VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



viernes, 15 de julio de 2011

¿POR QUE GANO LA DERECHA ?

¡¡¡ POR la REELECCION de CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER 2011 ¡¡
ANALISIS SOBRE ELECCIONES EN CAPITAL FEDERAL

http://www.laarena.com.ar/opinion-una_amplisima_victoria_de_macri_y_su_derecha_centro-63316-111.html

FILMUS ENTRÓ A BALLOTTAGE PERO QUEDÓ MUY LEJOS
Una amplísima victoria de Macri y su derecha-centro

La primera vuelta en Capital se saldó con una victoria del PRO de
Mauricio Macri por 19 puntos sobre el Frente para la Victoria de
Daniel Filmus. Así el ballottage estaría prácticamente definido.
EMILIO MARÍN

El domingo que se votaba en la Capital Federal, en la Semana Política
de este diario se escribió: “la posibilidad de que la fórmula del PRO
gane en primera o en segunda vuelta es una posibilidad que el
kirchnerismo tiene en cuenta. Que Cristina Fernández no haya asistido
a los actos de campaña con Filmus-Tomada (sí los invitó a algunos
actos del gobierno nacional), es un indicio de esa cautela. Parece un
error político. La presidenta de buena imagen debió jugarse más al
lado de su postulante porteño. Aún en caso de derrota de éste, habría
sumado otro valor a CFK: que no deja solos a los leales”.
El cronista estaba abriendo el paraguas antes que llueva. Apenas
sospechaba una lluvia fuerte y no el tremendo aguacero que inundó la
Capital.
Que Mauricio Macri obtuviera el 47 por ciento de los votos y le sacara
una legua de diferencia, 19 puntos para ser exactos, a Daniel Filmus,
sólo podía estar en la imaginación de los macristas más frondosos.
Suponía 5 puntos más que los adjudicados por las encuestadoras más
afines y también superar en más de dos puntos su cosecha excepcional
de 2007.
Esto último es lo más notable de los guarismos. Que Macri ganara y por
un margen amplio, era esperable. Que colectara más votos que la
elección anterior, eso es lo más desconcertante. Querría decir que a
esa ancha franja del electorado porteño le pareció mejor este Macri,
al cabo de cuatro años donde no cumplió las variadas promesas hechas
en 2007.
Lo paradojal de la política es que si muchos porteños están ahora un
poco mejor que antes no fue por la gestión del ingeniero Macri sino
por el rebote y/o acciones directas de las políticas del gobierno
nacional. Verbigracia: gracias a los subsidios, tomar el colectivo o
subte allá cuesta $1.10, mientras los cordobeses oblan $2.50.
Sólo una fracción exigua de los votantes reconoció ese mérito de CFK,
lo que permitió a Filmus pasar del 24 por ciento de la otra pulseada
al 28 por ciento de anteayer. El resto siguió votando al PRO, como si
no le importara la desatención de los hospitales, los embates
represivos de la UCEP, el calvario de los docentes, la falta de
viviendas y el espionaje ilegal de Palacios-James.
¿Cuántos habrán sido los votantes que fueron seducidos por el consejo
de Durán Barba de aludir al amor, la felicidad y otros lugares comunes
de los discursos del jefe de gobierno? Unos cuantos. Pero el cronista
sospecha que fueron muchos más los votos del centro-derecha del
distrito, los mismos que antes fueron para los radicales, los
cavallistas, los demócratas, los duhaldistas, los lilitos, etc, que se
canalizaron para el PRO. Se sabía que Mauricio es Macri y ahora se
sabe que el PRO es el agregado de todas esas las corrientes derechosas
de la Capital. Ejemplo: ¿la UCR es sólo el menos del 2 por ciento que
votó por Silvana Gíudici?  No. Es más que eso, pero el resto de sus
votantes siguió a Macri.

Colados, abstenerse
El ingeniero tiene derecho a festejar su victoria. Es suya, de Durán
Barba, de La Nación y Clarín, de la constructora Caputo y de los
dirigentes del PRO que sostuvieron la campaña. Entre éstos, Horacio
Rodríguez Larreta (ex funcionario de la Alianza), Cristian Ritondo y
Diego Santilli (ex duhaldistas), Germán Montenegro (ex justicia
cómplice con la dictadura), etc. Otros, arribistas como el rabino
Sergio Bergman, no tienen tantos pergaminos como aquéllos y es dudoso
el voto que haya aportado de la colectividad.
En ese núcleo duro del macrismo prevaleció el sentido antikirchnerista
que lo anima desde 2003, cuando el apoyo de Néstor Kirchner a Aníbal
Ibarra impidió que Macri se coronara en el ballottage. Desde entonces,
y sobre todo por razones políticas e ideológicas, el jefe de gobierno
está animado de un fuerte sentimiento de revancha contra el
kirchnerismo. Sólo en este sentido es razonable el punto de vista de
Joaquín Morales Solá, que en La Nación (11/7) tituló “Voto ´anti´, el
gran ganador”.
La dirigencia del PRO tiene bien en claro lo que detesta del gobierno
nacional. Su dirigente “agrario” es Luciano Miguens, ex presidente de
la Sociedad Rural Argentina, porque estuvo contra la resolución 125 y
las retenciones a la soja. Su frustrado ministro de Educación fue Abel
Posse y se entiende que haga causa común con muchos genocidas y
deteste la política de derechos humanos. Su secretario de relaciones
internacionales es el duhaldista Diego Guelar, con lo que resulta
obvio su rechazo a la política de Unasur; el ex banquero fue embajador
en EE UU y acuerda con las “relaciones carnales” con el imperio.
Rodríguez Larreta fue funcionario en la Anses y el PAMI, y es
comprensible su odio con los Kirchner que mejoraron sensiblemente el
rendimiento de ambas reparticiones.
En cambio, es menos razonable que ese mismo rencor al Frente para la
Victoria y al peronismo exista en los votantes del PRO, una minoría de
los cuales dice que votaría por CFK en octubre. Minoría. Porque la
mayoría de ese electorado, aún el del sur más pobre, se embanderó y
votó como si Villa Lugano fuera Recoleta. O queriendo ser Recoleta.
Aclarar ese fenomenal equívoco era uno de los temas para
Filmus-Tomada-Cabandié y sus listas colectoras de Ibarra y Cerutti. A
juzgar por el resultado,  es una de las asignaturas pendientes y
difícilmente se apruebe el 31 de julio.
Macri y los suyos tienen muchos motivos para festejar. No así los
colados Elisa Carrió, Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde, cuyos
candidatos dieron grima. Ese terceto hizo declaraciones como si fuera
parte del 47 por ciento del PRO. Los datos oficiales dicen que sus
listas obtuvieron el 3.31, 1.76 y 0.29 por ciento respectivamente. Los
colados, afuera de Costa Salguero.

Lo agridulce del FPV
Se sabe que la política no es una ciencia exacta; incluso alguien
puede decir que un vaso está medio lleno y otro que está medio vacío,
sin estar faltando completamente a la verdad.
Filmus salió a hablar recién a las 23 horas y no lucía precisamente
como un vencedor ni muy feliz que digamos. Ya no estaban a su lado los
ministros del gobierno nacional que habían pasado a saludar. Menos aún
estaba allí Cristina Fernández, ni físicamente ni por teleconferencia.
El candidato del FPV rescató haber logrado su lugar para el
ballottage, un desafío que –aseguró- va a cumplirlo tal como marca la
constitución porteña. Esta decisión es positiva: es legal y también
marcará diferencias con Carlos Menem, que no quiso ir al ballottage
con Kirchner.
El orador también reivindicó la más alta cosecha del FPV en el
distrito. Esto también es verdad, pues en la primera vuelta de 2007
tuvo cuatro puntos menos.
Haber ingresado en la segunda vuelta supuso una victoria sobre Pino
Solanas y la lista de Proyecto Sur, que hasta el conteo oficial del
domingo soñaban despiertos con repetir el 22 por ciento del 2009. El
cineasta bajó a menos del 13 por ciento y quedó en un lejano tercer
puesto.
Solanas quiere desquitarse de la “polarización” negando el voto en
segunda vuelta a Filmus. Ha dejado en “libertad de acción para el
segundo turno” a sus votantes, como si fuera lo mismo votar a Macri, a
Filmus o en blanco. En esto se parece a los trotskistas del PO, que
han adoptado una posición similar. ¿Pino trosco-peronista?
Por supuesto que las limitaciones y errores de la fórmula kirchnerista
no deben ser atribuidas a Solanas ni a ningún otro partido ajeno.
Deben ser buscados al interior del kirchnerismo. A saber:
-No instaló en la campaña cuáles eran sus propuestas concretas. Puede
haberlas concebido, pero no fueron puestas en negro sobre blanco ante
el público. Sólo estaba claro su antimacrismo en general y su crítica
a la negativa  a debatir. Por caso, ¿por qué no propusieron bajar un
30 los impuestos?
-No armó una lista amplia y pluralista, sino una exclusivamente
peronista,  dejando de lado a peronistas como Julio Piumato y otros.
En un distrito de tintes tan antiperonistas, como la Capital, parecía
mejor una construcción frentista más plural. Con “La Cámpora” no
alcanza.
-La campaña del FPV no tuvo la suficiente audacia y contenido
político. Había que poner toda la carne al asador: actos con
participación de Cristina Fernández, hablar más concretamente del
sentido reaccionario del gobierno de Macri, plantear otro tipo de
“seguridad” en vez de “Cinturón Sur”, proponer un salariazo y baja de
impuestos, sumar a la CGT y CTA a la campaña, y hacer actos masivos y
recitales con los artistas populares más comprometidos. Habría que
indagar en estos tópicos y no decir livianamente que “con Boudou nos
hubiera ido mejor”.




--

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina