VIVA CRISTINA FERNANDEZ de KIRCHNER NOBEL de la PAZ 2013 ¡¡¡

En este sitio encontras noticias, opiniones y material de consulta sin censura.



Te permitirá estar bien informado y podras sacar tus propias conclusiones , sobre lo que pasa en Argentina y los paises de America.



Nuestra linea editorial es la defensa estratégica de los Derechos Humanos, la Democracia popular y la Justicia Social.



Buscamos que durante este siglo XXI, concretemos la Revolución Cultural que soñaron nuestros compañer@s y familiares desaparecidos y asesinados , por todas la dictaduras y tiranias a los largo de America.



Nos mueve, la Memoria, la Verdad, la Justicia y la Reparacion Integral para con las victimas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y los pueblos de America.



Córdoba, Argentina



19 y 20 de diciembre de 2001.-



miércoles, 20 de junio de 2012

EEUU VIOLO los DDHH en VIETNAM

¡¡¡ VIVA   CRISTINA FERNANDEZ KIRCHNER  NOBEL DE LA PAZ   2013 ¡¡





 

    20-06-2012 



EEUU: revocar el veredicto de Vietnam



Jack A. Smith

Global Research









El Pentágono acaba de lanzar una campaña multianual de relaciones públicas para justificar, glorificar y honrar la catastrófica guerra de agresión contra Vietnam, que perdió y se convirtió en el más controvertido e impopular conflicto militar de EEUU. El presidente Barack Obama abrió el evento militarista, aprobado abrumadoramente por el Congreso hace cuatro años, durante un discurso en el Muro de Vietnam el Día de los Caídos, 28 de mayo. Toda la campaña, que estará compuesta por decenas de miles de eventos en los próximos 13 años, está supuestamente destinada a "honrar" las tropas estadounidenses que lucharon en Vietnam. Las últimas tropas fueron evacuadas hace casi 40 años.



En realidad, este proyecto sin precedentes utilizará al “veterano de guerra” en un gran espectáculo para lograr dos objetivos adicionales y de larga duración:





• Legitimar e intensificar un renovado espíritu guerrero dentro de Estados Unidos dado las ruinosamente caras y estancadas guerras injustas de Irak y Afganistán y preparar nuevas aventuras militares en Asia, Oriente Medio y África. Pocos días después del discurso de Obama, por ejemplo, el secretario de Defensa Leon E. Panetta, anunció un gran aumento de las fuerzas de la Marina en el Pacífico, una medida que, obviamente, apunta a China. Al mismo tiempo, las guerras de la Administración de Obama con aviones no tripulados se acelera y el presidente se involucra en actos de sabotaje cibernético contra Irán.



• Diluir la memoria histórica de la oposición pública a la guerra de Vietnam teniendo en cuenta que la versión del Pentágono sobre el conflicto en las reuniones públicas, desfiles y sesiones educativas tendrá lugar en todo el país hasta el año 2025. Se agitarán banderas, se harán sesiones hiper-patrióticas, habrá veteranos y militares en activo, funcionarios gubernamentales, políticos locales, maestros y líderes de negocios que se combinarán para alabar a aquellos que lucharon en Vietnam y los que, en la retaguardia, apoyaron la guerra. No habrá mucha –si es que hay alguna- atención en la mayoría de los estadounidenses que se oponían a esta aventura imperialista, y en el proyecto sólo hay una nota que describe el grado de tolerancia hacia la disidencia en la democracia de EEUU.



El tema principal del discurso del presidente fue que las tropas estadounidenses no han recibido laureles suficientes por sus esfuerzos para prevenir la violencia en la reunificación de Vietnam del Norte y del Sur. No señala que no habría habido guerra si los Estados Unidos hubiese permitido elecciones libres en todo el país en 1956, tal como se especifica en el Acuerdo de Ginebra de 1954 que termina con el colonialismo francés en Indochina. Washington ha decidido recientemente que la guerra "oficialmente" comenzó en 1962 (aunque la participación de EE.UU. se remonta a la década de 1950), lo que permite comenzar la conmemoración durante el "50 aniversario" el año.



El presidente Obama dijo a la multitud, a los veteranos y sus familias en el Muro de Vietnam, exactamente lo que querían escuchar: "Uno de los capítulos más dolorosos de nuestra historia es la era de Vietnam , muy especialmente, la forma en que tratamos a nuestros soldados que sirvieron allí. (…) Usted se culpó a menudo por una guerra que no se inició, cuando debería haber sido elogiado por servir a su país con valor. Se le culpó a veces por malas acciones de unos pocos. Usted llegó a casa y, a veces se le denigró, cuando se le debería haber honrado. Fue una vergüenza nacional, una desgracia que nunca debería haber ocurrido. Y por eso hoy decidimos que no volverá a suceder. (...) No se escribió una de las historias más extraordinarias, muestras de la valentía y la integridad en los anales de la historia militar (…) Si bien algunos estadounidenses te dieron la espalda a ti, tú nunca diste la espalda a América . Y vamos a recordar a todos los veteranos de Vietnam que regresaron y fueron otra vez a las guerras en Irak y Afganistán,; no han dejado de servir a su patria. (…) Así que hoy, todo hay que decirlo, se han ganado su lugar entre las mejores generaciones. En este momento, pido a todos nuestros veteranos de Vietnam, que siempre se de la bienvenida a nuestras tropas cuando vuelven a casa de aquí en adelante. Que Dios los bendiga. Que Dios bendiga a sus familias. Que Dios bendiga a nuestros hombres y mujeres en uniforme. Y que Dios bendiga a estos Estados Unidos de América."



No había prácticamente ninguna crítica en los medios de comunicación corporativos sobre las exageraciones del presidente sobre el "maltrato" de los veteranos de Vietnam. Es cierto, no hubo desfiles de la victoria, pero eso fue debido a que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos fueron derrotadas por un adversario mucho más pequeño, pese a su enorme armamento: las fuerzas guerrilleras del Frente para la Liberación Nacional de Vietnam del Sur (FLN) y las fuerzas regulares de Vietnam del Norte.



En el momento en muchos veterinarios regresaron a su casa el pueblo estadounidense se había vuelto contra la guerra y quería más, al igual que una porción significativa de las tropas en servicio activo, incluyendo l muchos que se identificaron con el movimiento por la paz o que se amotinaron y desertaron. Sin duda, a algunos veteranos se les faltó al respeto, pero en un grado mucho menor que lo que Obama y las fuerzas pro-guerra han sugerido en los últimos años. Cada vez que EEUU lleva a cabo invasiones impopulares, como en Vietnam, Afganistán e Irak, Washington y los medios de comunicación siempre insisten en que es deber de los ciudadanos patrióticos "apoyar las tropas", incluso si se oponen a la guerra. Sin embargo, para manifestar el tipo de apoyo que el gobierno busca, inevitablemente, implica el apoyo a la guerra. Por ello, los grupos por la paz eligieron como lema "Apoyo a las tropas – Traerlas a casa ahora".



Según el Pentágono, que se encarga de organizar la conmemoración de la guerra de Vietnam, el objetivo principal es "agradecer y honrar a los veteranos de la Guerra de Vietnam ... por su servicio y sacrificio en nombre de los Estados Unidos y para agradecer y honrar a las familias de estos veteranos. Para resaltar el servicio de las Fuerzas Armadas durante la guerra de Vietnam y las contribuciones de las agencias federales y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que prestaban servicio de o en apoyo de las Fuerzas Armadas. Para rendir homenaje a las aportaciones realizadas en el frente interno por el pueblo de los Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam …”



Miles de comunidades, veteranos de guerra, y varias organizaciones no gubernamentales en todo los EEUU se espera que se unan al Programa de Socios conmemorativo "para ayudar a las autoridades federales, estatales y locales, para ayudar a una nación agradecida para agradecer y honrar a nuestros veteranos de Vietnam y sus familia, en el reconocimiento de su valor y sacrificio”.



Además, el gobierno y sus "socios" distribuirán materiales educativos sobre la guerra, según el Pentágono, pero es poco probable que a la parte vietnamita de la historia o la de la multitud de opositores a la guerra en los EEUU, civiles y militares, se les preste una atención favorable. Muchos hechos, incluyendo los orígenes de la guerra, sin duda, serán modificados para ajustarse al objetivo principal de la conmemoración de minimizar la derrota de Washington y aumentar al máximo el heroísmo y la lealtad de las tropas.



Oficialmente, la guerra de Vietnam duró 11 años (1962-1973), pero la participación de EEUU de hecho fue de 21 años (1954-1975)con el apoyo financiero al restablecimiento del control colonial francés de Vietnam y toda Indochina después de la derrota del imperialismo japonés en 1945. En 1954, Washington no sólo suministraba dinero y asesores, sino que envió 352 “asistentes militares” para apoyar a los franceses contra las fuerzas de liberación dirigidas por el Partido Comunista de Vietnam que, ese mismo año, derrotaron al ejército francés en la histórica batalla de Dien Bien Phu.



La Conferencia de Ginebra de 1954, facilitando la retirada francesa inminente, estableció que Vietnam se dividiese temporalmente en dos mitades hasta que se celebraban elecciones libres en 1956 para determinar si las fuerzas de liberación, lideradas por Ho Chi Minh, o el emperador Bao Dai, quien había colaborado con tanto con franceses, como japoneses y era un títere de los EEUU, eran quienes gobernarían el estado unificado.



Es dudoso que la conmemoración vaya a enfatizar el hecho de que los EEUU, encabezados por el presidente Dwight D. Eisenhower, utilizase su poder para impedir las elecciones en todo el país cuando se hizo evidente que Ho Chi Minh iba a ganar con el 80% de los votos. Eisenhower lo reconoció en sus memorias. En cambio, Washington se alió a las fuerzas de derecha en el sector sur al declarar " Vietnam del Sur" como un estado independiente por primera vez en la historia y se puso a financiar, formar y controlar una gran fuerza militar para impedir la reunificación. EEUU dominó el gobierno de Saigón durante la guerra siguiente.



Cuando París retiró las tropas en abril de 1956, de acuerdo con John Prados en "Vietnam: La historia de una guerra imposible de ganar, 1945-1975" (2009), "hizo su entrada el hermano mayor americano en el Sur de Vietnam", es decir, Señor y protector militar contra las fuerzas populares de liberación en la mitad sur del país. En junio de 1962, 9.700 “asesores militares” de Estados Unidos, además de un gran número de agentes de la CIA, estaban entrenando y luchando para apoyar al corrupto régimen de Saigón (ahora Ciudad Ho Chi Minh), en lo que el Secretario de Defensa de la época del presidente Kennedy, Robert McNamara, consideró que "toda medida cuantitativa demuestra que estamos ganando la guerra." En 1968, cuando el número de tropas de Estados Unidos alcanzó su apogeo de 535.040 soldados, Washington ya tenía un oponente tenaz. Esto es cuando el presidente demócrata Lyndon B. Johnson decidió no buscar la reelección en lugar de enfrentar la humillación de la derrota. El presidente republicano Richard M. Nixon le sucedió en la presidencia y se produjo un gran aumento en el número de atentados, lo que le obligó a pedir negociaciones para poner fin a la guerra. Ante una inminente derrota y la catástrofe política, las tropas estadounidenses se retiraron en 1973. La CIA y algunos militares estadounidenses y asesores políticos se mantuvieron en Saigón para ayudar al gobierno derechista de Vietnam del sur hasta abril de 1975, cuando el país fue liberado.



Los EEUU perdieron 58.151 soldados en la guerra. Entre cuatro y cinco millones de civiles vietnamitas y soldados fueron muertos en ambos lados, Norte y Sur, en una catástrofe que podría haber sido completamente evitada si Washington hubiese permitido las elecciones libres. Más de un millón de civiles en las vecina Laos y Camboya también fueron muertos o heridos por el fuego EEUU.



Vietnam, el norte y el sur, fue pulverizado por las bombas estadounidenses. El Pentágono hizo estallar 15.500.000 toneladas de municiones de tierra y aire en los tres países de Indochina, 12.000.000 toneladas en Vietnam del Sur, solo en un fallido intento de romper el Frente de Liberación Nacional apoyado por el ejército de Vietnam del Norte. En comparación, los EEUU detonaron sólo 6.000.000 toneladas de municiones de tierra y aire a lo largo de la Segunda Guerra Mundial en Europa y el Lejano Oriente.



El Pentágono también se deshizo de 18.000.000 de litros de herbicidas para defoliar varios millones de hectáreas de tierras agrícolas y forestales. Millones de vietnamitas sufrieron enfermedades, defectos de nacimiento y muertes por estos químicos venenosos. La AP informó recientemente desde Hanoi, capital de Vietnam, que "más de 100.000 vietnamitas han resultado muertos o heridos por minas terrestres y otros explosivos abandonados desde la guerra de Vietnam, que terminó hace casi 40 años, y la limpieza de todo el país llevará aún varias décadas más." También debe ser mencionado -, ya que se suprime durante la conmemoración - que las fuerzas de EEUU, incluyendo la CIA y el Pentágono, torturaron a muchos miles de “sospechosos” partidarios del FLN, a menudo con corrientes eléctricas. Se estima que 40.000 "Vietcong" (presuntos miembros o simpatizantes del FLN) fueron asesinados durante la larga duración de la campaña de asesinatos "Operación Fénix" llevada a cabo por la CIA, fuerzas especiales y unidades asesinas de las fuerzas de Saigón.



Había tres frentes principales en la guerra de Vietnam, en este orden: primero, los campos de batalla de Indochina. En segundo lugar, el movimiento contra la guerra masiva dentro de los Estados Unidos y el apoyo internacional a Vietnam. En tercer lugar, las conversaciones de paz de París. Más del 60% del pueblo estadounidense se opuso a la guerra a finales de los años 1960 y principios de los años 70. La protesta pacifista tuvo lugar en 1962, la primera protesta muy grande tuvo lugar en Washington en 1965. Posteriormente, hubo miles de manifestaciones contra la guerra, grandes y pequeñas, en las ciudades, pueblos y las escuelas de todo Estados Unidos.



La mayoría de las acusaciones sobre insultos dirigidos a los soldados o veteranos de guerra por parte de los opositores han sido mentiras para desacreditar a las fuerzas contra la guerra, falsedades que Obama eligió repetir como parte de la campaña del Pentágono para revertir el veredicto negativo de la historia sobre la guerra de Vietnam. Los objetivos del movimiento por la paz fueron los guerreristas de Washington y sus aliados en el extranjero, que no son miembros de un ejército de reclutas en gran medida. Tal vez las más notorias de las falsas acusaciones eran los frecuentes informes acerca de las personas contra la guerra que “escupían” a los veteranos. Los rumores eran tan salvajes que el sociólogo Jerry Lembcke escribió un libro que expone las mentiras: "La viva imagen: Mito, memoria y el legado de Vietnam," New York University Press, 1998.



Es muy dudoso que la conmemoración de la guerra se atreva a tocar con honestidad el movimiento de las tropas en servicio activo en contra de la guerra y cientos de casos en que los soldados mataron a sus propios superiores. El historiador Howard Zinn incluyó este párrafo a la oposición a la guerra de Vietnam por parte de soldados estadounidenses en su "Historia del Pueblo de los Estados Unidos": "La capacidad de juicio independiente entre los estadounidenses de a pie es probablemente la mejor demostración del rápido desarrollo de los sentimientos contra la guerra entre los soldados estadounidenses. Voluntarios y reclutas, en su mayoría, provenían de los grupos de menores ingresos. Ha habido antes en la historia estadounidense, casos de insatisfacción de los soldados en la guerra: motines aislados en la Guerra de la Independencia, la negativa de reenganche en medio de las hostilidades en la guerra con México, la deserción y la objeción de conciencia en la Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial, pero Vietnam produjo la oposición por parte de soldados y veteranos de guerra en una escala y con un fervor nunca visto antes".



Según el Centro de Paz de Washington: "Durante la guerra de Vietnam, desde las filas militares se llevaron a cabo actos masivos de resistencia en las bases y buques en el sudeste de Asia, el Pacífico, EEUU y Europa; la resistencia militar fue fundamental para poner fin a la guerra por lo que las filas eran políticamente poco fiables. Esta historia está bien documentada en "Soldados en Revuelta“ de David Cortright y la reciente película" ¡Señor! No, señor!’".



Uno de los informes clave sobre la resistencia de los soldados fue escrito por el coronel Robert D. Heinl Jr. y publicado en el Armed Forces Journal del 7 de junio de 1971. "La dignidad moral, la disciplina y la batalla de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos son, con algunas excepciones significativas, más bajas y peor que en cualquier momento en este siglo y, posiblemente, en la historia de los Estados Unidos. Por todos los indicadores concebibles, nuestro ejército que ahora permanece en Vietnam está en un estado de colapso, con unidades individuales evitando o habiendo rehusado el combate, asesinando a sus oficiales y suboficiales, consumiendo drogas y desanimados cuando no amotinados. Golpeados dentro y fuera por la turbulencia social, la pandemia de la drogadicción, la guerra racial, la sedición, se produce el robo en los cuarteles y hay delincuencia común; sin apoyo en el gobierno, en el Congreso o en el Poder Ejecutivo, los uniformados de hoy se sienten denostados en muchos lugares, están a la zozobra profesionales leales y silenciosos que tenazmente siguen adelante y tratar de mantener el barco a flote".



Según el libro del 2003 de Christian Appy, "Patriotas: La guerra de Vietnam recordada por todos los lados", el general Creighton Abrams hizo este comentario en 1971 después de una investigación como comandante militar de EEUU en Vietnam: “¿Es esto un ejército? Los oficiales tienen miedo de dirigir a sus hombres a la batalla, y los hombres no les van a seguir. ¡Jesucristo! ¿Qué pasó? ". Otro ex coronel del Ejército en Vietnam, Andrew J. Bacevich Sr. (ahora profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Boston y un fuerte opositor de la política militar de los EEUU en el exterior) escribió un libro acerca de cómo los militares de EEUU.trabajaron durante una docena de años después de la derrota para renovar su estrategia de guerra y táctica. ("El nuevo militarismo estadounidense: Cómo los americanos se dejan seducir por la guerra", Oxford University Press, 2005) Una conclusión importante es que un ejército de reclutas puede resultar inestable si la guerra se considera injusta en la naturaleza y es impopular en el país. Esta es la razón por la que la conscripción se terminó para siempre y el Pentágono se apoya en la fuerza militar mejor pagada, con más prestigio profesional, complementado por un gran número de contratistas y mercenarios que realizan muchas tareas que anteriormente se realizaban por soldados regulares.



Los movimientos de los Veteranos, tales como Veteranos de Irak Contra la Guerra, así como de la era de Vietnam, se encuentran todavía en las calles, se oponen a las guerras imperialistas y encuestas de opinión pública revelan que más del 60% de los estadounidenses se oponen a la aventura afgana.



A pesar del daño colosal infligid por los EEUU a Vietnam y su pueblo durante los años de la guerra, el país ha emergido de las cenizas y está tomando medidas para convertirse en una sociedad relativamente próspera dirigida por el Partido Comunista. El gobierno de Hanoi no ha recibido ninguna ayuda de Washington. Durante las conversaciones de paz de París de 1973, Nixon prometió el primer ministro Pham Van Dong por escrito que los EEUU pagarían a Vietnam 3.500 millones de dólares en reparaciones. Una promesa incumplida.



Lo que sorprende a los visitantes a Vietnam en los últimos años, incluyendo a este escritor, es que el país parece haber llegado a un acuerdo con lo que llama la Guerra mucho mejor que lo que Estados Unidos hace con la guerra de Vietnam. A pesar de las penurias infligidas a Vietnam, el gobierno y las personas no parecen tener ningún rencor en contra de los Estados Unidos.



Hanoi hace tiempo que da la bienvenida a los antiguos antagonistas, instando a los estadounidenses y los residentes del sur de Vietnam que viven en el extranjero a "cerrar el pasado y mirar hacia el futuro".



En los EEUU, la guerra de Vietnam todavía evoca palabras de pelea en algunos sectores. Algunos estadounidenses siguen sosteniendo que los EEUU "podría haber ganado si no hubiesen tenido una mano atada a la espalda" (es decir, utilizar las armas nucleares), y algunos siguen odiando a los manifestantes contra la guerra de antaño, tal como lo hacen los manifestantes en contra las guerras de hoy. Y algunos otros-en el Congreso, la Casa Blanca y el Pentágono - todavía parecen seguir luchando por la organización de un masivo esfuerzo propagandístico para distorsionar la historia de la agresión de Washington y atroz brutalidad en Vietnam.



Jack A. Smith fue objetor de conciencia y opositor a la guerra de Vietnam. Era editor jefe del periódico independiente de izquierda más influyente en esos años en EEUU, The Guardian Weekly, todavía existente en la actualidad.



Fuente: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1434



Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés









Envía esta noticia

Compartir esta noticia:      


No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRACIA POR SU COMENTARIO...
Atentamente:
El coordinador.
Cordoba
Argentina