VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



miércoles, 18 de mayo de 2011

HOMENAJE A LUIS ACOSTA MOYANO

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡


HOMENAJE A LUIS ACOSTA MOYANO

Hay gente que cuando se va parece que sigue aqui...hasta siempre cumpa
Hasta siempre Luis
El lunes 10 de mayo 2011, falleció Luis Marcelo Acosta Moyano (Marcelo, Luisito, el Negro) un compañero, un trabajador del Archivo Provincial de la Memoria. Los tres sitios de la Memoria estuvimos de duelo.Tenía 60 años, no se si eso tiene alguna importancia,... pero por si alguien quiere imaginarlo.... Lo conocí hace como tres años años en el local de HIJOS, compartimos muchas mañanas y muchos mates. Despues, cosas de la vida, trabajamos juntos en el area digitalización del Archivo Provincial de la Memoria. Era un tipazo. Un tipo raro... Como trabajador era aplicado, comprometido con el trabajo, curioso. Le gustaba averiguar la forma en que se hacía un trabajo, lo aprendía y después trataba de mejorarlo. Una característica que también le reconocen sus compañeros del Banco Social de Córdoba. Ellos nos contaban que, en su sección, él era el “jefe de hecho,” porque conocía los laberintos y resortes de la burocracia bancaria, y todos podían contar con él para orientarse en sus tareas. Ese perfeccionismo lo volvía un crítico implacable. Repudiaba los scanners Fujitsu con los que yo estaba tan contento (según el yo era un acólito del imperio del sol naciente  o  de la tecnología nipona), que según él no estaban pensados para el trabajo de oficina. Abogaba por algo más del tipo Siam-Di Tella, que tuviera un dedito a la salida de la bandeja de alimentación para que las hojas que pasan muy rápido no se hagan un bollo. “Con mis años, a mi profesión la tomo muy en serio” escribió en uno de sus cuentos. Y, un poco, eso lo describe. Pero no solo era un excelso laburante (esa combinación de palabras le hubiera caído simpática), era un tipo comprometido con el pueblo, con la clase trabajadora. Un militante gremial de la Juventud Trabajadora Peronista de los 70, de los bancarios para ser más precisos. Esa fue una de las luchas en las que se formó, y que pueden dar noción de su talla. También los cumpas de la Asociación de Ex Presos saben como militaba Luis. Que no le esquivaba el bulto a ninguna tarea, que estaba para hacer todo lo que fuera necesario. Para el todas las tareas eran dignas, se esmeraba en hacerlas bien y no esperaba ningún reconocimiento por eso. Es más, cultivaba un perfil bajo que lo hacía pasar desapercibido para quienes andan apurados por la vida, aunque no para la inteligencia de la represión genocida que lo consideró un “Elemento potencial en el futuro para la actividad política (Nivel de Conducción)” y por eso, como a tantos cumpas, lo secuestraron, lo pasaron por el infiernillo del D2 y lo metieron 3 años presos en la UP1. Un tipo inclasificable, alejado de los dogmatismos, descreído de las certezas absolutas. Decía que era un “investigador del alma humana”. Lo decía como si fuese en broma. Por eso disfrutó tanto el tiempo en que fue remisero, porque le permitía hablar con la gente, investigar. Por eso le gustaba participar en las charlas y en los talleres del A.P.M. y de la Asociación. Por eso participaba de los espacios de formación del Archivo y por eso le interesaban tanto los textos que hacen circular nuestros compañeros ‘académicos’. Además de un trato cordial, amable y solidario, tenía un sentido del humor inteligente, delirante y permanente que hacía que uno la pasara muy bien cerca suyo. Era capaz de reírse de cualquier cosa, sin burlarse jamás de nada ni de nadie, ni tener un trato despectivo, prejuicioso o arrogante. Al contrario, era un hombre sencillo, aunque eso, como él sabía, no sea tan sencillo como parece. Yo creo que se ocupaba concienzudamente de no cultivar sentimientos mezquinos, así como no guardaba rencor ni para sus propios verdugos. Muchisimas virtudes y algunas mañas quizas... Cosas sencillas, que cuando las descubría las sobreactuaba, las ridiculizaba y tenían la virtud de volverlo más humano. Quienes lo conocimos se las recordamos con mucho cariño. Lo último que querría es que le hagamos una estatua. Aunque cualquier plaza quedaría mejor con una estatua de él riendo. Sobre todo si la estatua fuera de un estereotipo ligéramente bucólico: como un abuelo dándole semillas a las palomas, o ataviado de gaucho, mateando, con la pava sobre un braserito. El juego con escenas imaginarias le daba mucha risa, y él era un experto. Con el Lito Levín, otro JTP pero este desaparecido, se destornillaban de risa construyendo "fantasias" delirantes. -¿A qué clase de estulto se le ocurre semejante encomio? – preguntaría con una exagerada indignación si leyera esto. Para quienes no lo conocieron y quieren darse una idea de cómo era pueden leer “Monólogo para mi amigo Luis Ricardo Verón”  (y para su asesino), y otro hermoso cuento “30 años esperando…”  en el libro Eslabones de los ex presos,del que robé algunas frases para este escrito. Además de todo esto dejó una hermosa familia a la que amaba y que lo hizo sentir realizado con su vida. Finalizando el entierro su padre, de 93 años, pidió un aplauso para su hijo y los ideales por los que luchó y vivió. ¡VIVA LUIS! - gritó Pedro, su hijo. Y todos gritamos: ¡VIVA!   Ver más
De: Marcelo Yornet

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina