a dar personalmente la noticia: “Estados Unidos infló el personaje y la importancia de Osama Bin Laden en vida, y lo vuelve a hacer después de muerto”. Es posible que el experto en inteligencia tenga razón, pero, ¿quién no comprende al presidente de Estados Unidos? Política y humanamente era algo irresistible.

La victoria tiene «un precio»
En cualquier caso toda la comunidad de inteligencia norteamericana está preparada para pagar “un precio” por esta victoria. La controvertida decisión de arrojar el cuerpo de Bin Laden al mar, invocando extrañas interpretaciones de la «sharia», apenas vela el miedo a que cualquier sitio de la tierra en que se le diera sepultura se convierta automáticamente en un imán de extremistas.

¿Ganará Bin Laden batallas después de muerto?
 Mark Riebling considera que la parte de “suerte” de este “gran éxito de la inteligencia americana” es sobre todo que haya coincidido en el tiempo con la ofensiva de primavera de los talibán en Afganistán, que según lo anunciado empieza precisamente hoy.

“Por primera vez en mucho tiempo hemos roto la iniciativa del enemigo, nos estamos moviendo más rápido que él”, razona el experto, que espera que Estados Unidos aproveche el impulso para descargar nuevos ataques contra objetivos de Al Qaida en Paquistán y sobre todo en Yemen.

“Cuando has roto el gran nudo de una red tienes entre doce y veinticuatro horas para romper los nudos medianos y pequeños antes de que se reconfiguren”, advierte. En el largo plazo, concluye, la lucha evolucionará hacia “operaciones de las fuerzas especiales y ataques con drones en refugios terroristas a través de Asia Central y Oriente Medio”. La guerra continúa.

 --------------------------


Alegria en los aliados a EEUU
      

Los aliados de Estados Unidos recibieron hoy con alivio y satisfacción la noticia de la muerte del jefe de Al Qaeda Osama bin Laden, ocurrida el domingo en un ataque estadounidense en Paquistán, aunque advirtieron que no significa el fin de la amenaza terrorista en el mundo.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, felicitó al presidente estadounidense Barack Obama y agregó que la Alianza proseguirá su misión en Afganistán "para asegurar que no vuelva a ser un paraíso para los terroristas y los extremistas, sino que pueda desarrollarse en paz y seguridad".

El primer ministro paquistaní, Yusuf Gilani, dijo que la muerte de Bin Laden es “una gran victoria" y felicitó a Estados Unidos por el éxito del operativo, dijo Geo News.

"No permitiremos que nadie use nuestro territorio para actos de terrorismo, y por esto pienso que la muerte del jefe histórico de Al Qaeda es un gran éxito", dijo.

La eliminación de Osama bin Laden es "muy importante" y los talibanes afganos "deberían aprender la lección", afirmó hoy el presidente de Afganistán, Hamid Karzai.

Por su parte, Arabia Saudita dijo confiar en que la muerte de Bin Laden "ayude en la lucha contra el terrorismo" y "ponga fin a los pensamientos desviados" sobre el fenómeno, informó una nota de la agencia de Estado.


En el mismo sentido, fuentes israelíes y palestinas manifestaron satisfacción por la desaparición de Bin Laden, cuya muerte "es una buena noticia para el proceso de paz", según declaró el vocero de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Ghassan Khatib.


La eliminación de Bin Laden representa "una victoria de la justicia, la libertad y los valores comunes en los países democráticos que han luchado juntos contra el terrorismo", destacó el premier israelí, Benjamin Netanyahu, en un mensaje de felicitación al pueblo de Estados Unidos.

En Europa también hubo alivio y advertencias, como en Londres, donde el ministro de Exteriores británico, William Hague, dijo que "sería un equivocado pensar" que se han resuelto una serie de problemas del mundo". La muerte de Bin Laden constituye "un gran alivio para el mundo", pero no significa "el final de la amenaza del terrorismo", afirmó hoy el premier británico, David Cameron.


También para el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, la muerte del ex líder de Al Qaeda es "un evento fundamental en la lucha mundial contra el terrorismo".


La muerte de Bin Laden representa un "golpe importante contra el terrorismo internacional", dijo hoy la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, aunque había advertido en un comunicado que la amenaza terrorista continúa.


En el mismo sentido, el canciller italiano Franco Frattini dijo que la muerte de Osama bin Laden representa una gran "victoria del bien contra el mal".


A su vez, un comunicado del gobierno ruso dijo que "ningún terrorista logra escapar a la venganza". "Solo la lucha conjunta contra el terrorismo global puede llevar a resultados", precisó el comunicado del Kremlin, que destacó que "Rusia está lista a aumentar la cooperación" en este frente.


Por su parte el Vaticano reaccionó afirmando que "frente a la muerte de un hombre, un cristiano no se alegra nunca, pero reflexiona sobre las graves responsabilidades de cada uno frente a Dios y a los hombres".


En la vereda de enfrente, la organización fundamentalista islámica Hamas lamentó la muerte de “un combatiente de la Guerra Santa musulmana”. El jefe del gobierno de Hamas en la Franja de Gaza, Ismail Haniyeh, condenó la muerte del saudita y la calificó como un crimen de Estados Unidos.

Haniyeh  agregó que su muerte se debe considerar "un asesinato", según informó la agencia italiana de noticias Ansa.

“Nosotros vemos a este episodio como la prosecución de la política de Estados Unidos basada en la opresión y el derramamiento de sangre de musulmanes y de árabes", agregó Haniyeh en una reunión con la prensa.

En el mismo sentido se expresó el gobierno venezolano, que condenó las celebraciones producidas tras la muerte de Bin Laden. El vicepresidente, Elías Jaua, dijo a la televisora estatal que “no deja de sorprender cómo se ha naturalizado el crimen y el asesinato, y cómo se celebra''.

Al criticar a Estados Unidos, el vicepresidente dijo que “para el imperio ya no hay otra salida, la salida política, la salida diplomática quedaron atrás. Aquí lo único que impera es el asesinato''.



Fuente: Agencias

Obama: “El mundo es un lugar más seguro tras las muerte de Bin Laden”
02/05/11 - 13:47

El presidente estadounidense volvió a referirse a la muerte del terrorista. Esta madrugada anunció cómo un grupo de élite norteamericano se enfrentó a tiros con el líder de Al Qaeda en una mansión al norte de Pakistán.


Imágenes Videos  
El presidente Barack Obama en el Salón Este de la Casa Blanca en Washington. (AP)


Las incógnitas que deja la muerte de Bin Laden. Por Gustavo Sierra.


Osama bin Laden, Obama .
A pocas horas de haber anunciado la muerte del terrorista más buscado por Estados Unidos, el presidente norteamericano, Barack Obama, habló nuevamente hoy sobre esta noticia que conmocionó al mundo y aseguró que ahora “el mundo es un lugar más seguro”.



Obama también elogió a la gente que se reunió espontáneamente frente a la Casa Blanca y en Nueva York para celebrar la muerte de Bin Laden. Dijo que esos gestos encarnan el verdadero espíritu y el patriotismo de Estados Unidos.



El mandatario aprovechó a hablar sobre la captura del terrorista durante la entrega de la medalla al honor de forma póstuma a dos soldados estadounidenses que combatieron en la guerra de Corea.



Esta madrugada, de manera inesperada, Obama anunció la muerte del terrorista más buscado: “Estoy en condiciones de anunciar a los estadounidenses y al mundo que Estados Unidos lideró una operación que mató a Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda, un terrorista responsable del asesinato de miles de hombres, mujeres y niños inocentes”, declaró el presidente desde la Casa Blanca.



El mandatario agregó que él ordenó a las fuerzas armadas de su país lanzar una operación secreta contra un complejo en Pakistán, siguiendo una pista que emergió en agosto pasado y que llevó meses confirmar.



Luego de casi diez años de búsqueda infructuosa en Afganistán, Bin Laden fue ubicado en la localidad de Abottabad, en el norte de Pakistán, a unos 60 kms. de Islamabad. Según altos funcionarios estadounidenses que pidieron mantener el anonimato, otras cuatro personas murieron en el operativo. Dos de ellos trabajaban como correos para Bin Laden y otro podría ser un hijo adulto del líder terrorista. Además, murió una mujer que “fue utilizada como escudo por un combatiente varón”.



Según estas fuentes, la residencia donde se escondía el terrorista contaba con “extraordinarias medidas físicas” de seguridad: altos muros, espacios interiores amurallados, un acceso restringido por tres puertas de seguridad y muy pocas ventanas. Pero carecía de teléfono y de conexión a Internet.



El rastro de Bin Laden fue hallado a través de uno de sus correos personales, de los pocos “en quienes confiaba”. Hace unos cuatro años, los servicios de inteligencia lograron identificar a esta persona y dos años atrás consiguieron “identificar áreas en Pakistán” donde actuaba.



Finalmente, en agosto, localizaron la residencia donde ayer fue ultimado Bin Laden y que estaba a nombre de este correo personal.



Obama dio la orden de lanzar el operativo el viernes, tras varias reuniones con su equipo de seguridad nacional desde marzo.



El equipo estadounidense llegó hasta la residencia de Bin Laden en helicóptero. La operación duró unos 45 minutos.



Responsables de inteligencia de Pakistán también confirmaron la muerte de Bin Laden, al que EE.UU. siempre consideró responsable de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono, que dejaron cerca de 3.000 muertos.



Bin Laden escapó de las tropas de EE.UU. en las montañas de Tora Bora, en Afganistán, a fines de ese año, y Washington le puso precio a su cabeza: 25 millones de dólares. Aunque durante años se creyó que estaba en zonas tribales aisladas del noroeste de Pakistán, los servicios de inteligencia estadounidenses le perdieron el rastro.



El antecesor de Obama, George W. Bush, quien gobernaba cuando ocurrieron los ataques del 11-S, dijo que felicitó al presidente por la muerte de Bin Laden y que es “una victoria para Estados Unidos”.



El ex presidente Bill Clinton aseguró a su vez que este es un momento “profundamente importante” para quienes buscan un “futuro común de paz y libertad”.



Pero al júbilo siguió la cautela de las autoridades. El Departamento de Estado emitió enseguida un alerta global de viajes a todos los ciudadanos estadounidenses, advirtiendo sobre un “aumento potencial” de violencia anti-estadounidense”. El alerta continuará en vigencia hasta el 1 de agosto.



Repercucion en el mundo àrabe…

La muerte de Osama bin Laden fue recibida con bastante indiferencia en el mundo árabe y musulmán, salvo un par de excepciones: los foros islamistas más fanáticos y los palestinos de Hamás. Al Qaeda ha quedado convertido en un grupo marginal, aunque mortífero, tras las revueltas árabes. El clamor popular en demanda de democracia, dignidad y libertad ha logrado derrocar ya a los autócratas de Túnez y Egipto, y mantiene movilizaciones cotidianas en Yemen y Siria y una guerra abierta en Libia. Unas revoluciones en las que no ha habido demandas religiosas ni expresiones de odio a Occidente.

Los islamistas egipcios piden a Obama la retirada de Irak y Afganistán
"En algún momento la opinión pública árabe vio a Bin Laden como una esperanza de acabar con el modo en que Occidente lidia con los países árabes y musulmanes, pero ahora esas naciones dicen: nosotros solos haremos el cambio, no necesitamos que nadie hable en nuestro nombre", explicó Mahjood Zweiri, de la Universidad de Catar, a la agencia Reuters. Muchos árabes ven a Bin Laden como un mártir, pero también son muchos los que le culpan de que Occidente asocie al islam con el terrorismo.

Arabia Saudí, donde nació el líder de Al Qaeda, expresó su esperanza de que su muerte repercuta directamente en los esfuerzos internacionales en la lucha contra el terrorismo.

Los musulmanes integristas clamaron venganza en los foros radicales en Internet. "Que Dios te maldiga, Obama", "¡Americanos!, todavía es legal cortaros el cuello" u "Osama habrá muerto pero su mensaje de yihad nunca morirá", se podía leer en los foros integristas.

El primer ministro Ismail Haniya, del movimiento islamista palestino Hamás, condenó "el asesinato de un guerrero santo", Bin Laden. Analistas consultados por Reuters sugirieron que esta condena era un mensaje interno, en un intento de calmar a los grupos salafistas de Gaza.

Bien distinta fue la reacción de Fatah, aunque ambos partidos han anunciado su reconciliación. "Librarse de Bin Laden es bueno para la causa de la paz en todo el mundo, pero lo que cuenta es superar los discursos y métodos, los métodos violentos, creados y animados por Bin Laden y otros", afirmó Ghasan Jatib, el portavoz de la Autoridad Palestina, liderada por Fatah y que gobierna Cisjordania.

Los Hermanos Musulmanes, antes ilegales pero tolerados en Egipto y recién convertidos en partido político gracias a la revuelta democrática, aprovecharon el momento para pedir a Estados Unidos que saque sus tropas de los países musulmanes y reiterar: "Las revoluciones han probado que la democracia no es algo ajeno a Oriente Próximo y que no necesitamos ocupaciones extranjeras", dijo Essam al Erian, veterano miembro de este movimiento que renunció a la violencia hace décadas.

Hora de la retirada en Afganistán e Irak

Este añadió que "con la muerte de Bin Laden se elimina una de las razones por las cuales se ha practicado la violencia en el mundo". Al Erian también hizo una petición clara al presidente estadounidense: "Es hora de que Obama se retire de Afganistán e Irak y acabe la ocupación de fuerzas estadounidenses y occidentales de todo el mundo, que han dañado a los países musulmanes durante tanto tiempo". Cualquier árabe tiene muy presente que la mayoría de las víctimas de las guerras lideradas por Estados Unidos tras el 11-S son iraquíes y afganos.

El presidente afgano, Hamid Karzai, calificó la noticia de "importante". En su opinión, "los talibanes deben aprender la lección y abandonar la lucha".

El Gobierno iraquí aseguró que "es un gran golpe en el ánimo de los miembros de Al Qaeda en Irak y la zona".

Para el primer ministro libanés en funciones, Saad Hariri, Bin Laden y Al Qaeda han sido una "mancha negra" en la historia del islam. "El daño que ha infligido a la imagen del islam y del mundo árabe no es menor que el causado por los enemigos de los árabes y de los musulmanes en el mundo".

Nadim Houry, de Human Rights Watch en Líbano, dijo a Reuters que "el tipo de desafíos que encarnaba Bin Laden en sus primeros tiempos probablemente excitaba la imaginación de algunos, pero los actos de violencia sin sentido destruyeron el atractivo que tuviera".

 ---------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina