VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



viernes, 2 de enero de 2009

Obama ante la gran crisis.

Los emergentes de la recesión .
Imperio en crisis: 2009 puede convertirse en el año de las huelgas y conflictos sociales en EEUU


TeleSur, 23-Diciembre-08
Un escenario 2009 de huelgas y conflictos sociales en el Imperio USA no está sacado de una novela de Julio Verne sino (además de la crisis global) de una proyección lógica y emergente de la desocupación desatada por la recesión industrial y empresarial estadounidense, para la cual ni la administración saliente de Bush ni la administración entrante de Obama tienen soluciones concretas.
Informe.
Los 30 días que le faltan a Barack Obama para asumir la presidencia de la primera potencia imperial, y los que le resten de los cuatro años de su periodo, estarán marcados por una pesadilla: La quiebra de empresas y la desocupación masiva, que han desplazado de la escena al colapso financiero y a los derrumbes bursátiles.
La crisis social (consecuencia de la caída del consumo y los despidos laborales) ya se perfila como un potencial emergente de la crisis recesiva- laboral que detonó escalonadamente como consecuencia de la crisis financiera en EEUU.
Lo que suena como un panorama fantástico para el Imperio norteamericano (las huelgas y los conflictos sociales) es un escenario de corto plazo que ya están manejando entre líneas analistas y medios norteamericanos a la luz de la crisis del sector automotriz y de las quiebras empresariales que están desatando una creciente ola de despidos en EEUU.
Cada jornada de la economía norteamericana (de finales de 2008)se convirtió en un vértigo marcado por una dinámica inevitable: Recesión industrial y comercial con baja del consumo y desempleo masivo que se proyecta desde EEUU y los países centrales al mundo periférico "subdesarrollado" y/o emergente.
Por estas horas, medios y analistas norteamericanos coinciden en que la desocupación (como emergente de la recesión industrial) se ha convertido en la prioridad absoluta de la agenda de Obama y su equipo.
Presionado por los "frentes de conflicto" (internos y externos) que hereda de la administración Bush, el presidente electo de EEUU, Barack Obama, tiene por estos días una obsesión principal: Asumir la presidencia el 22 de enero y cumplir su mandato sin huelgas ni conflictos sociales en EEUU.
Las cifras sobre la evolución del desempleo en EEUU son tan negativas que el equipo de expertos formado por el presidente electo, Barack Obama, para combatir la crisis se vio forzado a ampliar los objetivos que se había marcado hace sólo un mes.
Durante la campaña, Obama se comprometió a "salvar o crear" un millón de puestos de trabajo en un plazo indeterminado. Tras ser elegido, en un discurso hace un mes reconoció que las perspectivas económicas eran tan graves que había propuesto salvar 2,5 millones de puestos en menos de dos años.Tras una reunión de cuatro horas con su equipo económico, el martes pasado en Chicago, el presidente electo amplió el objetivo hasta los tres millones de puestos. Según la proyección de los especialistas, la desocupación en EEUU aumentará del 6,7% actual, que ya es el más alto de los últimos 15 años, hasta el 9% dentro de 12 meses.
En este escenario, para los asesores de Obama, sería una victoria mantener la tasa por debajo de esa cifra, afirma The Wall Street Journal.
Mientras la recesión se agrava, Obama se ve obligado a aumentar el monto de su "plan de estímulo" de US$ 150.000 millones en la campaña a US$ 800.000 millones.
Según el Journal, el equipo del presidente electo se enfrenta a un primer dilema: aumentar los impuestos para recaudar más dinero o aplazar algunas de las propuestas estrella de la campaña, como la mejora del sistema de sanidad y la reducción de emisiones que afectan al calentamiento global.
Lo cierto, lo concreto, es que Obama, sin ningún tipo de "experiencia administrativa" en la alta política imperial, terminado el discurso de cotillón electoral "progresista", se enfrenta a un complejo cuadro de situación signado por conflictos económicos, geopolíticos y militares -hoy en estado "latente". que amenazan con entrar en erupción en cualquier momento.
Irán, Afganistán, Irak, Medio Oriente, el Cáucaso, y la "guerra fría" con Rusia sobresalen nítidamente en la agenda de Obama, mientras que las mechas multiplicadas de la crisis económica recesiva pueden tornar en pesadilla su gestión de cuatro años en la Casa Blanca.
Desde hace varias semanas, el protagonismo de la crisis financiera-bursátil fue rebalsado y cedió paso a un nuevos personajes: Las quiebras empresariales y los despidos masivos.
El sector bancario y el automotriz encabezan la lista de la crisis que ya se extiende por toda la geografía de la primera economía imperial.
A los despidos en el sector bancario, en las automotrices y en las grandes tiendas y centros de consumo, esta semana se suman los despidos en el sector financiero, lo que marcan una tendencia "masiva" del proceso.
De esta manera, la desocupación (emergente de la desaceleración económica) se ha convertido en una cuestión clave para el equipo de Obama y el establishment de poder estadounidense que temen que su propagación convierta a EEUU, la primera potencia mundial, en un polvorín de huelgas y conflictos sociales que terminen paralizando aún más a la economía.
Según The Wall Street Journal, Obama y su entorno fueron impactados con el rechazo en el Congreso del pedido de "salvataje urgente" lanzado por los tres principales pulpos de la industria automotriz estadounidense con asiento en Detroit: Ford, General Motors y Chrysler.
Pero los peligros que acechan a Obama antes de su asunción no se limitan solamente al sector automotriz.
Según The Wall Street Journal, los ejecutivos que dirigen empresas que van desde cadenas de peluquerías hasta gigantes de los servicios públicos están reforzando sus defensas al recortar los gastos de capital, aplazar la construcción de plantas, despedir empleados y limitar aumentos de sueldo.
Los presidentes ejecutivos participaron de una reunión en The Wall Street Journal CEO Council, para analizar los principales desafíos que aguardan al gobierno del presidente electo Barack Obama.
Temas como salud, energía y medio ambiente ocuparon un lugar destacado en la agenda, aunque ninguno de ellos superó al de la quiebra de empresas como la "mayor preocupación" de los ejecutivos, publica el Journal.
Las señales son claras: La crisis financiera ya devino en recesión y amenaza (por efecto de la desocupación) en convertirse en una crisis social de difícil pronóstico en EEUU.
La economía estadounidense se está deteriorando a un ritmo mucho más rápido de lo esperado hace tan sólo unas semanas. Esto sugiere que la recesión será más profunda y duradera de lo que se temía, señala el Journal.
Según el Departamento de Comercio de EEUU las exportaciones, que hasta mediados de año habían servido de salvavidas para la economía, cayeron 2,2% en octubre a medida que la demanda extranjera de bienes estadounidenses continuó cuesta abajo.
El déficit comercial, por su parte, subió en octubre a US$57.200 millones, frente a los US$56.600 millones de septiembre, a pesar del considerable abaratamiento del petróleo. El valor total de las exportaciones e importaciones fue el más bajo desde abril, en un reflejo más de la recesión que vive el país, según el Departamento de Comercio.
En todo 2007, el saldo negativo en la balanza comercial de Estados Unidos fue de 700.258 millones de dólares y este año ya es de 709.100 millones.
Por su parte, el Departamento de Trabajo informó que la desaceleración de la economía global trajo en noviembre una caída sin precedentes del 6,7% en los precios de bienes y servicios importados, y una, también sin antecedentes, rebaja del 3,2% en el valor de las exportaciones de EEUU.
El valor total del intercambio comercial -importaciones y exportaciones- de EEUU. en octubre fue de 360.642 millones de dólares, y ha estado disminuyendo mes a mes desde los 371.844 millones de dólares de abril. Entre enero y octubre de este año, el déficit ha sido de 590.917 millones de dólares comparado con uno de 582.808 millones de dólares en el período similar del año pasado.
Los economistas que participaron en una última encuesta de The Wall Street Journal estiman en promedio que el declive del PBI, que empezó en julio, seguirá durante los dos primeros trimestres de 2009. Si tienen razón, sería la primera vez en que la economía estadounidense se contrae durante cuatro trimestres consecutivos desde después de la posguerra.
EEUU, de esta manera, experimentaría una recesión de 18 meses, el período más largo desde la Gran Depresión. Las recesiones de 1973-75 y 1981-82 duraron 16 meses.
Por si esto fuera poco -señala The Wall Street Journal- , el final de la recesión probablemente no marcará el final del desempleo en EEUU. En otras recesiones, la contracción del mercado laboral continuó durante muchos meses después de la declaración oficial del fin de la recesión.
Los billonarios paquetes de "rescate bancario" estatal con dinero de los impuestos (pagado por toda la población) no han servido de antídoto y han fracasado estrepitosamente como medida para enfrentar la crisis mundial, que ha devenido de financiera a recesiva a escala global.
La Reserva Federal de EEUU y los poderosos bancos centrales de EEUU y Europa (los patrones del capitalismo financiero internacional) fracasaron y se muestran impotentes para generar otra alternativa de salida que no sean los remanidos "planes anticrisis" orientados exclusivamente a "salvar a los bancos" (además de hacer negocios financieros con la crisis) en desmedro de los sectores productivos y sociales que sufren los efectos más letales del descalabro del sistema económico globalizado.
Con un agravante: La desatención y falta de medidas concretas para "salvar" a los sectores productivos (sobre todo con la reactivación del crédito) ha profundizado a niveles inéditos la caída del consumo, y consecuentemente ya impactó en un proceso de desenlace con despidos laborales a escala masiva cuyas manifestaciones se extienden desde los países centrales a los periféricos a escala planetaria.
Al terminar 2008 la economía estadounidense afronta desigual y combinadamente tres procesos simultáneos que se retroalimentan y complementan: la crisis financiera, la crisis recesiva y la crisis laboral que empieza a desarrollarse como consecuencia de los despidos y recortes salariales.
Las principales economías del mundo (según los números oficiales) están "desaceleradas" o en recesión, cae el consumo, cae el empleo, caen las exportaciones, caen las importaciones, y los precios suben en forma "moderada" (para compensar caídas en ventas).
La desocupación es el elemento clave, el detonante estratégico, que marca el principio del desarrollo de la crisis social.
A medida que se acumulan los planes de rescate, los economistas no consiguen explicar por qué hasta ahora nada parece haber evitado una recesión profunda.
El fracaso de los planes de "rescate" y la no solución de la crisis económico-productiva tiene un costo: La agudización de la recesión con desempleo a escala global.
Economistas de J.P. Morgan calculan que la economía mundial se contraerá a una tasa anual de 3,7% en este trimestre y a una de 2,3% en los tres primeros meses del año siguiente. Esto posiblemente constituirá los peores seis meses para la economía global desde la Segunda Guerra Mundial.
En este escenario, los despidos masivos de obreros y empleados en EEUU son el barómetro y marcan el momento en que la crisis comienza a salir de la "superestructura" económico financiera y a meterse dentro de la sociedad estadounidense.
La desocupación, ya ocurra en el mundo subdesarrollado como en el Imperio, es una instancia límite, donde la prioridad es el riesgo de la supervivencia del individuo y su familia. Ya no se trata de una devaluación de su salario por aumento de precios, sino de la desaparición del salario y de la capacidad del consumo con la disgregación de la conducta social que conlleva.
Un desocupado (que ha perdido su universo de consumo y de supervivencia, incluido el de su familia) no puede ser contenido con "inyecciones financieras" ni con "asistencialismo", requiere de una solución estructural (la restitución del empleo y el salario).
En este marco, un escenario de huelgas y conflictos sociales en el 2009 en el Imperio USA no está sacado de una novela de Julio Verne sino de una proyección lógica y emergente de los números de la recesión industrial y empresarial estadounidense para la cual ni la administración saliente de Bush ni la administración entrante de Obama tienen (salvo los fracasados planes de rescate) soluciones concretas.
Y explica porqué la desocupación se ha convertido en la peor pesadilla de Obama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina