VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



domingo, 1 de julio de 2012

EL FUTURO DE PARAGUAY

¡¡¡ VIVA  CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER NOBEL DE LA PAZ  2013 ¡¡





Portada :: América Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay 

    01-07-2012 







Praguay: El ex canciller, Jorge Lara Castro, asegura que las fuerzas progresistas se reorganizarán con vistas a las próximas elecciones

“Lugo podría aspirar a la reelección”





Cecilia Escudero

Revista Debate









Jorge Lara Castro, quien hasta hace poco se desempeñaba como canciller de Paraguay, repudió, desde un inicio, el comportamiento de los legisladores de su país, cuyo juicio express destituyó al presidente Fernando Lugo. Actualmente, Lara Castro es uno de los convocados por el ex mandatario para activar una suerte de gabinete paralelo o “en las sombras”, que, teóricamente, “fiscalizará” al gobierno del flamante presidente, Federico Franco. Abogado, sociólogo y catedrático universitario, Lara Castro delinea el plan a seguir por parte de las fuerzas que aún aglutina la figura de Lugo, y analiza las consecuencias de su derrocamiento para los intereses de la región.



Después de su destitución, Lugo pareció cambiar varias veces de estrategia. ¿Qué piensan hacer de aquí en más?



La estrategia es que quienes estamos comprometidos con el gobierno, entre ellos, sus funcionarios, vamos a defender los logros que desde esta gestión hemos alcanzado en el campo social y económico, y a su vez pretendemos ir construyendo y desarrollando el proceso para crear una alternativa de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.



Se supone que Lugo no podría postularse. ¿Qué otra fórmula tiene en mente? ¿Es factible conformar otra coalición política?



Sí, claro que podemos reorganizarnos. De todas maneras, el presidente Lugo sí se podría presentar como candidato. Él no podía aspirar a la reelección porque así lo establece la Constitución. Los ex presidentes pasan a ocupar una banca en el Senado. Así, se convierten en senadores vitalicios con voz, pero sin voto. Sin embargo, el impedimento judicial no regiría ahora para el caso de Lugo, porque fue destituido del cargo sin el debido proceso. Ésa es mi consideración, habrá que ver.



Entonces, ¿Lugo intentará sortear los obstáculos y presentarse como candidato a presidente?



No lo puedo confirmar, eso lo verá él mismo en su momento. Asimismo, la prioridad, en este contexto difícil, es reorganizar las fuerzas sociales y fortalecer una opción legítima. Es decir, defender el proceso democrático y convocar a los diferentes sectores sociales y grupos políticos del Paraguay para fortalecer la capacidad negociadora, a fin de encontrar una alternativa que sea beneficiosa para mi país y para la región en su conjunto. Tiene que quedar claro que aquí los golpistas intervinieron en el proceso alternativo de integración regional que se viene gestando en América Latina desde la última década. Me refiero a la integración de los pueblos, que se diferencia de la del mercado y las multinacionales, que conocemos muy bien.



La base social que apoyó a Lugo vio frustrada su aspiración de una reforma agraria, prometida por el ex presidente. ¿Volverán a convocar a las organizaciones críticas con un fin electoral?



Nosotros cosechamos grandes logros, aun cuando las dificultades fueron muy grandes. Pero, más allá de los cuestionamientos que distintos sectores sociales realizan a la política de nuestro gobierno, acá se está jugando un conflicto diferente. Quienes propiciaron el golpe lo hicieron para reforzar o recuperar los mecanismos prebendarios históricos de la estructura estatal paraguaya, el esquema oligárquico de gobierno que instalaron los 61 años de monopolio del Partido Colorado. Entonces, debemos pelear contra eso. En este sentido, con las organizaciones sociales tenemos más coincidencias que diferencias de cara a la construcción de un proyecto futuro de sociedad.



Entonces, ¿qué rol van a cumplir durante la transición que representa el gobierno de Federico Franco hasta las próximas elecciones?



Eso depende mucho de cómo nos organicemos y, también, de la política que adopte y sostenga de aquí en adelante la comunidad internacional. Es decir, del apoyo que recibamos desde el exterior, especialmente de la región, desde organismos como el Mercosur y la Unasur, que tienen un gran impacto. Nos imaginamos que, una vez que se vayan aclarando las posiciones de los países, habrá un espacio de negociación política a los efectos de continuar este proceso.



Como ex representante del gobierno, ¿qué autocrítica realiza? Por ejemplo, respecto de la incapacidad de gestionar la coalición de gobierno o de forjar una fuerza política sólida.



Efectivamente, tuvimos muchas dificultades como consecuencia de un escenario de control monopólico de la estructura de poder que existe en Paraguay. Imagínese que aquí sólo el tres por ciento de la población tiene el 78 por ciento de la producción de la tierra. Entonces, eso propició el actual modelo agroexportador, concentrado en la soja y en el algodón; hay multinacionales vinculadas directamente a este modelo y todo ello impulsó una larga historia de represión e impunidad en el país. Pero, insisto, si uno pone todo en la balanza, los avances fueron significativos. Por ejemplo, el hecho de que la ciudadanía accedió al servicio público de la salud, que antes no tenía. Otro logro muy particular es que el pueblo comenzó a reconocer que el Estado tenía algún tipo de responsabilidad con la sociedad, que no estaba para nada claro antes; además, aprendió a tomar la iniciativa identificando sus propios intereses.



¿Los intereses del modelo sojero paraguayo presionaron para la caída de Lugo?



Pero, ¿qué sentido tiene provocar un golpe a nueve meses de un recambio político?



¿Y qué le parece a usted?



Veamos, quienes son los aliados estratégicos que perpetraron el golpe son los sectores más conservadores que aprovecharon una coyuntura y aunaron esfuerzos para evitar que la sociedad siguiera adquiriendo cada vez más conciencia y subjetividad política. Sin embargo, subestimaron la reacción internacional. Todo el mundo condenó la irregularidad del juicio. Y eso tiene que ver con la cultura política de este país, totalmente cerrada en sí misma. Ahora, repiten actitudes autistas.



¿Qué representa Horacio Cartes, el empresario y precandidato presidencial del Partido Colorado?



Estamos llegando al umbral de dos proyectos con objetivos bien diferentes. Uno es el del viejo modelo de obtención del lucro a costa de la población, que personifica Cartes; y otro, el que representamos las fuerzas progresistas más allá de nuestras diferencias, que apunta a mejorar las condiciones sociales de la población junto al combate unificado de lucha en la región.



LAS RAZONES DE UNA AUSENCIA



¿No habría sido conveniente que Lugo se hubiera reunido en Mendoza con los presidentes?



La razón de fondo de la ausencia de Lugo fue que, durante la estancia de los cancilleres en Paraguay previo al golpe, éstos observaron una versión directa de lo que ocurrió realmente, y tuvieron un mano a mano con los golpistas. En aquel momento, con mis colegas nos entrevistamos con las máximas autoridades, como fue el caso de Franco, para frenar la iniciativa. Los cancilleres, bajo la instrucción de sus presidentes, les manifestaron sus preocupaciones sobre la eventualidad de una interrupción del proceso democrático. Pero, como estos señores evidentemente ya tenían muy avanzado su proyecto de irrupción en el gobierno, se mostraron reacios a escuchar razones. Lo cierto es que, a poco de la celebración de una nueva elección presidencial, no había ninguna razón que ameritara la destitución, salvo la defensa de la estructura económica y el sistema político tal cual está, precisamente el que nosotros cuestionamos.



¿Entonces?



Era razonable que dejáramos en libertad a los presidentes para que tomaran decisiones. Además, no queríamos que se interpretara que Lugo estaba estimulando algún tipo de bloqueo al pueblo paraguayo. Este tema se vincula con otro muy importante, que es la constante desinformación en la que vive la ciudadanía. Los medios están excesivamente concentrados y responden a los sectores reaccionarios. Ahora mismo, ellos están diciendo que todo esto es una estrategia del gobierno del presidente Hugo Chávez para ingresar en el Mercosur. Un disparate.



Fuente: http://www.revistadebate.com.ar//2012/06/29/5588.php







Envía esta noticia

Compartir esta noticia:      


No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina