VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



domingo, 25 de enero de 2009

Dr.Diaz Gavier: Hay todavia una herida lacerante.

DOM 25 ENE 2009.-
"Hay todavía una herida lacerante"
El magistrado se refirió así a las secuelas que dejó el terrorismo de Estado. Comentó que en abril o mayo se abrirá otro juicio que tendrá nuevamente a Menéndez en el banquillo.

Carlos Paillet
De nuestra Redacción
cpaillet@lavozdelinterior.com.ar


Los juicios a acusados de delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura acaparan gran parte de la atención en la Justicia Federal de Córdoba. El arranque de un nuevo año tiene, en ese marco, al Tribunal Oral Federal N° 1 como protagonista. Jaime Díaz Gavier es miembro de ese tribunal, que el 24 de julio de 2008 condenó a prisión perpetua a Luciano Benjamín Menéndez y a otros siete represores que hoy purgan sentencia en la Cárcel de Bouwer.



Gavier integra el cuerpo junto a José Vicente Muscará (presidente) y Carlos Otero Álvarez.



Admite que las violaciones a los derechos humanos durante el terrorismo de Estado mantienen vigente una “herida lacerante” en la sociedad argentina. Dice que la meta cercana es el juicio por secuestros y aplicación de tormentos en el ex Departamento de Investigaciones de la Policía, conocido como D-2, que se ventilaría en abril próximo con Menéndez otra vez en el banquillo de los acusados.



Lo que sigue es parte de la entrevista que Díaz Gavier concedió a La Voz del Interior .



–¿Cuáles son las expectativas de trabajo en el caso del Tribunal Oral Nº 1 para 2009?



–Las de siempre, en la medida en que uno como juez y agente de justicia aspira a poder resolver las causas que llegan a nuestro conocimiento con la mayor celeridad y, desde luego, con la mayor eficiencia posible.



–¿Hay casos más emblemáticos que otros?



–Más allá de esas intenciones generales, hay situaciones particulares que ya se nos han planteado, porque en los últimos días de 2008 nos ha ingresado una nueva causa por derechos humanos, que está referida a los episodios ocurridos en el D-2. Esa causa ya está en nuestro tribunal e inmediatamente después que se reanude la actividad nos abocaremos a ella.



–¿Cuándo se abrirían las audiencias para esta causa?



–La causa entró en los últimos días de diciembre y no hemos tomado todavía las primeras medidas procesales, lo que haremos en febrero. Diligenciar estas causas es un tema bastante complejo; pero para hacerle una estimación, yo creo que en abril o mayo ya podría estar la causa en juicio.



–¿Ustedes hacen un seguimiento de Menéndez y los otros siete condenados en la causa Brandalisis que fueron alojados en la Cárcel de Bouwer?



–Absolutamente. Están todos en Bouwer.



–La mayoría pidió prisión domiciliaria.



–Quienes estaban en condiciones de hacer una solicitud de prisión domiciliaria, es decir aquellos que tienen más de 70 años, lo hicieron y el tribunal la denegó. Se estimó que, después de haber pedido los informes médicos correspondientes, estaban en condiciones de estar detenidos en una cárcel común con la asistencia médica que deben tener estos y todos los que están condenados.



–¿En este tiempo alguno de ellos salió de la cárcel por razones de salud?



–Sí, alguno solicitó algún tipo de asistencia en el Hospital Militar y se le ha concedido. Tienen el mismo tratamiento médico que podría tener cualquier persona en su casa, pero están detenidos en la cárcel.



–¿Cuál es su opinión sobre los procesados no condenados por delitos de lesa humanidad que tienen prisión domiciliaria y no cárcel común?



–En principio, cada situación es diferente, en el sentido de que puede haber circunstancias médicas o psicológicas que impidan, según un dictamen profesional, que una persona sea mantenida en una cárcel si ello fuera una manera de tormento irrevocable. Pero salvo esas situaciones muy especiales, mi opinión es que toda persona que ha cometido un delito y es juzgada y condenada tiene que purgar su condena en una cárcel.



–¿Y los procesados no condenados, como Alfredo Astiz?



–Bueno, se han planteado situaciones a partir de un fallo de la Cámara de Casación, donde el plenario resolvió que podían ser excarceladas personas que estaban acusadas de cualquier delito, en la medida en que no hubiera situaciones de peligrosidad procesal; es decir, que pudieran entorpecer el accionar de la Justicia o fugarse. Pero le comento que el fallo de Casación queda a criterio de aplicación de cada tribunal y algunos tribunales del país ya lo han declarado inconstitucional. En el caso de los condenados en el juicio a Menéndez, nosotros les denegamos la excarcelación.



–El fallo a favor de Astiz y “el Tigre” Acosta generó una gran polémica. ¿Un tribunal tiene facultades para rechazar el fallo de Casación?



–Sí, la tiene. Podemos declarar la inconstitucionalidad de ese artículo. En el caso de Astiz y Acosta, quiero decirle que los jueces tienen que aplicar la ley como está. A veces la gente no entiende y dice: “Se deja a estos asesinos en la calle”. Pero la verdad es que a veces los jueces tenemos que hacerlo porque si no incurriríamos en un delito. En el caso de Astiz, no conozco la causa, pero ya llevan ocho años en condición de procesados. También hay que entender que no se puede tener a una persona indefinidamente procesada, sin condena, aunque haya cometido los delitos más aberrantes.



–¿Los juicios a represores de la dictadura generan una expectativa especial?



–Creo que son de interés desde el punto de vista jurídico y social. Se tocan temas que constituyen todavía una herida abierta en la sociedad argentina. La única manera de cerrar esa herida en nuestro cuerpo social es juzgando estas causas y determinando responsabilidades si las hay y absoluciones si corresponden. Que la sociedad sepa que quienes están acusados de delitos muy graves han sido juzgados con respeto de todas las normas. Es evidente que hay una herida lacerante, una tragedia no terminada, porque los cuerpos de los desaparecidos no han aparecido nunca y porque todavía hay criaturas secuestradas que no se sabe dónde están ni quiénes son sus padres.

http://www.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=484099

© 2000 - 2008 Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina